• Tipo Órgano: Audiencia Provincial. Tribunal Jurado
  • Municipio: Jaén
  • Ponente: JESUS MARIA PASSOLAS MORALES
  • Nº Recurso: 2/2008
  • Fecha: 30/07/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El Jurado declara culpable de asesinato y delito de tenencia ilícita de armas (una de las armas, con número borrado) a padre e hijo de etnia gitana que la emprendieron a tiros con un vecino con el que mantenían disputas previas. Concurrió alevosía proditoria o de celada: disparos contra la fachada de la casa de la víctima con repentina interrupción para hacerle creer que cesó el peligro y luego, una vez fuera ésta, reanudar el fuego de forma que alcanzó su cabeza un disparo efectuado por uno de los condenados. La autoría es extensiva a ambos. No se aprecia la eximente de legítima defensa al no acreditarse agresión por el fallecido. Tampoco la de miedo insuperable por no probarse que la víctima emplease arma de fuego. Se descartan también la atenuante de arrebato y la obcecación: un insulto no puede desencadenar una muerte y pasó un tiempo prudencial hasta que el disparo letal, y la de colaboración ya que sus declaraciones no ayudaron a esclarecer los hechos. Ni, alegadas por uno de los acusados, la de reparación, al ser exigua la consignación, ni las dilaciones indebidas, que no se concretaron. Se condena a un tercer acusado por delito de tenencia ilícita de armas al haberse quedado con posterioridad con las dos usadas, siendo absuelto del asesinato. El Jurado se pronunció a favor de que se le suspendiera la ejecución de la pena, si bien, siendo superior a la pena impuesta el periodo de prisión provisional sufrido, carece de sentido la aplicación del beneficio.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Almería
  • Ponente: JUAN RUIZ-RICO RUIZ-MORON
  • Nº Recurso: 37/2008
  • Fecha: 30/09/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: En el curso de una discusión con la persona con quien compartía piso, sin desechar la idea de acabar con su vida (los Fundamentos hablan de ¿clara intención de causar la muerte) el procesado le lanzó un golpe en el costado de su región abdominal con un objeto punzante que llevaba escondido, aprovechando también la escasa luz que había en el pasillo y que entre ambos se encontraba una tercera persona. La víctima pudo ser asistida y curó a los 30 días. Es por ello condenado el acusado como autor de un delito intentado de asesinato al apreciarse alevosía en su actuar.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Granada
  • Ponente: MARIA DE LAS MARAVILLAS BARRALES LEON
  • Nº Recurso: 98/2008
  • Fecha: 11/03/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La Audiencia considera probado que el procesado abordó pro su espalda a la víctima, cuando ésta paseaba empujando el carrito de su bebé, e inopinadamente, agarrándola fuertemente del pelo, con un cuchillo jamonero (de unos 32 cms de hoja) la golpeó repetidamente causándole la lesiones que habrían acabado con su vida de no mediar una pronta actuación médica, si bien le quedaron severas secuelas funcionales. Estima la Sala que los hechos constituyen un delito de asesinato en grado de tentativa (acabada) de los arts. 138 y 139.1º, en relación con el 16.1 CP, si bien absuelve al acusado por concurrir la eximente completa de enajenación metal puesto que, siendo politoxicómano desde su juventud, padecía esquizofrenia paranoide diagnosticada en 1999 y se hallaba en el momento de los hechos con un brote de alucinosis que determinaba la anulación completa de su capacidad volitiva. Se adopta como medida de seguridad el internamiento en régimen cerrado en Centro Psiquiátrico Penitenciario por un plazo máximo de 14 años.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial. Tribunal Jurado
  • Municipio: Huelva
  • Ponente: FLORENTINO GREGORIO RUIZ YAMUZA
  • Nº Recurso: 3/2009
