• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: SUSANA POLO GARCIA
  • Nº Recurso: 10703/2018
  • Fecha: 09/04/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Viabilidad del motivo de denegación de prueba: 1º) Que la prueba haya sido pedida en tiempo y forma en el escrito de conclusiones provisionales de quien la solicitó, 2º) Que esté relacionada con el objeto del proceso y sea útil, es decir con virtualidad probatoria relevante respecto a extremos fácticos objeto del mismo, 3º) Que sea posible su realización por no haber perdido aún capacidad probatoria y 4º) Que ante la denegación de su práctica se formula protesta por su proponente. La ausencia de indicación alguna por el Magistrado Presidente sobre el significado del derecho a la presunción de inocencia o del principio in dubio pro reo podría ser compensada con la reclamación oportunamente formulada por la defensa, una reclamación que permitiría excluir el riesgo derivado de una hipotética desorientación de los miembros del Jurado sobre esta cuestión. El objeto del recurso de casación no está integrado por la sentencia dictada en la instancia, en la que se han valorado las pruebas con inmediación, sino por la sentencia dictada por la Sala de apelación del Tribunal Superior de Justicia, al resolver -y motivar- la queja sobre la insuficiencia o invalidez de las pruebas, así como sobre la falta de racionalidad con la que aquéllas han sido ponderadas.
  • Tipo Órgano: Audiencia Nacional. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JULIO DE DIEGO LOPEZ
  • Nº Recurso: 72/2018
  • Fecha: 08/04/2019
  • Tipo Resolución: Auto
Resumen: Demanda extradicional de Colombia para la entrega de su nacional con fines de enjuiciamiento por delito de homicidio y tenencia ilícita de armas. Los hechos ofrecidos por la autoridad de emisión constituyen delito en nuestra legislación como asesinato y tenencia de armas. El reclamado alega que está amenazado por mafias del tráfico de drogas y que la imputación es un montaje. La Sala considera que no es motivo de denegación de la entrega. No obstante, tampoco resulta acreditado y es una cuestión de fondo a resolver ante la autoridad judicial que lo reclama.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial. Tribunal Jurado
  • Municipio: Murcia
  • Ponente: FRANCISCO NAVARRO CAMPILLO
  • Nº Recurso: 3/2018
  • Fecha: 05/04/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Tribunal del Jurado: Delito de Homicidio. Animus necandi: La intención del sujeto activo del delito es un hecho de conciencia, un hecho subjetivo precisado de prueba, cuya existencia no puede acreditarse normalmente a través de prueba directa, siendo necesario acudir a un juicio de inferencia para afirmar su presencia sobre la base de un razonamiento inductivo construido sobre datos fácticos debidamente acreditados. Salvo, es obvio, en los supuestos en que se disponga de una confesión del autor que por sus circunstancias resulte creíble. A estos efectos, la jurisprudencia de esta Sala ha entendido que, para afirmar la existencia del ánimo propio del delito de homicidio, deben tenerse en cuenta los datos existentes acerca de las relaciones previas entre agresor y agredido; del comportamiento del autor antes, durante y después de la agresión, lo que comprende la existencia de agresiones previas, las frases amenazantes, las expresiones proferidas, la prestación de ayuda a la víctima y cualquier otro dato relevante; del arma o de los instrumentos empleados; de la zona del cuerpo a la que se dirige el ataque; de la intensidad del golpe o golpes en que consiste la agresión, así como de las demás características de ésta; de la repetición o reiteración de los golpes; de la forma en que finaliza la secuencia agresiva; y, en general de cualquier otro dato que pueda resultar de interés en función de las peculiaridades del caso concreto
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JULIAN ARTEMIO SANCHEZ MELGAR
  • Nº Recurso: 10287/2018
  • Fecha: 02/04/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La jurisprudencia de la Sala Segunda viene exigiendo los siguientes elementos para apreciar la alevosía: 1. En primer lugar, un elemento normativo consistente en que se trate de un delito contra las personas. 2. En segundo lugar, como requisito objetivo que el autor utilice en la ejecución medios, modos o formas que han de ser objetivamente adecuados para asegurarla mediante la eliminación de las posibilidades de defensa, sin que sea suficiente el convencimiento del sujeto acerca de su idoneidad. 3. En tercer lugar, en el ámbito subjetivo, que el dolo del autor se proyecte no solo sobre la utilización de los medios, modos o formas empleados, sino también sobre su tendencia a asegurar la ejecución y su orientación a impedir la defensa del ofendido, eliminando así conscientemente el posible riesgo que pudiera suponer para su persona una eventual reacción defensiva de aquél; y 4. En cuarto lugar, que se aprecie una mayor antijuridicidad en la conducta derivada precisamente del modus operandi, conscientemente orientado a aquellas finalidades. La atenuante de confesión, superada ya su antigua configuración que la vinculaba al arrepentimiento del culpable, encuentra hoy su fundamento en razones de política criminal, en la medida que ahorra esfuerzos de investigación y facilita la instrucción de la causa. La reparación moral o simbólica, sin entidad significativa, no puede servir para fundamentar una atenuante de reparación del daño.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: SUSANA POLO GARCIA
