• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MANUEL MARCHENA GOMEZ
  • Nº Recurso: 10436/2007
  • Fecha: 20/12/2007
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El derecho a la presunción de inocencia no se agota con la constatación de la existencia de prueba de cargo, sino que ésta ha de ser bastante y su apreciación ha de acomodarse a los principios racionales impuestos por la lógica valorativa, sin que el control casacional de racionalidad de la inferencia implique la sustitución del criterio valorativo del Tribunal a quo por el del Tribunal casacional. En este sentido, la Sala considera que hubo respeto a dicho derecho. Por otra parte, si bien es cierto que las declaraciones incriminatorias de los coimputados carecen de consistencia plena como prueba de cargo cuando no resultan mínimamente corroboradas por otras pruebas, en el presente caso sí hubo corroboración mínima con otros hechos. Además, cabe la posibilidad de valoración como prueba de cargo de la declaración sumarial incriminadora, incluso la prestada ante la Policía, rectificada posteriormente ante el Juzgado o en el acto del juicio oral. Finalmente, la Sala declara que concurrió alevosía pues la muerte fue producto de una estrategia sorpresiva e inopinada, llevada a cabo por el recurrente con el fin de asegurar la ejecución de la víctima, haciéndolo sin riesgo para el agresor, y ensañamiento, dado que el sufrimiento de la víctima se deduce claramente de la pluralidad de agresiones (veintiuna puñaladas todas ellas en zonas vitales).
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: LUCIANO VARELA CASTRO
  • Nº Recurso: 10865/2012
  • Fecha: 13/03/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No cabe en casación invocación de vulneración de cualquier tipo de precepto constitucional. La mera alusión a principios genéricos no puede dar lugar al recurso de casación. En el caso, la decisión del Tribunal Superior no es caprichosa y por lo tanto, no es arbitraria. Aunque haya que tomarse en consideración la invocación del error de hecho del artículo 849.2º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, a efectos de la alegación de falta de base razonable bastante, esta vía no está autorizada para el caso del Tribunal de Jurado, cuyo estudio siempre ha de empezar por el pleno respeto a la declaración de hechos probados del Jurado. Suficiente motivación del veredicto del Jurado, cuya decisión no puede tacharse de parcial. El Magistrado Presidente tiene que completar la motivación del veredicto, en caso de que aprecie lagunas. Desdoblamiento de las funciones del Jurado y del Magistrado Presidente respecto de la motivación. El resultado mortal le es imputable al acusado: la imputación objetiva no es tanto una cuestión empírica como una cuestión jurídica y normativa; depende de un juicio de valor sobre que el resultado es la materialización del riesgo creado. La alegación de incongruencia omisiva exige la previa utilización de la vía de subsanación. Las características del arma y el lugar del ataque desvelan el dolo homicida. Declaraciones prestadas cuando está detenida: están amparadas por el derecho a no declarar contra uno mismo aunque excedan de lo puramente exculpatorio.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JUAN RAMON BERDUGO GOMEZ DE LA TORRE
  • Nº Recurso: 2104/2014
  • Fecha: 25/02/2015
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sentencia condena por un delito de asesinato en grado de tentativa a la esposa y absuelve al marido del delito de lesiones del que venía acusado, al no quedar acreditado que éste la hubiera agredido previamente. Análisis de la alevosía: elementos y clases. La alegación de infracción de ley exige el respeto obligado a los hechos probados. Del relato fáctico se desprende que la acusada atacó a su marido con un cuchillo, cuando éste bajaba las escaleras y tenía sus facultades físico-psíquicas disminuidas a consecuencia del alcohol ingerido y el ansiolítico que la recurrente había introducido en su bebida, por lo que se aprecia alevosía. Análisis de los elementos que acreditan el ánimo de matar. Concepto de dolo: directo y eventual. No se dan los presupuestos del desistimiento activo: la recurrente no realiza ninguna acción que tenga como fin impedir el resultado. Análisis de los elementos de la legítima defensa y el miedo insuperable, concluyéndose que no concurren en este caso, ya que ni siquiera consta acreditado que el perjudicado hubiera agredido a su esposa previamente, sólo que ésta le atacó con un cuchillo en varias ocasiones. Tampoco se aprecia arrebato u obcecación. No puede aplicarse atenuante de confesión, pues la recurrente ofreció una versión irreal de lo sucedido. La pena se rebaja en un grado por la tentativa y en otro más por ser la atenuante muy cualificada. No se ha causado indefensión pues se pudieron utilizar todos los medios de defensa. Juez imparcial.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO MONTERDE FERRER
  • Nº Recurso: 11494/2009
  • Fecha: 08/06/2010
