• Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
  • Municipio: Valencia
  • Nº Recurso: 7/2003
  • Fecha: 29/05/2003
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Asesinato (alevoso) con la agravante de precio. Motivación veredicto: existencia al exponer y razonar el jurado de forma escueta y sencilla por qué declara unos hechos probados y otros no de entre los que constituyen el objeto del veredicto y permite a las partes conocer las pruebas y razones en base a las que efectúa tales declaraciones y en atención a las que llega a la convicción de declararlos culpables de la muerte de que se les acusa, relacionando las que ha tenido en cuenta para formar su convicción y el motivo de dar más credibilidad a unas pruebas sobre otras. Improcedencia de devolución de la causa a la Audiencia para celebrar nuevo juicio. Inexistencia de arrebato al ser incompatible con los hechos declarados probados de los que no puede deducirse que en la ejecución del hecho concurriera en la acusada una perturbación momentánea de la inteligencia y la sobreexcitación de la voluntad que exige dicha atenuante. Inexistencia de vulneración de la presunción de inocencia, existencia de prueba de cargo suficiente. Las declaraciones de los acusados y testigos prestadas en la fase de instrucción con todas ls garantías procesales, que son incorporadas al plenario mediante testimonio, siendo interrogados sobre las contradicciones entre lo que declaran en el juicio oral y lo que declararon, pueden ser valoradas libremente por el Juez, Tribunal o los Jurados. Inexistencia de la agravante de parentesco, que no se aprecia en la sentencia. Pena impuesta correcta.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Sevilla
  • Ponente: MIGUEL ANGEL GOMEZ PEREZ
  • Nº Recurso: 6528/2002
  • Fecha: 30/12/2002
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se condena como autor de asesinato alevoso (aparte ensañamiento), en tentativa acabada, a quien de forma inopinada y sorpresiva, primero atropella a la víctima con el coche, acelerando e invadiendo el carril contrario por el que aquélla cruzaba, y luego, tras quedar la misma en el suelo lesionada, la intenta degollar por la espalda, sin lograrlo a causa de la intervención de terceras personas, llegando, no obstante, a propinar múltiples puñaladas a la víctima en un afán dañino que detemrina al tribunal a apreciar ensañamiento. Por falta de prueba rechaza el tribunal la enajenación mental subsidiariamente alegada por la defensa.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Sevilla
  • Ponente: ANGEL MARQUEZ ROMERO
  • Nº Recurso: 7230/2002
  • Fecha: 17/02/2003
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Ante la negativa de la esposa de yacer con él, el acusado cogió una botella con gasolina con la que entró en la cocina acercándose por la espalda a aquélla, rociando con gasolina su cabeza y espalda y prendiéndole fuego a continuación. El tribunal infiere el ánimo de matar por el medio utilizado y la ulterior actitud del procesado, permaneciendo impasible ante la angustiosa situación de su esposa, que pudo ser ayudada por vecinos. Se le condena como autor de un asesinato alevoso en grado de tentativa acabada. No se aprecia la agravante de ensañamiento por cuanto el empleo del fuego como medio comisivo del homicidio fue objeto de subsunción en la alevosía. Al mismo tiempo es condenado como autor de un delito de lesiones agravadas por emplo de fuego, ya que al actuar como actuó el acusado se desentendió de la presencia de un hijo menor impedido que resultó alcanzado por las llamas, sufriendo quemaduras de primer y segundo grado. En ambos delitos es apreciada la agravante de parentesco, y se rechaza la atenuante de embriaguez alegada.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
  • Municipio: Valencia
  • Ponente: JUAN CLIMENT BARBERA
  • Nº Recurso: 9/2003
  • Fecha: 07/07/2003
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Asesinato alevoso, agravante de parentesco y atenuante de confesar el hecho a las autoridades. Inexistencia de infracción de normas y garantías procesales:a.-inexistencia de contradicción de los hechos probados en relación a la actuación sorpresiva de la acusada; b.-Inexistencia de falta de claridad respecto del ataque sorpresivo, sin que se subsanara previamente al tiempo de la fijación del objeto del veredicto;c.-Inexistencia de defectos en la proposición del objeto del veredicto, sin que la parte recurrente propusiera una redacción alternativa a lo que entiende ahora un defecto. Motivación veredicto, doctrina jurisprudencial. Aquella se ha de producir en los términos que establece la Ley del Jurado. En este caso el Jurado motivó su veredicto, indicando los medios de prueba en que se basó para declarar los hechos probados y los no probados los sometidos a su consideración. Presunción de inocencia desvirtuda, existencia de prueba de cargo suficiente en relación con el ataque sorpresivo, siendo inviable calificar los hechos como homicidio al declarar el Jurado que el ataque se produce sorpresivamente impidiendo o disminuyendo las posibilidades de defensa de la víctima, dado su estado de embriaguez y carencia de las protesis de las piernas y lugar en donde se producen los hechos, basándose en las declaraciones de los médicos forenses, fotos exhibidas y declaraciones de la acusada. Indemnización hijos víctima correcta al basarse en la relación parental y en la privación de esta
