• Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ALICIA CATALA PELLON
  • Nº Recurso: 260/2019
  • Fecha: 22/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El trabajó para SERCON H-24 en una Urbanización con una jornada de lunes a domingo de 19 a 7 h -120 horas mensuales en ese centro- y en otros servicios 42 horas hasta completar la jornada mensual de 162 horas. ZEG INSPECTORES Y AUDITORES DE SEGURIDAD SL se subrogó en el servicio de la urbanización. Por STSJ Madrid de 15-10-18 se declaró improcedente el despido del actor, optando la empresa por su readmisión, pasando a trabajar de 22 a 6 horas -120 horas distribuidas en jornadas de 8 horas diarias, 15 días al mes-. Horario. Se precisa que el convenio no impide que se pueda realizar una jornada de 12 horas diarias como dice el JS, pues se puede si se trabaja 10 días al mes y se respeta el descanso mínimo entre jornadas de 13 horas, pero añade que la alteración responde a que ya no trabaja a tiempo completo en la empresa como antes de la subrogación -trabaja a tiempo parcial- y que con esa distribución horaria, se garantiza que lo haga en menor proporción que un trabajador a tiempo completo y se respetan las 13 horas entre jornadas, que no se respetarían, si lo hiciera con las horas de comienzo y cese que tenía en la empresa saliente. Funciones. Se destaca que las mismas - rondas de 45 minutos durante la jornada, atendiendo a las órdenes de los vigilantes de seguridad responsables del servicio- están incluidas en las que el Convenio aplicable recoge para la categoría del actor y además no figuran en la SJS ni en la STSJ las concretas funciones realizadas antes del despido.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Coruña (A)
  • Ponente: EMILIO FERNANDEZ DE MATA
  • Nº Recurso: 2169/2019
  • Fecha: 19/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Invocándose situación de crisis económica que obligó a adaptar la empresa a las reales y actuales necesidades, un técnico medio es despedido de su empresa por causas objetivas, de tipo objetivo y productivo. El mismo se dedicaba a las cuestiones de prevención de riesgos laborales en las obras en las que intervenía en la empresa y era consejero de seguridad en lo relativo al transporte de sustancias peligrosas realizados desde diversos centros de la empresa. El Juzgado consideró el despido procedente, pronunciamiento que la Sala revoca, estimando en parte el recurso del despedido al entender que el despido es improcedente, pues no se justifica la razonabilidad de tal despido, cuando no consta que la empresa haya proveído a la sustitución de sus funciones por otro personal cualificado en cuanto a aquella seguridad de transporte de sustancias peligrosas. Empero rechaza la nulidad planteada por diversas causas. Una de ellas, que se le diesen las garantías previstas para los recursos de seguridad en la empresa, asimilables a los representantes legales de los trabajadores. Otro, relativo al ataque a la garantía de indemnidad que protege tanto la libertad sindical del demandante como su derecho a la tutela judicial efectiva por la misma razón: ausencia de panorama indiciario suficiente para invertir la carga de la prueba y obligar a la empresa a probar móvil ajeno, pues el del previo pleito que hubo entre partes terminó 4 años antes y no consta actividad sindical del demandante.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO JAVIER PIÑONOSA ROS
  • Nº Recurso: 488/2019
  • Fecha: 19/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Un trabajador cae de baja, ignorándose la causa, y a los quince días la empresa produce un despido disciplinario. En juicio se allana con la calificación de improcedencia. La sentencia es recurrida por el demandante, que pretende se declare nulo el mismo. El Juzgado considera el despido como improcedente y no como nulo, pues incluso partiendo de que se invocase causa falta, el despido en fraude de ley es considerado por la jurisprudencia como improcedente, salvo que se evidencie vulneración de derechos fundamentales y libertades públicas y tal calificación también merece el despido ilegal del trabajador en baja laboral, a salvo la meritada excepción, sin que haya datos suficientes que hagan ver que la enfermedad que generó aquella baja laboral genere limitaciones funcionales en lo profesional que puedan ser calificadas de larga duración, en cuyo caso si que cabría equiparar la misma al dinámico concepto de discapacidad y aplicar la protección antidiscriminatoria que efectivamente llevaría a tal nulidad. Tras desestimar una reforma fáctica pretendida sin citar documento o pericia que evidencie error judicial al valorar la prueba y si que el Juzgado debió aplicar el instituto de la "ficta confessio" ante la ausencia de la empresa en el juicio, lo que se desecha, el Tribunal desestima tal recurso, reiterando los argumentos del Juzgado y recordando la previa jurisprudencia y el criterio del propio Tribunal sobre esta materia.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Barcelona
  • Ponente: JUANA VERA MARTINEZ
  • Nº Recurso: 2514/2019