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El TS confirma la sentencia de instancia que condenó al recurrente por un delito de asesinato en grado de tentativa. Concurre alevosía por cuanto "el núcleo del concepto de alevosía se halla en una conducta que tiene por finalidad eliminar las posibilidades de defensa por parte del sujeto pasivo. Tal eliminación de posibilidades de defensa puede derivarse de la manera de realizarse la agresión, bien de forma proditoria o aleve, cuando se obra en emboscada o al acecho, a través de una actuación preparada para que el que va a ser la víctima no pueda apercibirse de la presencia del atacante o atacantes hasta el momento mismo del hecho, bien de modo súbito o por sorpresa, cuando el agredido, que se encuentra confiado con el agresor, se ve atacado de forma rápida e inesperada. También puede haber alevosía como consecuencia de la particular situación de la víctima, ya por tratarse de persona indefensa por su propia condición (niño, anciano, inválido, ciego, etc.), ya por hallarse accidentalmente privada de aptitud para defenderse (dormida, drogada, sin conocimiento, anonadada, etc.)". Concluyendo, finalmente con que: "entiende la Sala que en este caso existe alevosía en el acometimiento a la víctima, al haberse producido de forma sorpresiva y rápida, en una zona del cuerpo y con un arma frente a la que no había posibilidad de defensa ". El ataque no se produjo por la espalda pero se menciona en los hechos que se produjo de forma sopresiva.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MIGUEL COLMENERO MENENDEZ DE LUARCA
  • Nº Recurso: 10301/2007
  • Fecha: 19/12/2007
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No infringe el principio acusatorio la apreciación de la agravante de abuso de superioridad cuando, alegada la alevosía, se descarta su concurrencia, siempre que se mantengan sustancialmente los hechos imputados. No concurre la atenuante de arrebato u obcecación, pues en el caso, la reacción violenta del acusado se produce al percatarse de la conversación de la víctima con un tercero, en la que no consta que se deslizaran comentarios o afirmaciones que le pudieran afectar especialmente de forma personal. Por lo tanto, ni el estímulo puede considerarse suficiente en relación con la conducta desarrollada, ni tampoco ésta puede valorarse como autorizada por las normas de convivencia. Concurriendo una agravante con dos atenuantes el Tribunal puede reducir la pena al grado inferior, pero no viene obligado legalmente a ello. Desde luego, las circunstancias del caso no aconsejan tal reducción, por lo que esta Sala entiende que el Tribunal Provincial actuó de forma razonable. Concurren los elementos objetivos de la agravante de ensañamiento, en cuanto que ya al final de la agresión se causaron heridas graves innecesarias para el resultado pretendido en el inicio del ataque, y además dirigidas a zonas del cuerpo demostrativas de la voluntad de incrementar la lesividad de la acción. Y también los elementos subjetivos, pues es clara la voluntad del sujeto orientada a causar un mal mayor e innecesario, exteriorizada por sus mismas expresiones.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: SIRO FRANCISCO GARCIA PEREZ
  • Nº Recurso: 10362/2008
  • Fecha: 26/12/2008
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: En la sentencia y respecto a la situación psíquica del acusado, no cabe apreciar falta de motivación, tutela judicial efectiva o error en la apreciación de la prueba. Con la localización de los orificios de entrada de los primeros proyectiles en la parte posterior del cuerpo, no cabe negar la racionalidad de la inferencia de la Audiencia sobre lo sorpresivo del ataque. Tampoco cabe achacar irracionalidad a la conclusión de la Audiencia acerca de la enervación de la presunción de inocencia sobre el animus necandi en el ataque a Emilio. No aparece en el factum, como base de la imputabilidad, anomalía o alteración psíquica transitoria o no transitoria de las previstas en el número 1º del art. 20 CP. Y, en cuanto a la embriaguez, no procedía apreciar la eximente completa o incompleta sino la atenuante analógica que ha sido aplicada. Viene a explicar la Audiencia, con criterio aceptable, que, siendo la suma consignada inferior a la cuantía de la responsabilidad civil por el asesinato, aplica únicamente a ese delito la atenuante de reparación del año.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MIGUEL COLMENERO MENENDEZ DE LUARCA
  • Nº Recurso: 10422/2011
  • Fecha: 18/10/2011