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
  • Municipio: Santander
  • Ponente: JOSE LUIS GARAYO SANCHEZ
  • Nº Recurso: 2/2001
  • Fecha: 24/12/2001
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Asesinato alevoso, agravante de motivos racistas, atenuante analógica. Existencia de ánimo de matar. Existencia de alevosía al atacar el acusado con furia y de forma sorpresiva, sin previo enfrentamiento con la víctima, a la que golpeó estando inconsciente en el suelo, con un tablón en la cabeza. Existencia de la agravante de motivos racistas pues el jurado declaro probado que el acusado atacó a la víctima porque pensó que era mariquita y gay. Rechazo de la vulneración de la presunción de inocencia pues al tribunal de apelación le está vedado llevar a efecto cualquier otra valoración del material probatorio que se encuentre en las actuaciones, habiendo existido prueba de cargo, consignando el jurado una sucinta explicación de las razones por la que aceptaron y rechazaron determinados hechos como probados, en base a las declaraciones del acusado y testigos, documentos e informes periciales, pruebas todas que se llevaron a efecto con todas las garantías procesales, de forma directa e inmediata por los jurados, con la oralidad y publicidad exigidas. La Sentencia relata y analiza con adecuada coherencia tanto los hechos debatidos como las circunstancias concurrentes, señalando en cada uno de ellos las pruebas de cargo en que los apoya con las razones de su justificación, apareciendo que en todo y siempre se respetó el principio de presunción de inocencia y las garantías procesales exigidas. Inexistencia de eximente de alteración psíquica.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
  • Municipio: Logroño
  • Ponente: LUIS ANTONIO LOMA-OSORIO FAURIE
  • Nº Recurso: 3/2000
  • Fecha: 21/02/2001
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Asesinato. Robo con intimidación. Atenuante de arrepentimiento espóntaneo, requisitos, inexistencia dada la ausencia de casi todos los requisitos que conforman esta atenuante. La inclusión en el objeto del veredicto referente sólo a su entrega en el cuartel de la Guardia Civil resultaba injustificada por su irrelevancia jurídico penal. Motivación del acta del Jurado. Lo que se denuncia no es la falta de motivación, sino todo lo contrario, pues se achaca que el acta era tan precisa en su motivación que induce a pensar que tuvo que ser redactada por alguien ajeno al Jurado, siendo redactada por el portavoz del Jurado. Inexistencia de la atenuante de drogadicción, características. Las pruebas practicadas no permiten aplicar dicha atenuante, ni evidencian el error del Jurado en la no aplicación de esta atenuante. Existencia de ánimo de matar. Criterios de inferencia del ánimo de matar: a) la dirección, el número y la violencia de los golpes; b) las condiciones de espacio, lugar y tiempo; c) las circunstancias conexas con la acción; d) las manifestaciones del culpable, junto a lo acontecido antes y después de la agresión; e) las relaciones personales habidas entre agresor y agredido; f) las características del arma utilizada. Criterios todos ellos no cerrados, ni ecluyentes entre si sino complementarios. Existencia de alevosía, requisitos, clases. La esencia de la alevosía, cualquiera que sea, estriba en la inexistencia de la posibilidad de defensa.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Oviedo
  • Ponente: MANUEL VICENTE AVELLO CASIELLES
  • Nº Recurso: 3/2002
  • Fecha: 26/11/2003
