• Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Bilbao
  • Ponente: JESUS PABLO SESMA DE LUIS
  • Nº Recurso: 135/2013
  • Fecha: 12/02/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Entre la empresa y la representación de los trabajadores se alcanzó acuerdo en despido colectivo, pactando la extinción de contratos con abono de una indemnización superior a la legal, que fue comunicada al actor sin poner a su disposición en ese momento ni el importe de la indemnización acordada ni el mínimo legal, entregándole días después unos pagarés para su cobro en los plazos de vencimiento de cada uno de ellos. El Juzgado declaró el despido improcedente y la Sala, desestimando el recurso de la empresarial, confirma tal pronunciamiento. Razona que el acuerdo entre los negociadores no permite ignorar el articulo 53.1 ET pues no se relaciona con los requisitos de forma y los derechos del trabajador individual afectado por el despido colectivo, no existiendo soporte legal para hacer de peor condición a los trabajadores concernidos por un despido colectivo con acuerdo que a los afectados por el despido colectivo sin acuerdo, de modo que los primeros tengan que perder a modo de compensación a favor de la empresa, los derechos reconocidos en la ley.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MANUEL RUIZ PONTONES
  • Nº Recurso: 1252/2012
  • Fecha: 26/09/2012
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La Sala confirma la sentencia del Juzgado que declara improcedente el despido del trabajador demandante, fundado en causas objetivas de carácter económico, por cuanto la carta de despido no puede limitarse a expresar que concurre una causa, sino que debe contener todos los elementos fácticos que permitan al trabajador conocer los motivos de la decisión empresarial, debiendo incluirse una exposición razonada de las causas justificativas. Y la carta, en el caso de autos, se limita a utilizar una terminología vaga, genérica, lo que equivale a utilizar meras fórmulas de estilo y la notoriedad de la crisis en modo alguno implica que dé prueba de los hechos; menciona como causa del despido la grave crisis del sector de la construcción, sin ofrecer ni una sola cifra o dato concreto de las supuestas pérdidas, volumen de facturación, incumpliendo con ello lo establecido en el artículo 53.1.a) del ET. Todo lo cual es suficiente para que se declarase la improcedencia del despido.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Barcelona
  • Ponente: FRANCISCO BOSCH SALAS
  • Nº Recurso: 2534/2011
  • Fecha: 06/10/2011
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sentencia del Juzgado ha considerado procedente el despido por causas objetivas (pérdidas y disminución de ventas) del recurrente, pero como el cómputo de los despidos objetivos en el plazo de 90 días ha de efectuarse desde el propio despido enjuiciado hacia atrás y hacia adelante, hasta llegar al principio y al final de la serie de despidos realizados por la misma causa, y en el caso enjuiciado se han superado los umbrales legales, el despido ha de declararse nulo. Se ha omitido también su comunicación a los representantes de los trabajadores y la consecuencia de ello debería ser la declaración de improcedencia del despido, pero como éste es nulo por la anterior causa, así ha de declararse con las consecuencias legales de readmisión más abono de los salarios de tramitación correspondientes.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Barcelona
  • Ponente: LIDIA CASTELL VALLDOSERA
  • Nº Recurso: 3101/2011
  • Fecha: 18/10/2011
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sentencia de instancia estima en parte la demanda interpuesta por el trabajador y declara la nulidad de la extinción por causas organizativas de su contrato de trabajo, si bien sustituye la readmisión en el puesto de trabajo por la indemnización legal de 45 días por año de servicio, argumentando que aquélla era imposible porque la empresa había externalizado la Sección de Sistemas donde trabajaba el actor. La Sala después de rechazar las excepciones de incompetencia de jurisdicción y litispendencia reiteradas por la empresa recurrente, con apoyo en la impugnación ante la jurisdicción contencioso-administrativa de la resolución de la autoridad laboral que resolvió el expediente de regulación de empleo, estima su recurso en cuanto a aquella sustitución, ya que la empresa no ha cesado en su actividad y puede readmitir al actor, si no en su misma categoría y funciones, sí en otras similares, y, en cualquier caso, tal imposibilidad debería examinarse en el momento procesal oportuno, que es la fase de ejecución de la sentencia.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Palmas de Gran Canaria (Las)
  • Ponente: MARIA JESUS GARCIA HERNANDEZ
  • Nº Recurso: 133/2015
  • Fecha: 05/05/2015
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sentencia de instancia, tras rechazar que las sociedades codemandadas constituyesen un grupo de empresa a efectos laborales y que la decisión empresarial vulnerase derechos fundamentales, declara el despido improcedente considerando que la empresa no había proporcionado en la carta de despido datos suficientes al trabajador reveladores de la realidad económica de la empresa en la fecha inmediata al despido. La Sala confirma el pronunciamiento de instancia razonando que la empresa no facilitó al trabajador los datos actualizados a fecha de despido y mostró un gran desinterés en esa actualización. Finalmente el trabajador en su escrito de impugnación introduce un motivo de censura jurídica donde sostiene la falta de justificación del despido del actor por tres razones: 1. Que no era cierto a la fecha del despido, lo que se indicaba en la comunicación extintiva. 2. Que contrató personal produciéndose un notable incremento de la plantilla en fechas contemporáneas e inmediatamente anteriores y posteriores al despido, evidenciando un considerable incremente de la actividad. 3. Que la facturación en 2012 fue muy superior a la del año anterior. El Tribunal también rechaza este argumento expendiendo que no acreditándose la situación económica negativa huelga realizar un mayor examen.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Barcelona
  • Ponente: ADOLFO MATIAS COLINO REY
  • Nº Recurso: 5254/2018
