• Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Almería
  • Ponente: JUAN RUIZ-RICO RUIZ-MORON
  • Nº Recurso: 37/2008
  • Fecha: 30/09/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: En el curso de una discusión con la persona con quien compartía piso, sin desechar la idea de acabar con su vida (los Fundamentos hablan de ¿clara intención de causar la muerte) el procesado le lanzó un golpe en el costado de su región abdominal con un objeto punzante que llevaba escondido, aprovechando también la escasa luz que había en el pasillo y que entre ambos se encontraba una tercera persona. La víctima pudo ser asistida y curó a los 30 días. Es por ello condenado el acusado como autor de un delito intentado de asesinato al apreciarse alevosía en su actuar.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Córdoba
  • Ponente: ANTONIO FERNANDEZ CARRION
  • Nº Recurso: 2/2008
  • Fecha: 04/12/2008
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El Jurado declaró a la acusada culpable de asesinato. Sin ser la autora material de la muerte, cometida por menores, y rechazada su condición de inductora, es condenada como cooperadora necesaria: reunida con los tres menores en su domicilio, con ellos decidió dar muerte a la víctima entregándoles la botella de disolvente que los mismos rociaron sobre el cuerpo de aquélla (sin posibilidad de movimiento), prendiéndole fuego. Por unanimidad el Jurado estimó probados los hechos sustentadores de las atenuantes de confesión (reconoció los hechos a agentes de Policía Local que fueron a su domicilio tras verla avisar de su presencia a los menores cuando éstos corrían por la calle tras cometer los hechos) y de anomalía o alteración psíquica (inteligencia límite con un coeficiente intelectual del 71, conservando su capacidad de conocimiento y libre determinación, aunque con parcial limitación de sus facultades volitivas).
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial. Tribunal Jurado
  • Municipio: Sevilla
  • Ponente: JOSE MANUEL HOLGADO MERINO
  • Nº Recurso: 7335/2007
  • Fecha: 08/02/2008
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El Tribunal de Jurado condenó al acusado como autor de un delito de maltrato habitual de su pareja de hecho, así como por su asesinato alevoso y con ensañamiento. La sentencia analiza el concepto de habitualidad en el delito del artículo 173.2 CP (versión actual: LO 11/2003), con estudio de la jurisprudencia. El asesinanto se cualifica tanto por la alevosía sorpresiva como por el ensañamiento. dado que la víctima fue atacada cuando estaba tumbada en el colchón del dormitorio, sentándose el agresor encima y asestándole de improviso 21 puñaladas, al tiempo que se le tapaba la boca para impedir que gritase. La concurrencia de dos circunstancias cualificadoras del asesinato, estudiadasen la sentencia, conllevó la aplicación del artículo 140. La agravante de parentesco sólo se aprecia en el asesinato, por integrar el tipo del delito de maltrato familiar. Finalmente, a la hora de determinar las responsabildiades civiles se acude como orientación al Baremo publicado como Anexo a la Ley 30/95 para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidente de circulación, aplicando el vigente durante al año 2008, eld e dictado de la sentencia.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
  • Municipio: Palmas de Gran Canaria (Las)
  • Ponente: MARIA MARGARITA VARONA FAUS
  • Nº Recurso: 5/2006
  • Fecha: 10/07/2006
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Asesinato, absolución. Carácter extraordinario del recurso de apelación de las sentencias del Tribunal del Jurado, basado en motivos tasados, entre los que necesariamente ha de figurar la cita del motivo o motivos en que se pretenda basar la apelación, siéndole de aplicación las normas que regulan el recurso de casación. Casos en que se pueden alegar motivos nuevos en la vista oral. La falta de motivación del veredicto es rechazada por la Sala de apelación, pues el Jurado en el acta de votación consideró, por unaniminidad, no probados y en su totalidad los hechos inculpatorios propuestos por las acusaciones, y señalan de forma detallada cuales son las pruebas, y su resultado, de las que extraen dudas razonables para considerar al acusado como el autor de la muerte de Aurelio, poniendo de relieve las contradicciones de las declaraciones sobre la hora del fallecimiento. La explicación exculpatoria dada por el Jurado supera la sucinta explicación, que es racional, coherente y lógica. La redacción en sentido negativo de los hechos declarados probados, constituye una formulación incorrecta desde un punto de vista técnico-jurídico y procesal, falta que ha de achacarse a la Magistrado-Presidente del Tribunal, pero no ha producido indefensión. Cuando se alega infracción de precepto legal se ha de respetar escrupulosamente el relato de hechos probados, que se traduce en que el Jurado declaró que el acusado no es culpable de la muerte de Aurelio.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
