• Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
  • Municipio: Murcia
  • Ponente: JULIAN PEREZ-TEMPLADO JORDAN
  • Nº Recurso: 6/2011
  • Fecha: 02/12/2011
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Asesinato, agravante de parentesco. Inexistencia de la vulneración de la presunción de inocencia, existencia de prueba de cargo. El Jurado estimó probado que el acusado, tras una noche de alcohol y discusión, lanzó a su pareja por la ventana sin que pudiera mediar defensa por parte de la víctima, debido, como circunstancia muy relevante a la muy superior envergadura y fortaleza física del agresor, que en cualquier supuesto hubiera hecho imposible una reacción defensiva. La decisión del Jurado tiene una base razonable y la prueba practicada puede conducir a una conclusión incriminatoria. Alevosía sorpresiva, existencia, criterios jurisprudenciales. Inexistencia de defecto en la proposición del objeto del veredicto, que está motivado. Inexistencia de indefensión, una lectura desapasionada de las posiciones formuladas por la Magistrado-Presidente no conduce en absoluto a ese ánimo tendencial contra reo, sino que es una descripción de los hechos según las pruebas demostradas que llevaron al luctuoso suceso enjuiciado.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Almería
  • Ponente: ANDRES VELEZ RAMAL
  • Nº Recurso: 14/2008
  • Fecha: 22/04/2010
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La víctima fue agredida por un hombre contratado al efecto a través se su pareja por la exesposa de la víctima. La AP condena al acusado como autor de un delito de asesinato en grado de tentativa; a su pareja como cómplice del mismo y la otra acusada como inductora. Por extemporánea se rechaza la impugnación de la "totalidad de las diligencias practicadas en el sumario" planteada por la defensa de los acusados en sus conclusiones definitivas. Siendo claro el ánimo de matar, se aprecian alevosía y recompensa en el autor material. El ataque fue súbito e inesperado sin posibilidad de reacción de la víctima al ser acometida en un rellano de escalera por persona para él desconocida provista de navaja con la que le golpeó repetidamente. La exesposa ofreció al autor material 3.000 euros, permanecer en su domicilio y hacerse ella cargo de su pareja si le ocurría algo. No hubo desistimiento. Aunque los acusados se negaron a declarar, se practicó prueba de cargo suficiente. No se percibe alevosía en la cómplice. En la exesposa concurre la agravante de parentesco, descartándose la de aprovechamiento y la atenuante de estado pasional. No se aprecian dilaciones indebidas. Si el autor material de alguna forma reconoció los hechos, fue al verse imputado. No concurre la atenuante de confesión. Por la gravedad del hecho se rebaja la pena al autor e inductora en solo un grado por mor de la tentativa. A la cómplice se le rebaja por tal razón en otro grado.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial. Tribunal Jurado
  • Municipio: Jaén
  • Ponente: JESUS MARIA PASSOLAS MORALES
  • Nº Recurso: 2/2008
  • Fecha: 30/07/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El Jurado declara culpable de asesinato y delito de tenencia ilícita de armas (una de las armas, con número borrado) a padre e hijo de etnia gitana que la emprendieron a tiros con un vecino con el que mantenían disputas previas. Concurrió alevosía proditoria o de celada: disparos contra la fachada de la casa de la víctima con repentina interrupción para hacerle creer que cesó el peligro y luego, una vez fuera ésta, reanudar el fuego de forma que alcanzó su cabeza un disparo efectuado por uno de los condenados. La autoría es extensiva a ambos. No se aprecia la eximente de legítima defensa al no acreditarse agresión por el fallecido. Tampoco la de miedo insuperable por no probarse que la víctima emplease arma de fuego. Se descartan también la atenuante de arrebato y la obcecación: un insulto no puede desencadenar una muerte y pasó un tiempo prudencial hasta que el disparo letal, y la de colaboración ya que sus declaraciones no ayudaron a esclarecer los hechos. Ni, alegadas por uno de los acusados, la de reparación, al ser exigua la consignación, ni las dilaciones indebidas, que no se concretaron. Se condena a un tercer acusado por delito de tenencia ilícita de armas al haberse quedado con posterioridad con las dos usadas, siendo absuelto del asesinato. El Jurado se pronunció a favor de que se le suspendiera la ejecución de la pena, si bien, siendo superior a la pena impuesta el periodo de prisión provisional sufrido, carece de sentido la aplicación del beneficio.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Almería