  • Nº Recurso: 10159/2018
  • Fecha: 21/03/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Incongruencia omisiva: requisitos. Es preceptivo que quien lo invoque, previamente, haya utilizado la vía de la complementación o aclaración de la sentencia que exige el artículo 267 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Contradicción en los hechos probados: oposición lógica entre dos enunciados. No se aprecia que el relato de hechos probados sea ininteligible por oposición entre dos de sus presupuestos. Predeterminación:las expresiones señaladas no son técnico jurídicas, sino frases utilizadas en el lenguaje común, no solo para juristas. Presunción de inocencia: la sentencia no expone sus razonamientos valorativos, sino que se limita a reflejar la prueba practicada. La motivación es insuficiente respecto de los recurrentes. No se cumple el mínimo exigible. No consta la fundamentación exigible de forma individualizada e imprescindible para sustentar la condena penal de los acusados. El Tribunal de casación no tiene competencia para seleccionar qué testimonios constituyen la prueba de cargo, ni tampoco qué apartados de las declaraciones testificales integran el material incriminatorio concreto. Ese déficit de motivación se da también respecto de las circunstancias modificativas de la responsabiliidad de drogadicción. Esa falta de motivación determina la vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva. Se estima parcialmente el recurso. Se declara la nulidad y se acuerda la devolución de los autos para que por la misma Sala se dicte nueva sentencia.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial. Tribunal Jurado
  • Municipio: Palmas de Gran Canaria (Las)
  • Ponente: MIQUEL ANGEL PARRAMON I BREGOLAT
  • Nº Recurso: 103/2018
  • Fecha: 20/03/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se condena a la acusada por delito de asesinato, dado que dolosamente, con alevosía y ensañamiento, causó la muerte del menor, empleando para ello sus propias manos y un palo. Medió dolo de matar en la modalidad de dolo indirecto o eventual por cuanto que la misma era plenamente consciente que con todos los golpes que propinaba al menor podía causarle la muerte del mismo y no obstante siguió golpeándole. Hubo alevosía por la situación de indefensión de la víctima derivado de la vulnerabilidad y desprotección del menor agredido provocada tanto por su corta edad como por el miedo a la agresora. Hubo ensañamiento por el sufrimiento agónico de la víctima, como consecuencia del tiempo de duración del acometimiento y número y brutalidad de los golpes propinados. Concurre la agravante de parentesco habida cuenta la relación de la acusada con el menor víctima, que no es otra que la de compañera sentimental del padre del menor. No hay arrebato u obcecación, pues el mero impulso del propio enfado o ira no es bastante para su apreciación. No hay confesión al no haber reconocimiento ante la autoridad ni la especial colaboración con la justicia. También se condena por delito de maltrato habitual a la acusada y también al padre del menor por comisión por omisión, pues tenía suficiente conocimiento del mismo y, como padre, no hizo nada para impedirlo cuando tenía la obligación legal de hacerlo.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial. Tribunal Jurado
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MARIA PILAR ABAD ARROYO
  • Nº Recurso: 951/2018
  • Fecha: 19/03/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Tribunal del Jurado: Delito de Asesinato. De la cadena de custodia: La jurisprudencia no mantiene una concepción formal, sino material de la cadena de custodia. Así ha establecido que la integridad de la cadena de custodia debe garantizar que desde que se recogen los vestigios relacionados con el delito hasta que llegan a concretarse como pruebas en el momento del juicio, aquello que se ha recogido y aquello sobre lo que recaerá la inmediación, publicidad y contradicción de las partes y, en definitiva, el juicio del Tribunal, es lo mismo. También se ha dicho que la regularidad de la cadena de custodia constituye un presupuesto para la valoración de la pieza o elemento de convicción intervenido; se asegura de esa forma que lo que se analiza es justamente lo ocupado y que no ha sufrido alteración alguna. Y en cuanto a los efectos que genera lo que se conoce como ruptura de la cadena de custodia, esta Sala tiene afirmado que repercute sobre la fiabilidad y autenticidad de las pruebas. Y también se ha advertido que la ruptura de la cadena de custodia puede tener una indudable influencia en la vulneración de los derechos a un proceso con todas las garantías y a la presunción de inocencia, pues resulta imprescindible descartar la posibilidad de que la falta de control administrativo o jurisdiccional sobre las piezas de convicción del delito pueda generar un equívoco acerca de que fue lo realmente traficado, su cantidad, su pureza o cualesquiera otros datos.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Logroño
