• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JULIAN ARTEMIO SANCHEZ MELGAR
  • Nº Recurso: 11595/2008
  • Fecha: 30/12/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Las declaraciones autoincriminatorias en sede policial, efectuadas con todas las garantías y en presencia de letrado, de las que posteriormente se retracta, pueden tener valor de prueba de cargo suficiente siempre que se introduzcan en el plenario a través de la declaración de los agentes judiciales ante quienes se hicieron. No cabe de manera a priori negar eficacia a los testimonios de los funcionarios de policía por los hechos de los que tuvieron noticia, sino se acredita algún tipo de irregularidad en la obtención de la declaración o se introducen elementos que generen dudas. Las declaraciones de los agentes constituyen una prueba testifical más y pueden ser valoradas por el Tribunal sin que tengan valor de referencia. En las declaraciones de los agentes que asisten en sede policial no es una declaración de referencia propiamente. Los tres recurrentes tenían conocimiento de que portaba en un arma de que carecían de autorización administrativa. El subtipo agravado de tener el número borrado sólo se aplica al que efectivamente tenía conocimiento de ello. Hubo alevosía por el ataque sorpresivo de que fue objeto la víctima. La pericial citada no acredita error del alguno del Tribunal. Habida cuenta de las circunstancias, fecha en que se produjo la acción tendente a lograr la impunidad del autor y que ya estaba éste detenido, no puede estimarse que concurran las exigencias del delito de encubrimiento.
  • Tipo Órgano: Audiencia Nacional. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MARIA DE LOS ANGELES BARREIRO AVELLANEDA
  • Nº Recurso: 72/2007
  • Fecha: 21/05/2010
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Atentado terrorista en la Terminal 4 del aeropuerto de Madrid. Delito de estragos: colocación de una furgoneta cargada de explosivos (nitrato amónico). Asesinatos terroristas, cualificados por la alevosía. Consumación y tentativa. Agravante de disfraz, al haberse desfigurado el rostro el conductor de la furgoneta con una mascarilla y cubierto con gorra. Acusados que guardan silencio en el juicio. Confesión policial de un acusado, de contenido auto y heteroincriminatorio, que se introduce por medio de la declaración de los agentes que le interrogaron. Procedimiento penal abierto por delitos de tortura y lesiones en relación a las que presentaban dos de los acusados durante la detención. Análisis de la voluntariedad de la confesión: declaración del letrado de oficio que les asistió y del médico forense. Afirmación de la regularidad de las tres declaraciones que hizo el acusado ante la policía. Corroboración de la declaración del coimputado: contrato de alquiler del coche empleado por los autores y de la adquisición de un teléfono; imágenes del sistema de video vigilancia que evidencian cómo el conductor de la furgoneta se había desfigurado el rostro; estudio pericial de las imágenes que demuestra compatibilidad de la estatura del autor con la del acusado; ocupación de anotaciones de los telefónos a donde llamó el comando para avisar de la explosión y pericial de identificación de voces. Individualización de la pena y límite de cumplimiento. Responsabilidad civil.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANTONIO EDUARDO PEDREIRA ANDRADE
  • Nº Recurso: 2000/1999
  • Fecha: 30/10/2000
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Asesinato alevoso. Existencia de prueba de cargo que desvirtúa la presunción de inocencia.Doctrina jurisprudencia sobre la presunción de inocencia. Unión de testimonios. El proceso instaurado por la Ley Orgánica del Tribunal del Jurado no es un proceso completo y autosuficiente, sino un proceso con importantes peculiaridades. Correcta valoración de la prueba. El testigo que declara sobre la contradicción de unas declaraciones sumariales y las prestadas en el juicio oral está prestando una declaración ante el Jurado perfectamente licita y que surte plenos efectos probatorios ya que lo que dice y contesta está prestado en el juicio oral, coincida o no con lo anterior; todo ello con independencia de que a los integrantes del Jurado les ofrezca mayor o menor credibilidad o veracidad el testigo y ponderen, en mayor o menor medida, su declaración a la hora de configurar los hechos y realizar la valoración conjunta de la prueba. Declaraciones sumariales. Testigos de referencia, doctrina jurisprudencial. Prueba indiciaria. Motivación sentencias. Interdicción de la arbitrariedad.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ALBERTO GUMERSINDO JORGE BARREIRO
  • Nº Recurso: 10637/2012