  • Ponente: RAFAEL GARCIA LARAÑA
  • Nº Recurso: 8/2008
  • Fecha: 13/02/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El acusado, ludópata, fue declarado culpable de haber agredido a hachazos en el salón de juegos que frecuentaba a la madre del encargado cuando estaba desprevenida, cuando ordenaba unos asientos, asestándole entre 35 y 40 hachazos en cabeza, brazos y manos. Tras la agresión el procesado abandonó el lugar, si bien la víctima pudo salvar su vida por la inmediata ayuda médica prestada gracias al aviso de un transeúnte que se percató de lo ocurrido. Es condenado como autor de un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento del art. 139. 1 y 3 CP en grado de tentativa acabada (arts. 16 y 62), pues fue obvia la intención de causar la muerte a la vista de las lesiones infligidas, arma utilizada y zona pericraneal en que fueron aplicadas gran parte de ellas. La víctima no dispuso de una posibilidad de defensa mínimamente viable por lo repentino e inesperado del ataque, de gran brutalidad, siendo la mayoría de los hachazos ajenos a zonas vitales, provocando un dolor plural, mantenido y agravado golpe tras golpe sin operatividad alguna salvo la producción del padecimiento mismo. Se aprecia una atenuante analógica a la anomalía psíquica por ludopatía limitadora de la voluntad y control de los impulsos.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Córdoba
  • Ponente: PEDRO ROQUE VILLAMOR MONTORO
  • Nº Recurso: 2/2009
  • Fecha: 14/09/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El Jurado declaró probado que el acusado mató a la mujer con la que había mantenido relación de pareja sin convivencia, tras una discusión en el domicilio de ésta en el curso de la cual terminó por acuchillarla a horcajadas sobre ella. Primero le clavó el cuchillo en el pecho hasta la empuñadura, causándole lesiones que hubieran provocado la muerte, para a continuación, vencida la resistencia de la víctima, darle un corte en el cuello de arriba a abajo, causando hemorragia externa que produjo una insuficiencia cardiocirculatoria súbita que provocó la muerte. El acusado sujetó los brazos de la mujer impidiendo que se moviera hasta que consideró que ya había fallecido, y luego llamó a la policía comunicando lo ocurrido, permaneciendo en el lugar hasta su detención. Es condenado como autor de un delito de asesinato por alevosía sorpresiva. Excluyéndose el trastorno explosivo intermitente alegado por la defensa y la atenuante de arrebato, se acepta que tiene problemas en el control de la ira que afecta de forma leve al control de sus actos, aplicándose la atenuante analógica del art. 21.6 en relación su número 3. Se aprecia también la atenuante de confesión, rechazándose la de reparación del daño, ya que no basta el mero ofrecimiento de hacerlo. No es aplicada la agravante de parentesco al faltar la convivencia entre acusado y víctima.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Oviedo
  • Ponente: JAVIER DOMINGUEZ BEGEGA
  • Nº Recurso: 13/2006
  • Fecha: 17/06/2008
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El supuesto de hecho se refiere al asesinato por el acusado de quien fue su compañera y del hijo común, si bien este último sobrevivió, castigándose la tentativa como acabada. Aprecia las circunstancias de alevosía y ensañamiento para condenar por asesinato, así como la agravante de parentesco. No aprecia, en cambio, la atenuante analógica por obcecación con causa en los celos, a la que dedica una interesante argumentación en la que expone cómo la premeditación aunque ya no constituya agavante, puede valorarse como indicio de peligrosidad. No impone la prohibición de acercamiento pedida para famliares "porque respecto de estos no se ha desenvuelto la causa". No suspende el régimen de visitas con el hijo por no existir sentencia previa, si bien el mismo efecto lo provoca la prohibición de aproximación al hijo impuesta. Al fijar las responsabilidades civiles el daño moral sufrido por la madre y hermanas de la fallecida, así como al propio hijo para indemnizarle además de por sus porpias lesiones. Se incluyen en las costas las de la acusación particular.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Oviedo