  • Fecha: 22/01/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Reitera el trabajador sancionado la nulidad del despido cuya improcedencia judicialmente se declara, vinculando la vulneración de la garantía de indemnidad al hecho de haber velado por la tutela de sus derechos y la de sus compañeros a través de su actividad en el Comité de Seguridad y Salud Laboral (fomentando que se tratara el tema del acoso, reclamando se respetara la inviolabilidad de las taquillas del personal y el permiso establecido para ejercer el derecho a voto). Confirma la Sala el criterio de instancia contrario a considerar el concurso de mobbing en el seno de la empresa; como aquellos otros indicios de vulneración a los que se pretende asociar la inversión de la carga probatoria. Sin que imputársele la garantía prevista a favor de los trabajadores designados por el empresario para el desempeño de funciones preventivas (referido a la necesidad de expediente contradictorio y a la facultad de opción que legalmente se les asigna) al no constar que lo hubiera sido; no otorgándosela su condición de miembro del Comité de Empresa.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Logroño
  • Ponente: CRISTOBAL IRIBAS GENUA
  • Nº Recurso: 100/2018
  • Fecha: 25/04/2018
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El Juzgado estimó la demanda del despedido y declaró que el disciplinario actuado era nulo, pues aparte de ser imprecisos y sin fechas varios de los cargos imputados en la carta de despido, el único concretado y probado no revestía entidad suficiente al efecto, siendo que, coincidiendo que tal extinción se acordó al escaso tiempo de acudir el demandante como testigo a un juicio por despido de un compañero, que finalmente no se celebró al conciliarse, hacía ver, todo ello, que el mismo era represalia a esa actuación del demandante, lo que atacaba a la garantía de indemnidad que protege su derecho fundamental a la tutela judicial efectiva. Tras admitir una reforma fáctica, para hacer ver que, en fecha indeterminada, el despedido hostigó a un subordinado, la Sala considera que no cabe hablar de que haya un panorama indiciario de que ese despido ataque a aquel derecho fundamental, puesto que también fueron otros dos trabajadores a actuar como testigos en tal proceso y no fueron despedidos, aparte de que, con independencia de la corrección o no de la carta de despido, consta que el demandante realizó la mayoría de los hechos imputados y de ahí que revoque el pronunciamiento judicial de nulidad del despido. Atendiendo en parte el recurso empresarial, lo considera improcedente, pues la carta de despido relataba hechos sin indicar fechas en algunos casos, otros no concretaba la imputación y por fin, lo probado no tiene entidad suficiente como para justificar el despido actuado.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Bilbao
  • Ponente: ANA ISABEL MOLINA CASTIELLA
  • Nº Recurso: 1535/2017
  • Fecha: 05/09/2017
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El Juzgado estimó parcialmente la demanda de despido por considerar que si bien existía causa real en la que descansaba era insuficiente para justificarlo, calificándolo como nulo porque la trabajadora había solicitado la incorporación al trabajo tras la baja maternal y la IT por enfermedad común, y lo había hecho interesando reducción de jornada por guarda legal. Tanto la trabajadora como la empresa recurren en suplicación, la primera para reiterar la existencia de acoso laboral, lesión de derechos fundamentales y una indemnización por daños y por los problemas con los que nació su hijo al vincular la preeclampsia que padeció al estrés causado por la situación laboral, y la empleadora para sostener que el despido no es nulo dado que no está protegido el cese por la reducción de jornada por guarda legal puesto que no se llegó a concretar ni fecha de incorporación, ni horario para disfrutarla. La Sala desestima ambos recursos por las razones que ofrece, rechazando que el trastorno del menor pueda imputarse a la empresa, ratificando la nulidad del despido pues no está justificado y la reducción de jornada por guarda legal solicitada entra dentro de la protección del articulo 55.5 ET.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Granada
  • Ponente: JORGE LUIS FERRER GONZALEZ
  • Nº Recurso: 887/2017
  • Fecha: 27/09/2017
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La trabajadora demandante se vio afectada por un despido colectivo acordado en el marco de un expediente de regulación de empleo. En la demanda, alegando su estado de embarazo, solicita la declaración de nulidad de su despido. La sentencia del Juzgado de lo Social estimó la demanda. La Sala, al resolver el recurso de suplicación formulado por la entidad bancaria demandada, considera que concurrían las causas alegadas en el despido colectivo y que la situación de embarazo de la demandante no ha tenido influencia alguna en su afectación por el despido colectivo, razón por la cual, revoca la sentencia y considera el despido ajustado a derecho.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Cáceres
  • Ponente: ALICIA CANO MURILLO
  • Nº Recurso: 200/2016
  • Fecha: 25/11/2016
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Reitera el trabajador la nulidad y subsidiaria improcedencia de un despido que la instancia declara caducado (fijando el dies a quo en la fecha de su baja en la Seguridad Social) y que la Sala no comparte pues no consta probado que la empresa hiciera saber al trabajador de forma expresa su propósito de prescindir de sus servicios; por lo que al no constar otro cuya prueba incumbía al empresario habrá que estar al que se alega por el propio trabajador. Se rechaza su nulidad por razón de enfermedad aplicando al caso una constante doctrina judicial sobre la materia al no acreditarse que el móvil del despido haya sido otro que la inevitable repercusión negativa en el rendimiento laboral de las enfermedades o bajas médicas del trabajador (que no por causa de discapacidad); lo que podrá determinar la ilicitud e improcedencia del despido pero no su nulidad por discriminación. Se declara así improcedente al incumplir el empleador la forma escrita en su comunicación, fijándose la indemnización desde la data de inicio de una secuencia contractual seguida sin solución de continuidad en aplicación del principio de unidad esencial del vínculo.