  • Fecha: 19/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Recurre la codemandada (empresa de electricidad) su condena por despido improcedente al considerar que la absuelta debía haberse subrogado en los términos convencionalmente previstos; concurriendo, en cualquier caso, un supuesto de sucesión legal de empresas. Tras remitirse a la hermenéutica jurisprudencial de la institución litigiosa (que, a la luz de la doctrina comunitaria, considera ilegal el convenio que desconozca la existencia de subrogación laboral cuando existe transmisión de un conjunto de medios organizados), se recuerda que existen sectores donde la mano de obra constituye el elemento principal de la actividad empresarial; advirtiendo que, en tales supuestos, la sucesión en la contrata activa la subrogación empresarial siempre y cuando la operación vaya acompañada de la transmisión de una entidad económica entre las dos empresas afectadas. Hay transmisión de empresa si la sucesión de contratas va acompañada de la transmisión de una entidad económica; en actividades donde la mano de obra constituye un factor esencial, la asunción de una parte relevante del personal adscrito a la contrata activa la aplicación del artículo 44 ET. Y si lo relevante es la mano de obra (no la infraestructura) la subrogación solo procede si se da esa asunción de una parte relevante del personal. Los trabajadores no cumplían el requisito de la antigüedad exigible en convenio para ser subrogados. Tampoco nos encontramos ante una sucesión legal al no acreditarse la transmisión de una UP.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MARIA JOSE HERNANDEZ VITORIA
  • Nº Recurso: 266/2019
  • Fecha: 18/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El actor trabajó para RUMASA SA desde el 15-04-83 como director percibiendo una retribución bruta anual de 111.051,36 euros, con prorrata de pagas extras. La empresa promovió un ERE que concluyó el 9-06-16 sin acuerdo y que fue declarado ajustado a derecho por STS de 12-07-17 que revocó la del TSJ de Madrid de 26-10-16. El 27-06-16 RUMASA SA EN LIQUIDACIÓN hizo entrega al actor carta de despido. La Sala sostiene que el actor no gozaba de una condición más beneficiosa -CMB- porque la última comunicación en la que se hizo mención a ese importe indemnizatorio se dejó sentado que las condiciones de extinción contractual en ella mencionadas se referían a las producidas en el marco de un plan de bajas voluntarias incentivadas, pretendiendo que los empleados se acogieran voluntariamente a la reducción de plantilla, con lo cual no es aplicable a los supuestos en que el cese no es de mutuo acuerdo, añadiendo que de la diferente cuantía de las indemnizaciones abonadas entre 1993 a 2016, es indicativo de que la cuantía dependió de lo acordado entre empresa y trabajador, no de una CMB directamente exigible, recogiéndose en el periodo de consultas que al tratarse de una sociedad mercantil estatal participada no podía fijarse una indemnización legal superior a la del despido improcedente.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOSE IGNACIO DE ORO-PULIDO SANZ
  • Nº Recurso: 9/2019
  • Fecha: 18/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La empresa ARJE FORMACIÓN SLU desarrollaba su actividad en centros culturales, espacios y programas para jóvenes y mayores tenía adjudicados por distintos Ayuntamientos de la CAM, habiendo cesado en la actividad y renunciado a todos los contratos administrativos que tenía suscritos con las distintas administraciones municipales. La Sala sostiene que habiéndose admitido por la empresa que efectivamente el número de trabajadores despedidos supera el diez por ciento de sus empleados y que se trata de una empresa que ocupa entre cien y trescientos trabajadores y que no se ha seguido el procedimiento de despido colectivo no es posible declarar la improcedencia del despido, debiéndose declarar su nulidad, siendo irrelevante que el cese viniera motivado por los embargos que pesaban sobre la empresa y a causas económicas y añade que no se ha acreditado que los contratos temporales de los trabajadores con la empresa se extinguieran por expiración de los distintos contratos de servicios que ARJE mantenía con las distintas entidades del sector público, por lo que se deben computar todos los ceses efectuados, pues se puede autorizar la limitación del vínculo contractual cuando la terminación de la contrata opera por causa distinta de la voluntad del contratista, pero si es éste el que denuncia el vencimiento del término o si el contrato termina por causa a él imputable, no podrá invocar válidamente el cumplimiento del término.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Barcelona
  • Ponente: FRANCISCO JAVIER SANZ MARCOS
  • Nº Recurso: 2499/2019