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La acusada discutió con su víctima en el domicilio de ésta, y cuando la misma se retiró a su dormitorio, entró y, sin encender la luz, con un cuchillo de cocina le asestó 7 puñaladas en el tórax que le produjeron la muerte. Luego abandonó la casa llevándose consigo el arma. El Jurado declaró a la acusada culpable de un delito de asesinato alevoso del artículo 139.1 CP: existió una agresión desproporcionada y sorpresiva a una víctima, acostada en la cama, totalmente indefensa y desprevenida. Se le aprecia como muy cualificada la atenuante del artículo 21.6 en relación con el 21.1 y 20.1 CP, ya que la acusada padecía un trastorno limite de personalidad de tipo impulsivo con dificultad de auto control, con coeficiente intelectual que no excede de 80 (retraso mental leve), así como encefalopatía alcohólica que, en casos de ingesta, podía limitar sus facultades, de modo que al cometer los hechos tenía alteradas notablemente su inteligencia y voluntad. No se da por probado que la acusada estuviese influenciada por la ingesta de alcohol o ansiolíticos ni siquiera que los hubiese tomado. Por ello, el Magistrado-Presidente opta por la rebaja de la pena típica en sólo 1 grado, explicándolo con base en la cierta reflexión mostrada por aquélla al cometer los hechos y con posterioridad. En cuanto a las responsabilidades civiles, planteado a efectos dialécticos la supuesta enemistad del fallecido con su hijo, ello no es razón para desestimar la pretensión indemnizatoria.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Jaén
  • Nº Recurso: 4/2002
  • Fecha: 18/12/2002
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Los dos acusados, provistos de puñal y palo, causaron a la víctima 15 heridas incisas y corto punzantes en cara, extremidades superiores, hemitorax derecho, región lumbar derecha, y región glútea izquierda, que afectaron vasos renales determinando su muerte por shock hemorrágico o hipovolémico. Aunque no pudiera precisarse qué heridas fueron causadas por cada acusado, su actuación conjunta determina su coautoría. El Magistrado-Presidente al redactar la sentencia se plantea que la existencia de heridas de defensa en la víctima puede hacer pensar más que en la alevosía, en el la agravante de abuso de superioridad, con la consiguiente influencia en la calificación de los hechos, Admitiendo que esta tesis "pudiera ser más acorde con la doctrina jurisprudencial y con la gravedad de los hechos", concluye que "al no proponerse (tal tesis) en los escritos de calificación no pudo tampoco incluirse en el objeto del veredicto, ni consecuentemente ser examinada y votada por el Jurado". En ambos acusados de aprecia la atenuante de drogadicción del artículo 21.2 del Código Penal. En cambio, el Jurado declaró no probada la concurrencia de las restantes circunstancias alegadas por las defensas. A la hora de valorar las pruebas el Jurado tuvo en cuenta las declaraciones sumariales -leídas en el plenario- de algunos testigos. La sentencia no considera que ello sea improcedente.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Oviedo
  • Ponente: ANTONIO LANZOS ROBLES
  • Nº Recurso: 9/2003
  • Fecha: 25/06/2004
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La Audiencia Provincial condenó al acusado como autor de dos delitos de asesinato, uno consumado y el otro intentado, descartando la prueba de un delito de allanamiento de morada. Se le aprecia la eximente de de anomalía psíquica por padecer «esquizofrenia paranoide crónica», con antigua sintomatología psicótica y un grado tal de enajenación profunda que hacían irrelevante determinar si cometió o no los hechos en fase aguda o en fase comicial. No se aceptan en cambio la agravante de ensañamiento, ya que del ataque súbito y brutal a ambas víctimas sólo cabe deducir el ánimo de matar, pero el de aumentar sus padecimientos. Tampoco el abuso de superioridad, incompatible con la alevosía. Se impone al reo la medida de seguridad de internamiento en centro psiquiátrico, lo que hace innecesaria las medidas de alejamiento instadas.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANTONIO EDUARDO PEDREIRA ANDRADE
  • Nº Recurso: 2000/1999
  • Fecha: 30/10/2000
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Asesinato alevoso. Existencia de prueba de cargo que desvirtúa la presunción de inocencia.Doctrina jurisprudencia sobre la presunción de inocencia. Unión de testimonios. El proceso instaurado por la Ley Orgánica del Tribunal del Jurado no es un proceso completo y autosuficiente, sino un proceso con importantes peculiaridades. Correcta valoración de la prueba. El testigo que declara sobre la contradicción de unas declaraciones sumariales y las prestadas en el juicio oral está prestando una declaración ante el Jurado perfectamente licita y que surte plenos efectos probatorios ya que lo que dice y contesta está prestado en el juicio oral, coincida o no con lo anterior; todo ello con independencia de que a los integrantes del Jurado les ofrezca mayor o menor credibilidad o veracidad el testigo y ponderen, en mayor o menor medida, su declaración a la hora de configurar los hechos y realizar la valoración conjunta de la prueba. Declaraciones sumariales. Testigos de referencia, doctrina jurisprudencial. Prueba indiciaria. Motivación sentencias. Interdicción de la arbitrariedad.