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: En un supuesto de asesinato y estragos terroristas, el TS establece el criterio más reciente sobre el valor de las declaraciones policiales no ratificadas judicialmente: no se pueden valorar como prueba de cargo y deben excluirse, por lo tanto, del acervo probatorio, aun cuando, si han sido practicadas de forma inobjetable, hayan podido constituir un mecanismo válido a efectos de orientar la investigación y aportar elementos cuya comprobación pueda ser luego adecuadamente valorada. El TS niega la condición de víctima a una funcionaria que no se encontraba en el lugar en el que se cometió el atentado, aunque ya estaba destinada en el mismo, pero no se había siquiera trasladado al quedar retenida en su anterior destino. Por lo tanto, los trastornos psíquicos que padece, aun cuando de alguna forma se relacionen con la impresión que le produjo el suceso, no se derivan directamente del hecho delictivo, que ocurrió cuando ella no se encontraba siquiera en el lugar, sino del conocimiento que, a distancia, tuvo del mismo. Por ello, sólo reconoce derecho a indemnización por la pérdida de sus ropas y enseres que se perdieron en el atentado.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ALBERTO GUMERSINDO JORGE BARREIRO
  • Nº Recurso: 11329/2010
  • Fecha: 23/05/2011
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La STS, tras reiterar la consolidada doctrina jurisprudencial relacionada con el ataque alevoso, considera acertada su apreciación en el caso por la Sala de instancia, al haber atacado el procesado a su víctima sorpresivamente, arrastrándola hacia el vehículo antes de que pudiera reaccionar. El considerable numero de puñaladas que le propinó en diversas zonas corporales con un arma idónea para producir la muerte -que no llegó a producirse por causas ajenas a la voluntad del autor- no justifica, por sí mismo, un ensañamiento con la víctima. La tipicidad de la conducta de agarrar a la víctima y arrastrarla hasta el coche queda embebida en la propia acción homicida. El acto de entregarse a la Fuerza pública poco después de ejecutar la acción, cuando el procesado iba de regreso a su domicilio, merece ser valorado como atenuante de confesión. El desprestigio al que el procesado sometió a su víctima tras romperse la relación de pareja, junto con el envío de fotografías suyas de contenido sexual a terceras personas no constituye "trato degradante" en el sentido del art. 173.1 CP, siendo, en cambio, subsumible en el delito de injurias graves. No se dan tampoco elementos bastantes para apreciar una violencia psíquica habitual durante la relación de noviazgo, como tampoco factores intimidantes añadidos que puedan ser subsumidos en el tipo penal de las amenazas.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MIGUEL COLMENERO MENENDEZ DE LUARCA
  • Nº Recurso: 11026/2009
  • Fecha: 14/07/2010
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Validez como prueba de cargo de la lectura de las declaraciones sumariales de los testigos. Requisitos que ha de reunir y supuestos en los que procede. Constancia en el procedimiento de la imposibilidad de localizar al testigo aunque no se especifiquen en concreto en la sentencia. Testigos protegidos: doctrina del TEDH y de la Sala. La defensa no solicitó la comunicación de la identidad de los testigos protegidos, medida que compensa la desventaja inicial para la defensa del acusado de su desconocimiento. Suficiente acreditación del carácter y finalidad violenta de la asociación (banda latina). Suficiencia de la motivación: no sólo se recoge el contenido de la declaración de cada testigo, sino que también se expresan los juicios de valoración. Teorías sobre la coautoría. Superación de las tesis subjetivas. La aportación como organizador y preparador del ataque le atribuye carácter de coautor. Hay alevosía: aunque se tratase la víctima de un miembro de una banda rival, no por ello debía estar siempre en guardia. El ataque fue súbito y sin previo aviso. La aportación esencial descrita hace innecesaria aplicar la doctrina de la comisión por omisión en posición de garante. Suficiente motivación de la pena: especial brutalidad de la agresión. Prueba insuficiente respecto a uno de los recurrentes: la prueba practicada acredita su presencia en el lugar de los hechos pero no su participación en los mismos. Hallazgos casuales. No hay base para la apreciación de ensañamiento.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JULIAN ARTEMIO SANCHEZ MELGAR
  • Nº Recurso: 10883/2010
  • Fecha: 25/02/2011
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El acusado fue condenado en la instancia como autor de un delito de asesinato en grado de tentativa. El mismo hacía dos días que había cumplido los 18 años, si bien se encontraba fugado de un Centro de Menores, donde cumplía una medida de internamiento en centro en régimen semiabierto. La sentencia de instancia declara la responsabilidad civil de la entidad pública correspondiente. La citada entidad interpone recurso que es estimado por el TS. Afirma que la jurisprudencia se ha mostrado reacia a declarar la responsabilidad civil de la Administración con respecto a los delitos cometidos por los internos cuando disfrutan de un permiso de salida, que podría ser un supuesto análogo al planteado, con cita de las resoluciones que tratan sobre la materia. Por ello, dicta sentencia en donde se deja sin efecto la responsabilidad civil subsidiaria declarada por el Tribunal de instancia.