  • Fecha: 25/01/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La prueba solicitada, consistente en el informe de un psiquiátra que trató al acusado, no era necesaria ni podía practicarse. El perito no compareció ni a la primera citación ni a la segunda, porque se habia trasladado al extranjero y habían depuesto otros peritos en el acto de la vista oral. Innecesariedad de la duplicidad del informe pericial. Existencia de una conducta intimidatoria contra la persona que intenta auxiliar a la víctima, contra la que se blande un arma que le obliga a salir huyendo. No se trató de una apreciación subjetiva. En el delito de maltrato habitual en el ámbito familiar se castigan conductas consistentes en la ejecución de actos de violencia física o psíquica perpetrados de forma asidua sobre sujetos comprendidos en el ámbito familiar, con los que se convive o concurre una vinculación personal persistente. El bien jurídico protegido es la dignidad de la persona y su derecho a no ser sometida a tratos inhumanos. Se incurre en error al introducir, para fundamentar la habitualidad, un episodio por el que fue absuelto, aunque no influye en el resultado. Tipos y requisitos de la circunstancia de alevosía: en el caso, hay una alevosía proditoria. El acusado se abalanza sobre la víctima, por la espalda, de forma súbita y sorpresiva. Hubo ensañamiento: el acusado rocía con gasolina a la víctima cuando está malherida. No hay anomalía psíquica: el acusado sufre un trastorno bipolar pero no se acredita la afectación de la capacidad de querer y entender.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial. Tribunal Jurado
  • Municipio: Almería
  • Ponente: MANUEL ESPINOSA LABELLA
  • Nº Recurso: 6/2012
  • Fecha: 25/06/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Por encargo remunerado de un tercero ya enjuiciado, el acusado mató a quien fue pareja de aquél disparándole por sorpresa con una escopeta del coche causando su muerte. Disponiendo de suficiente prueba de cargo, contrastada por el Magistrado Presidente, y en veredicto suficientemente motivado se le declara culpable de un delito de delito de asesinato y otro de tenencia ilícita de armas de, respectivamente, el art. 139.1 y 2 y 564.2 CP. Se aprecia la atenuante analógica de dilaciones indebidas, aun provocadas por la dificultad para identificar al acusado. No se estimó demostrada la drogadicción del acusado.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Melilla
  • Ponente: MARIANO SANTOS PEÑALVER
  • Nº Recurso: 2/2009
  • Fecha: 30/10/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Con un pormenorizado estudio de las pruebas, el tribunal consideró demostrado que durante el ingreso hospitalario de su hija, de poco más de 3 años de edad, a través de la sonda nasogástrica de alimentación que tenía conectada, la acusada con una jeringa suministró a la niña etanol, provocando una intoxicación etílica aguda con concentración letal de alcohol, pudiéndose evitar la muerte gracias a una rápida intervención médica. La procesada, de quien no se pudo concluir que padeciese trastorno psiquiátrico grave, es condenado como autora de un delito de asesinato en grado de tentativa. No se aprecia la agravante de parentesco al no ser reclamada, peor al imponer la pena se tiene en cuenta, aparte del carácter acabado de la acción, la mayor gravedad del hecho derivada de la concurrencia del fundamento de tal agravación. Misma razón que determina la imposición de la pena de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de patria potestad, aparte de la prohibición de aproximación y contacto con la víctima.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: PERFECTO AGUSTIN ANDRES IBAÑEZ
  • Nº Recurso: 11013/2008
  • Fecha: 07/04/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Si bien la interesada tuvo constancia del origen ilegítimo del celular, en cambio, no puede decirse acreditado que conociera los pormenores de la sustracción. Y, así, no es descartable que la misma hubiera podido pensar en un hecho ocasional y aislado constitutivo de falta de hurto, como antecedente; supuesto éste en el que la conducta sería atípica, por falta de encaje en la previsión del art. 299.1 CP. Las relaciones entre los delitos de detención ilegal y robo con intimidación van desde la existencia de un concurso aparente de normas en los casos de una afectación a la libertad deambulatoria de mínima duración, producida en el curso de la propia actividad de apoderamiento y de manera que resultase limitada al tiempo estrictamente necesario para llevarla a cabo a la de un concurso medial cuando cuando la detención sea el necesario para cometer el robo y se produzca durante la ejecución de éste, si la privación de libertad por sí misma tiene una relevancia tal que rompe la estricta relación de funcionalidad, afectando de manera autónoma al bien jurídico tutelado por el delito de detención ilegal hasta incluso real cuando cuando la privación de libertad tenga lugar después de cometido el robo o se prolongue de manera gratuita, desde el punto de vista de la necesidad de asegurar el fin perseguido por éste. Finalmente se estiman aplicables las agravantes de alevosía, ensañamiento y aprovechamiento de las circunstancias de lugar.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CARLOS GRANADOS PEREZ