  • Ponente: MANUEL VICENTE AVELLO CASIELLES
  • Nº Recurso: 4/2005
  • Fecha: 03/07/2007
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Tras un Juicio ante Jurados en el que, como se desprende de la sentencia debieron producirse episodios de cierta tensión entre el Magistrado-Presidente y la defensa del acusado, el Jurado estimó probado que este último mató a su novia de forma alevosa y con ensañamiento. En un ataque rápido e inesperado la dió "multitud de cuchilladas" por varias partes del cuerpo, y a continuación, hallándose la víctima inerme, la degolló con el cuchillo propinándole numerosos, reiterados y violentos cortes en el cuello. No se apreció en el acusado el alegado trastorno mental transitorio. Dada la brutalidad y salvajismo de la acción se impone la pena en su máxima extensión. Se rechaza para fijar las responsabilidades civiles la aplicación analógica del baremo previsto legalmente para los siniestros derivados de la conducción con vehículo a motor. La sentencia dedica el 8º Fundamento a analizar las vicisitudes procesales suscitadas por la defensa del acusado en lo que entendió un afán de "buscar en el fondo una nulidad de actuaciones totalmente improcedente".
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
  • Municipio: Valencia
  • Ponente: JOSE FLORS MATIES
  • Nº Recurso: 2/2006
  • Fecha: 29/03/2006
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Asesinato, atenuante de confesión. Concepto, requisitos. Alevosía sorpresiva, el ataque produce indefensión en la víctima y de ello se aprovecha el agresor. Respeto a los hechos probados, en estos se narra el ataque sorpresivo, pero no alude al hecho de que eliminara las posibilidades de defensa de la víctima y fuera aprovechado con ese fin por el agresor, se narra uno de los lementos de la alevosía, pero se omiten los demás, por lo que esta agravante es inexistente y los hechos se han de calificar como homicidio. Individualización de la pena.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Oviedo
  • Ponente: JAVIER DOMINGUEZ BEGEGA
  • Nº Recurso: 1/2004
  • Fecha: 27/03/2006
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Es condenada por asesinato alevoso intentado la acusada de haber disparado sorpresivamente al esposo cuando éste la buscaba dentro del domicilio para realizar el viaje que habían decidido hacer, recibiendo el disparo sin posibilidad de eludirlo. Se aprecia la tentativa acabada, ya que de no haber recibido una pronta asistencia médica, el disparo hubiera acabado con la vida de la víctima. Posteriormente la procesada llamó a los servicios de urgencias pidiendo ayuda y reconociendo los hechos, por lo que se aprecia la atenuante de confesión.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Ceuta
  • Ponente: FERNANDO TESON MARTIN
  • Nº Recurso: 1/1998
  • Fecha: 20/02/1999
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El procesado roció de gasolina y prendió fuego a un anciano que dormía en la calle dentro de una especie de baúl que cubría con una tapadera para protegerse de las inclemencias del tiempo. La víctima, mendigo como el acusado, logró sobrevivir gracias a la intervención de terceras personas. Se condenada por delito de homicidio alevoso en grado de tentativa del art. 139.1 CP, en relación con sus arts. 16 y 62. La calidad de la víctima y el contexto de la acción reflejan la intención de matar a traición o por sorpresa, asegurando la ejecución sin riesgo de defensa por parte de la víctima. Hubo tentativa acabada, por cuanto el acusado realizó todos los actos necesarios para causar la muerte, siendo la intervención de terceros (él no hizo nada por auxiliar) la que salvó a la víctima. No se aprecian circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, rechazándose la posibilidad de estimación de algún tipo de atenuación por afección de sus facultades intelectivas o volitivas vista la pericia practicada, que tampoco justificó la suspensión del juicio pedida por la defensa para practicar una información sobre una posible perturbación de sus facultades mentales. En atención a la perfección del delito y al medio empleado (que pudo haber jugado como agravación genérica, dice la sentencia) se impone la pena de 9 años de prisión.