  • Fecha: 21/07/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: En el piso en que convivían, cuando su compañera sentimental dormía en un sillón, el acusado se acercó por detrás y con un martillo tipo machota la golpeó repetidamente en la cabeza causándole la muerte. Tras ello participó a la Guardia Civil lo sucedido. Es condenado como autor de un delito de asesinato alevoso. No concurriendo circunstancias modificativas de la responsabilidad, se opta por imponer en su mínima extensión la pena típica dada la actitud del autor de entregarse a la Guardia Civil, reconociendo el delito y colaborando con la acción de la Justicia. Sin embargo, este hecho no se considera de entidad suficiente para sustentar una atenuante, lo que no se explica en la sentencia pese a haber sido incluido en el objeto del veredicto, aunque probablemente no fuera pedida por ninguna de las partes. Se le impone al acusado la prohibición de comunicarse con por cualquier medio y aproximarse a menos de 200 metros de sus personas, domicilios, lugares de trabajo o sitios en los que permanezcan, respecto de los hijos de la fallecida. Ello por tiempo de 20 años a cumplir simultáneamente con la pena principal.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Córdoba
  • Ponente: PEDRO ROQUE VILLAMOR MONTORO
  • Nº Recurso: 2/2009
  • Fecha: 14/09/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El Jurado declaró probado que el acusado mató a la mujer con la que había mantenido relación de pareja sin convivencia, tras una discusión en el domicilio de ésta en el curso de la cual terminó por acuchillarla a horcajadas sobre ella. Primero le clavó el cuchillo en el pecho hasta la empuñadura, causándole lesiones que hubieran provocado la muerte, para a continuación, vencida la resistencia de la víctima, darle un corte en el cuello de arriba a abajo, causando hemorragia externa que produjo una insuficiencia cardiocirculatoria súbita que provocó la muerte. El acusado sujetó los brazos de la mujer impidiendo que se moviera hasta que consideró que ya había fallecido, y luego llamó a la policía comunicando lo ocurrido, permaneciendo en el lugar hasta su detención. Es condenado como autor de un delito de asesinato por alevosía sorpresiva. Excluyéndose el trastorno explosivo intermitente alegado por la defensa y la atenuante de arrebato, se acepta que tiene problemas en el control de la ira que afecta de forma leve al control de sus actos, aplicándose la atenuante analógica del art. 21.6 en relación su número 3. Se aprecia también la atenuante de confesión, rechazándose la de reparación del daño, ya que no basta el mero ofrecimiento de hacerlo. No es aplicada la agravante de parentesco al faltar la convivencia entre acusado y víctima.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JUAN SAAVEDRA RUIZ
  • Nº Recurso: 10879/2009
  • Fecha: 23/12/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La pericia alternativa no era ya posible por haberse consumido las muestras analizadas y sabido es que la posibilidad de su realización constituye uno de los requisitos materiales para que un motivo como el presente pueda prosperar, además de la pertinencia, relevancia y necesariedad. En cualquier caso no se esgrimen razones científicas o técnicas para reproducir una pericia ya realizada por un Laboratorio Oficial. El requisito psicológico que debe concurrir para que tenga relevancia penal la drogadicción del sujeto carece de la intensidad suficiente, pues no se desprende de la prueba pericial, no ya una anulación total de su capacidad de culpabilidad (artículo 20.2 C.P.), sino tampoco la profunda perturbación que sin anular aquella, la disminuya sensiblemente (artículo 21.1 C.P.). La Audiencia reconstruye la secuencia del crimen partiendo de los datos objetivos suministrados por la pericia balística y la forense, mediante un razonamiento en nada arbitrario o absurdo, que permite alcanzar la lógica conclusión del ataque sorpresivo, teniendo además en cuenta las circunstancias que rodean el encuentro entre víctima y agresor en el domicilio de éste, y es precisamente la confianza del primero lo que entraña en este caso el núcleo del ataque alevoso del segundo.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JULIAN ARTEMIO SANCHEZ MELGAR
  • Nº Recurso: 11595/2008
  • Fecha: 30/12/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Las declaraciones autoincriminatorias en sede policial, efectuadas con todas las garantías y en presencia de letrado, de las que posteriormente se retracta, pueden tener valor de prueba de cargo suficiente siempre que se introduzcan en el plenario a través de la declaración de los agentes judiciales ante quienes se hicieron. No cabe de manera a priori negar eficacia a los testimonios de los funcionarios de policía por los hechos de los que tuvieron noticia, sino se acredita algún tipo de irregularidad en la obtención de la declaración o se introducen elementos que generen dudas. Las declaraciones de los agentes constituyen una prueba testifical más y pueden ser valoradas por el