  • Nº Recurso: 11222/2007
  • Fecha: 20/06/2008
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La Sala considera que no se ha vulnerado la tutela judicial efectiva pues no puede afirmarse que las pruebas rechazadas fuesen relevantes ni decisivas en términos de defensa. Tampoco se ha vulnerado el secreto de las comunicaciones, dado que los autos en los que acordaron las escuchas telefónicas están suficientemente motivados, al incorporarse datos objetivos que evidenciaban la indiciaria participación del recurrente en los hechos gravísimos objeto de investigación, acordándose, además, con relación a personas presuntamente implicadas, respetando también las exigencias constitucionales del principio de proporcionalidad, ya que se aportaron buenas razones o fuertes presunciones de que las personas cuyos teléfonos se intervenían pudieran haber intervenido en tales crímenes. Ha existido, pues, prueba de cargo, legítimamente obtenida en el acto del plenario y la Sala debe ceñirse a la supervisión de que ha existido tal prueba de cargo, la comprobación de que la actividad probatoria se ha practicado con todas las garantías y que el órgano de enjuiciamiento ha exteriorizado las razones que le han conducido a constatar el relato de hechos probados a partir de la actividad probatoria practicada; y el control de la razonabilidad del discurso que une la actividad probatoria y el relato fáctico resultante produciéndose comunicabilidad de la responsabilidad por muerte de la víctima.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CARLOS GRANADOS PEREZ
  • Nº Recurso: 10529/2008
  • Fecha: 12/02/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Concurre la circunstancia cualificadora de alevosía. El acusado ejecutó la agresión de forma súbita e inesperada sobre la víctima a la que asfixió impidiéndole toda reacción defensiva. La agresión se produjo por la relación de pareja existe entre agresor y víctima: así lo acredita que el ataque se produjo tras manifestar la víctima que no quería continuar su relación. Las erosiones que presentaba el acusado demuestran sólo una mínima resistencia que no excluye la alevosía. Los informes periciales acreditan que la muerte de la víctima se produjo por asfixia sin posibilidad de defensa. No hay falta de claridad en los hechos probados que recogen una narración de lo sucedido clara y sin confusión o duda. El Tribunal a quo motivó con suficiencia las causas, hechos y circunstancias que tuvo en cuenta para, en base al veredicto de culpabilidad del jurado, dictar sentencia. Se motiva sobre la concurrencia de los elementos de delito apreciado y de la circunstancia de alevosía, así como de la prueba de cargo tomada en consideración y de los elementos que integran la agravante de parentesco.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANTONIO EDUARDO PEDREIRA ANDRADE
  • Nº Recurso: 17/2006
  • Fecha: 14/02/2007
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Asesinato, falta de hurto. Agravante de abuso de confianza. Interpretación del artículo 46.5 de la LOTJ, doctrina jurisprudencial. Prueba practicada con arreglo a derecho. Testigo de referencia, doctrina jurisprudencial. Pruebas sumariales, valoración por el Jurado. Silencio del acusado. Prueba de inspección ocular: Es imprescindible para que pueda admitirse esta prueba para el juicio oral, que se precise por qué razón concreta tiene que ir el Tribunal al lugar de los hechos, que se diga qué circunstancia es la que tiene que percibir allí el Tribunal, que pueda justificar el traslado fuera de la sala, donde el juicio se ha de desarrollar. Tutela judicial efectiva, existencia, inexistencia de indefensión. Valor declaraciones sumariales, doctrina jurisprudencial. Asesinato, existencia. Alevosía, concepto, clases, casuistica del Tribunal supremo. Abuso de confianza, existencia, doctrina jurisprudencial. Presunción de inocencia desvirtuada por la prueba de cargo, doctrina jurisprudencial sobre esta presunción. La valoración del material probatorio aportado al proceso es facultad, que pertenece a la potestad jurisdiccional, que corresponde en exclusiva a los Jueces y Tribunales.