  • Municipio: Valencia
  • Ponente: JUAN CLIMENT BARBERA
  • Nº Recurso: 12/2005
  • Fecha: 20/10/2005
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Asesinato, alevosía, ensañamiento. La valoración de la prueba corresponde al Jurado, de cuyo resultado se obtiene la relación de hechos probados que necesariamente se han de integrar en la sentencia. La Sala de apelación no puede valorar los hechos, sólo establecer si el Magistrado-Presidente ha procedido con arreglo a derecho en la calificación de los hechos y en la imposición de la pena. La declaración de hechos probados por el jurado recoge los elementos que configuran la alevosía y el ensañamiento, lo cual lleva a la calificación de los hechos como asesinato. Inexistencia de atenuante de confesión, pues el acusado después de saber que su hemanda fue a denunciar los hechos a la Policía pensó que no tenía escapatoria y que era mejor presentarse ante la Policía y confesar lo que hizo. Extremo declarado probado por el Jurado. Inexistencia de la atenuante analógica, que no se sabe a que atenuante se refiere, al ser inexistente en los hechos probados ningún elemento que permita su aplicación. Inexistencia de agravante de parentesco, pues estando el acusado y la victíma casados, la relación estaba rota desde 23-3-2003, pues no convivían, viviendo la víctima en Málaga. Inaplicación de la agravante de abuso de superioridad y de abuso de confianza, al estar subsumidas en la alevosía apreciada. Inexistencia de la agravante de aumentar deliberadamente el sufrimiento al estar incardinada en el ensañamiento. Improcedencia de aumento de pena. Comiso acordado por la sentencia apelada.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Oviedo
  • Ponente: JULIO GARCIA-BRAGA PUMARADA
  • Nº Recurso: 30/1996
  • Fecha: 07/11/1997
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se condena al acusado (penado en disfrute de permiso al cometer los hechos) como autor de dos asesinatos alevosos y un homicidio, esencialmente en su declaración sumarial autoinculpatoria, aunque tiene en cuenta pruebas circunstanciales. Se opta por aplicar por más beneficioso para el reo el código de 1973. En sede de responsabilidades civiles, rechaza la sentencia apreciar el daño moral para las esposas de los tres fallecidos por estar separados. No se condena al Estado como responsable civil subsidiario ya que no fue tenido como parte en el proceso.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
  • Municipio: Murcia
  • Ponente: JULIAN PEREZ-TEMPLADO JORDAN
  • Nº Recurso: 7/2003
  • Fecha: 03/02/2004
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Asesinatos, agravante de parentesco. Desestimación cambio letrado de oficio, pues las razones de la acusada están mas proximos al capricho que a un deseo razonable y justificado por alguna carencia en la defensa de oficio. El Letrado de oficio ha realizado una encomiable labor de defensa, pudiendo decirse que este Letrado ha estado a la altura de los más exigentes estándares que la lex artis de la abogacía requiere. La mera constatación del consumo de drogas y alcohol no puede presuponer de manera automática que la persona tenía obnubiladas en mayor o menor grado sus facultades mentales y por mora la presunción de inocencia la atenuación o exención de la responsabilidad. La atenuación de la responsabilidad podría venir por el principio in dubio pro reo, pero los hechos anteriores, coetáneos y posteriores impiden su apreciación pues se ha de partir de la apreciación sensorial de la prueba y su esructura racional, y principio de inmediación. El jurado entendió que la acusada se encontraba en estado de perfecta facultad y conciencia, a lo que poco puede añadir el Tribunal de apelación. Plena conciencia de la inculpada en la realización de los hechos que se le imputan. No se aprecia la drogadicción en ninguna de sus manifestaciones.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Almería