Tribunal sin que tengan valor de referencia. En las declaraciones de los agentes que asisten en sede policial no es una declaración de referencia propiamente. Los tres recurrentes tenían conocimiento de que portaba en un arma de que carecían de autorización administrativa. El subtipo agravado de tener el número borrado sólo se aplica al que efectivamente tenía conocimiento de ello. Hubo alevosía por el ataque sorpresivo de que fue objeto la víctima. La pericial citada no acredita error del alguno del Tribunal. Habida cuenta de las circunstancias, fecha en que se produjo la acción tendente a lograr la impunidad del autor y que ya estaba éste detenido, no puede estimarse que concurran las exigencias del delito de encubrimiento.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial. Tribunal Jurado
  • Municipio: Málaga
  • Ponente: RAFAEL LINARES ARANDA
  • Nº Recurso: 6/2009
  • Fecha: 26/11/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La AP condena al acusado como autor de un delito consumado de asesinato y un delito de robo con violencia en las personas. Valorando la prueba indirecta, el Jurado entendió probado que dio muerte a la víctima en situación de indefensión absoluta (muy ebrio, recibiendo dos puñaladas en el tórax sin heridas de defensa), apoderándose del dinero de su cartera. Se aprecia al acusado la atenuante de grave adicción a tóxicos como muy cualificada, lo que aceptaron ambas acusaciones, con base, no en la perturbación de las facultades, sino en la influencia en motivación para cometer los hechos. Concurre, además, en el robo la agravante de reincidencia. Se castiga como concurso real, no medial.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Oviedo
  • Ponente: MARIA LUISA BARRIO BERNARDO-RUA
  • Nº Recurso: 228/2009
  • Fecha: 05/01/2010
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Apelan la sentencia del Juzgado de Menores tanto el condenado por asesinato y homicidio intentado, cuyo recurso es desestimado, como la acusadora particular, víctima de un delito intentado de homicidio, cuya impugnación es parcialmente estimada. Rechaza la AP la nulidad de actuaciones pedida por la defensa del acusado reclamando la práctica de prueba pericial sobre determinados productos no recogidos en el registro de su habitación al no estar presentes ni el menor imputado, ni su letrada. Sí lo estaba el padre del menor, titular de la vivienda. Además, existían otras pruebas aptas para valorar los posibles efectos adversos de aquellas sustancias. Igualmente se rechaza el cuestionamiento que se hace de las calificaciones de los hechos por una y otra parte. Fue alevosa y con ensañamiento la muerte causada. También la acción contra la víctima que sobrevivió, por lo que se revoca en este punto la sentencia apreciándose asesinato, sin que pueda hablarse de mero delito de lesiones como pretendía la defensa, ni de desistimiento activo. Se descarta el error en la apreciación de la prueba: no la hay de que el menor actuase en situación de trastorno mental transitorio. Frente a las alegaciones de ambos apelantes, se estiman proporcionadas las sanciones impuestas de internamiento en régimen cerrado y medida posterior de libertad vigilada. Se estima también el recurso de la acusación para imponer la prohibición de aproximación.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: DIEGO ANTONIO RAMOS GANCEDO
  • Nº Recurso: 11387/2009
  • Fecha: 22/04/2010
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La determinación del ánimo que guía la acción material debe inferirse tras una evaluación intelectual de los datos fácticos concurrentes debidamente acreditados y de cuyo análisis sometido a las reglas de la racionalidad, del criterio lógico y de la experiencia común, fluya vigorosa la conclusión. El dolo homicida no es incompatible con la eximente de legítima defensa. Lo que sucedió realmente, un rapidísimo, súbito y fulgurante acto de apuñalamiento con la navaja que el acusado ya llevaba abierta y escondida, clavándola hasta la empuñadura en el pecho de la víctima, no entraba, ciertamente, dentro de lo previsible. Esa mecánica comisiva satisface plenamente las exigencias legales o establecidas en el art. 22.1ª C.P. Las extremas discrepancias de pensamiento constituyeron el móvil que guió la agresión. Queda meridianamente claro que ni la víctima ni los miembros de su grupo crearon una situación que permitiera calificar la acometida mortal como de legítima defensa.