  • Fecha: 18/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Recurre el trabajador la sentencia desestimatoria de la acción de despido deducida frente a la Administración demandada al no acreditar que desempeñara funciones distintas a las contractualmente asignadas y, por tanto, que exista discordancia entre su puesto y el que es objeto de cobertura. Examina la Sala (desde admitida revisión fáctica) las cuestiones suscitadas por aquél en apoyo de su pretensión: el puesto proveido no era el ocupado, existiendo una ininterrumpida secuencia contractual a lo largo de 10 años. Tras remitirse a la doctrina sentada sobre la identificación de la plaza en los contratos de interinidad por vacante y su diferencia jurídica con la figura del indefinido no fijo (vinculada a criterios cronológicos y a la obligación de regularizar situaciones de ilegalidad). Y, en este sentido, si bien es cierto que la situación jurídico-laboral del recurrente responde a la de un trabajador indefinido-no fijo (por lo que habría que entender como lícita una decisión extintiva asociada a tal condición no lo sería desde una insuficiente identificación referenciada a la mera relación de correspondencia de funciones entre los puestos de trabajo cuando éstos (por decisión de la propia Administración sanitaria en ejercicio de las facultades organizativas que se le asignan) las identifica con códigos diferentes; sin que puede operar (como de contrario se sugiere) la aplicación del pº de los actos propios que no puede comportar renuncia de derechos indisponibles.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANGEL ANTONIO BLASCO PELLICER
  • Nº Recurso: 1010/2018
  • Fecha: 18/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sentencia reitera jurisprudencia anterior en que se entendió que el contrato de interinidad por vacante no se transforme automáticamente en indefinido no fijo por el mero transcurso del plazo de tres años del art. 70 EBEP. Confirma además la sentencia de suplicación que determinó que la extinción del contrato por adjudicación de la plaza a la persona que ganó el concurso, aunque ésta no se reincorpore efectivamente, pueda ser calificado como despido, sin que quepa abonar la indemnización de 20 días del art. 53.1 b) ET. Argumenta la Sala que no existen indicios de que se haya desnaturalizado el carácter temporal del contrato. Respecto de la cuestión a si la no reincorporación de la persona que ganó el concurso convierte la extinción en despido improcedente, no entra a conocer la Sala por falta de contradicción. Considera que no procede indemnización por cuanto la misma no está prevista legalmente siendo el criterio ajustado a lo dispuesto en la doctrina comunitaria
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: SEBASTIAN MORALO GALLEGO
  • Nº Recurso: 2483/2018
  • Fecha: 18/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: En el supuesto que examina la sentencia anotada, la trabajadora está vinculada con la Comunidad de Madrid mediante contrato de interinidad por vacante, desde el año 2007, siendo cesada por cobertura de la vacante que venía ocupando el 30/9/2016. Las partes suscribieron contrato temporal el 27/10/2016. La sentencia de suplicación estimó en parte el recurso formulado por la actora y, con revocación de la sentencia de instancia, declara que la relación debe considerarse indefinida no fija, pero niega el derecho a indemnización por cese, al continuar prestando servicios la actora para la demandada. La cuestión debatida en casación unificadora consiste en determinar si resulta de aplicación el plazo de tres años establecido en el art. 70 EBEP, lo que conduce a calificar la relación de indefinida no fija. El TS estima el recurso de la Comunidad de Madrid, al entender que el plazo del invocado art. 70 EBEP no opera de modo automático y, dado que no concurren elementos bastantes para apreciar que discurrió un plazo inusualmente largo, no cabía afirmar por tal causa el carácter indefinido de la relación. En consecuencia, se estima el recurso de la demandada, dejando sin efecto la calificación de la relación laboral de indefinida no fija.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Valladolid
  • Ponente: SUSANA MARIA MOLINA GUTIERREZ
  • Nº Recurso: 1124/2019
  • Fecha: 18/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No se ha acreditado que la compañía hubiera sancionado al actor (quien cuenta con más de veinte años de antigüedad en la empresa) en otras ocasiones por estos mismos hechos. Únicamente contiene la carta de despido una genérica referencia a una supuesta "batería de incumplimientos" previos que ni se concretan temporalmente, ni se describe en qué consistieron. Nos encontramos, por consiguiente, ante lo que no dejan de ser meras afirmaciones que no reúnen los requisitos mínimos de forma exigidos por el artículo 53 del ET, y que no han resultado mínimamente acreditados. Tampoco ha resultado probado que de la actuación imputada al actor se haya derivado perjuicio alguno para la empleadora, pues únicamente declara el juzgador como acreditado que la empresa cuenta con protocolos sobre el tratamiento de la mercancía perecedera, de los que era conocer el trabajador, pero en ningún momento consta que hubiera habido quejas de clientes como consecuencia de la presencia de productos en estado "no óptimo" en los estantes durante los días 13, 21 y 23 de febrero de 2018. Estas circunstancias impiden calificar los hechos descritos como falta muy grave en los términos exigidos por el convenio,

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.