  • Ponente: MARIA SOLEDAD JIMENEZ DE CISNEROS CID
  • Nº Recurso: 18/2008
  • Fecha: 23/03/2010
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se condena al procesado como autor de un delito de asesinato en grado de tentativa del art. 139 CP en relación con sus arts. 16.1 y 62. Se abandonó a la hija recién nacida (3 días de vida) en la vía pública dentro de una bolsa de basura al lado de contenedores, sometida a baja temperatura en una tarde muy húmeda de pleno invierno. Por ello, resulta incuestionable el ánimo de matar, al menos en su modalidad de dolo eventual. La inmediatez entre alta hospitalaria y abandono de la recién nacida revela una decisión reflexiva. Concurrió, pues, alevosía "por desvalimiento". No se produjo la muerte al ser detectada la presencia del bebé por transeúntes. La tentativa se estima inacabada: no cabe presumir en contra de la procesada que las circunstancias del abandono equivalieran a la puesta en practica por su parte de todos los actos que objetivamente hubieren de producir la muerte de inmediato. Se aprecia la agravante de parentesco del art. 23 CP.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial. Tribunal Jurado
  • Municipio: León
  • Ponente: TEODORO GONZALEZ SANDOVAL
  • Nº Recurso: 51/2014
  • Fecha: 27/01/2015
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El acusado José Pablo, de nacionalidad rumana, y que convivía con Reyes, madre de sus dos hijos menores, el día 3 de septiembre de 2013, cuando la víctima se encontraba en la cama, concibió la idea de acabar son su vida, y a tal fín de forma sorpresiva y sin que Reyes pudiera prevenirse, el acusado le ató al cuello un cinturón con un nudo correrizo doble, a modo de lazo, estrangulándola, al tiempo que le introdujo un top de mujer por la boca para impedirle el paso de aires, falleciendo Reyes por asfixia mecánica. Los hechos conforme al veredicto del Jurado son calificados de un delito de asesinato, concurriendo la agravante específica de alevosía, previsto en el art. 139.1ª C.P, así como la mixta de parentesco del art. 22 C.P. El ataque sorpresivo, súbito e inopinado, sobre la víctima incapaz de defenderse integra la mencionada agravante en una de sus modalidades, concurriendo igualmente la mixta de parentesco, según la interpreta la jurisprudencia a partir de la reforma de dicho precepto por la L.O. 11/2003 de 29 de septiembre, que objetivó la agravante hasta anular la necesidad de que el vinculo matrimonial o asimilado persistiera, atendiendo al sentir general de la sociedad y con el fin de atacar la violencia de género, debiendo concurrir dos requisitos para su apreciación, uno el objetivo de la relación matrimonial o asimilada, y el otro que el hecho tenga relación directa o indirecta con dicha relación o comunidad de vida.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
  • Municipio: Palmas de Gran Canaria (Las)
  • Ponente: MARIA MARGARITA VARONA FAUS
  • Nº Recurso: 2/2012
  • Fecha: 02/05/2012
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Asesinato. Malos tratos habituales. Agravante de parentesco. El objeto del veredicto deberá contener una narración de los hechos acaecidos y que hayan sido objeto del juicio oral. La referida narración de los hechos contendrá el hecho justiciable, o hecho criminal imputado al acusado, hechos que los jueces legos deberán declarar probados o no probados, y partiendo de dicha declaración pronunciarse sobre la culpabilidad o no culpabilidad del acusado. Los hechos alegados por las partes que deberá narrar el Magistrado-Presidente, no son otra cosa que la transcripción exacta y literal, dentro de lo que cabe, del relato de los hechos efectuados por las partes en sus respectivos escritos de conclusiones definitivas, que a su vez serán fiel reflejo, a salvo de las modificaciones que se hayan podido producir tras la prueba, de las calificaciones provisionales que se encontrarán subsumidas en el auto de hechos justiciables. Improcedencia de la solicitud de inclusiones efectuada por la defensa del recurrente, puesto que aquellas inclusiones pretendidas vienen referidas a hechos que no fueron considerados por la defensa ni en su escrito de conclusiones provisionales, ni en las definitivas. La inadmisión de aquellas no genera indefensión. Habitualidad en los malos tratos. Fundamentación pena. Penas impuestas correctas.