  • Ponente: ALFONSO SANTISTEBAN RUIZ
  • Nº Recurso: 6/2019
  • Fecha: 18/03/2019
  • Tipo Resolución: Auto
Resumen: El interno había sido condenado en Ejecutoria 12/2016 de la Audiencia Provincial de Madrid, por un delito de asesinato-violencia de género, en el que se le impuso la pena de 20 años de prisión con una orden de alejamiento de 30 años en favor de la hija. La Sala recuerda que las resoluciones del Juez de Vigilancia Penitenciaría en materia de ejecución de penas serán recurribles en apelación y queja ante el Tribunal sentenciador, excepto cuando se hayan dictado resolviendo un recurso de apelación contra resolución administrativa que no se refiera a la clasificación del penado y por ello que en este caso la competencia para conocer del recurso apelación contra el auto dictado en la instancia corresponde a la Audiencia Provincial de Madrid, sección 27, como Tribunal sentenciador.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: EDUARDO DE PORRES ORTIZ DE URBINA
  • Nº Recurso: 10527/2018
  • Fecha: 06/03/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: A pesar del esfuerzo argumental de la sentencia para aplicar la agravante de alevosía, en los hechos probados de la sentencia no se describe ninguna circunstancia que permita afirmar la existencia de una ruptura o cambio de circunstancias entre el inicio de la agresión, que se produjo cuando la víctima estaba de pie, y el momento final del acometimiento, que se llevó acabo cuando la víctima estaba en el suelo. En el presente caso la relación de noviazgo tuvo una duración de seis meses, no muy dilatada en el tiempo y sin convivencia. La sentencia no ha hecho esfuerzo alguno en describir qué tipo de relación existía entre víctima y agresor, al margen de su genérica calificación de noviazgo.Los hechos debieron ser calificados como un delito de acoso del artículo 172. ter 1 del Código Penal.La manifestación esencial de un trastorno de personalidad es un patrón duradero de conductas y experiencias internas que se desvía marcadamente de lo que cultural o socialmente se espera de la persona.El acto de reparación tiene que ser efectivo y actual. No basta un ofrecimiento genérico de reparación, ni futuro. En este caso ni ha habido confesión, ni la conducta procesal del recurrente ha facilitado el enjuiciamiento. El recurrente ha negado el delito y ha sostenido una versión interesada para reducir las consecuencias penales de su conducta. El hecho de que reconociera la inicial agresión no supone confesión del hecho porque, acto seguido, ha negado que continuara con la agresión.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: EDUARDO DE PORRES ORTIZ DE URBINA
  • Nº Recurso: 10545/2018
  • Fecha: 05/03/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La determinación de los periodos de paralización o de la duración total del proceso es un hecho, es una cuestión de naturaleza fáctica que se puede acreditar mediante prueba documental. La parte que invoque la atenuante de dilaciones indebidas debe indicar los periodos de paralización, aportando la prueba correspondiente, lo que permitirá que la cuestión se someta a la contradicción del juicio, y el veredicto del Jurado tiene que reflejar esos periodos de paralización para que posteriormente se incluyen en el relato fáctico de la sentencia. En cambio, la determinación de si las dilaciones son extraordinarias e indebidas hasta el punto de que den lugar a la apreciación de la atenuante (ordinaria o cualificada) es una cuestión eminentemente valorativa, de subsunción normativa, que si sitúa en el territorio de lo jurídico. Se considera improcedente la apreciación de la eximente de miedo insuperable por considerar que la conducta del acusado no era la propia de una persona sujeta a una situación extrema de temor y dominación, porque no consta que tomara alguna iniciativa dirigida a salir del círculo próximo espacial del finado para poner fin a esa situación. También se valoró el hecho de que fuera el propio acusado el que insistiera en que el finado fuera a vivir a su habitación. Tampoco hay prueba de que el acusado actuara de forma incontrolada como consecuencia de una grave situación de arrebato u obcecación surgida como respuesta a una acción violenta previa.

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.