• Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Bilbao
  • Ponente: JOSE FELIX LAJO GONZALEZ
  • Nº Recurso: 33/2020
  • Fecha: 22/12/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Actuando como Tribunal de instancia, la Sala declara que el cese por fin de contrato de trabajo temporal que acordó la empresa de 14 de sus trabajadores constituye despido nulo, puesto que la contratación temporal de soporte -contrato de obra o servicio determinado- no permitía esa extinción, ya que el objeto o la obra contratada (torneos de pocker, contratando croupiers al efecto) no se había terminado, siendo la real causa de terminación, la pandemia COVID, lo que provocó que la empresa actuase un ERTE por fuerza mayor de los trabajadores fijos y diese por terminados los contratos de los temporales. Esos catorce contratos deben ser computados a los efectos de determinar si el despido objetivo se ha de encauzar por la vía del despido colectivo o individual y por ello, debiendo haberse seguido los cauces del despido objetivo si se pretendía terminar aquellos contratos antes del fin de la obra o servicio contratados, s concluye que debió haberse seguido el trámite legalmente previsto para el despido colectivo y no habiéndose seguido el mismo, se ha de calificar tales despidos como nulos, lo que conlleva la obligación de readmisión y abono de salarios de tramitación. Empero, la estimación de la demanda de despido colectivo es parcial, ya que la Sala no aprecia vulneración de derechos fundamentales alguna y por ello, no condena al abono de indemnización por ello que se pedía para cada uno de esos catorce despedidos. No existe discriminación prohibida entre temporales y fijos.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MARIA LUISA SEGOVIANO ASTABURUAGA
  • Nº Recurso: 352/2017
  • Fecha: 22/12/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Recurre la empresa demandada, DIA, SA, en casación para la unificación de doctrina frente a la sentencia de suplicación que, confirmando la de instancia, declaró la nulidad del despido del actor por discriminación. La empresa recibió comunicación del abogado del trabajador indicando que este se encontraba privado de libertad por causa penal, y la empresa suspendió el contrato hasta que recayera resolución judicial firme que pusiera fin al procedimiento penal, y dio de baja al trabajador en la seguridad social. Finalmente procedió a su despido comunicado por burofax a su domicilio cuando el trabajador estaba en prisión, sin que en la carta de despido constara la causa justificativa del mismo. Tras cumplir la condena, el actor solicitó su reincorporación a la empresa que le fue denegada. La sentencia del Tribunal Supremo ahora comentada desestima el recurso por falta de contradicción en los tres motivos planteados: incongruencia, caducidad de la acción e improcedencia del despido, al no concurrir los requisitos el art. 219 LRJS.
  • Tipo Órgano: Juzgado de lo Social
  • Municipio: Barcelona
  • Ponente: FRANCESC XAVIER GONZALEZ DE RIVERA SERRA
  • Nº Recurso: 385/2018
  • Fecha: 21/12/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Estima el Juzgador la demanda de la trabajadora despedida por bajo rendimiento fijando (con carácter previo a la calificación de litis) el propuesto por la actora pues el invocado de contrario (además de no adecuarse a la actividad de su empleador) acordó unas condiciones de trabajo inferiores - salario y jornada - de las del convenio de referencia. En respuesta a la pretendida nulidad del despido impugnado (razón de etnia) advierte el juzgador sobre la inexistencia de indicio alguno del que deducir la injustificada vulneración de un derecho fundamental; examinando (respecto a la alegada superación del umbral numérico previsto para el despido colectivo) lo decidido por el TJUE sobre la cuestión prejudicial planteada por el órgano sentenciador según el cual deben siempre computarse las extinciones anteriores o posteriores dentro del total periodo de 30 o 90 días al que la norma se refiere. Superado este umbral numérico, la nulidad de la extinción afectada comportaría (en principio) una condena a la inmediata readmisión pero en la medida que el legislador prevé la posibilidad de declarar directamente la extinción de la relación laboral en el momento en que se acredite la imposibilidad de readmitir al trabajador por cierre de la empresa (cuando, como es el caso, se solicite expresamente por el trabajador y se acredite aquella imposibilidad) así se declara con la condena a la indemnización pertinente junto al abono de los salarios de trámite.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Zaragoza
  • Ponente: JOSE ENRIQUE MORA MATEO
  • Nº Recurso: 581/2020
  • Fecha: 21/12/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Recurre la empresa su condena por despido improcedente por entender inexistente la subrogación que la sustenta bajo un primer motivo de nulidad (de actuaciones) fundamentado en la incongruencia omisiva (y deficit de motivación) en que incurre el pronunciamiento de instancia que la Sala rechaza porque ésta lo es por remisión a una anterior resolución del Tribunal sí da respuesta a la cuestionada obligación de subrogación. Desde la condicionante dimensión que ofrece su inalterado relato confirma la Sala el hecho subrogatorio producido al amparo del convenio del sector y de la Ordenanza Siderometalúrgica; reiterando, así, el criterio ya sustentado en anteriores pronunciamientos sobre similar cuestión pues es precisamente la fuerza vinculante de los convenios colectivos la que habilita la eficacia de la Ordenanza. En respuesta al recurso del trabajador (dirigido a que se declare la nulidad de la extinción impugnada por incumplirse los requisitos del despido colectivo) se advierte sobre la intima conexión existente entre un inalterado presupuesto fáctico y la censura dirigida a combatir la conclusión obtenida en base a los mismos al no existir datos que permitan entender que la no aceptación de la subrogación en los contratos de 19 trabajadores constituye un despido colectivo tácito; siendo así, además, que este número no supera el de 20 para el centro de trabajo (esto es, en los términos a que alude la Directiva Comunitaria).
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Murcia
  • Ponente: MANUEL RODRIGUEZ GOMEZ
  • Nº Recurso: 553/2020
  • Fecha: 21/12/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El actor, peón agrícola, ha prestado servicios para la empresa HERNANDEZ ZAMORA SA, habiendo suscrito 5 contratos temporales de 1 mes cada uno, siendo la fecha de inicio del primero el 16-03-18 y las fecha en que finalizaba el último el 15-08-18. El actor el 31-07-18 inició una IT y causa alta el 5-03-19. La Sala afirma que no existen datos que pongan de manifiesto que la contratación temporal fuera fraudulenta y la relación fuese de fijeza discontinua, pues los contratos suscritos no superaron 1 año en un período de 18 meses, que es la duración máxima permitida por el Convenio Colectivo de empresas cosecheras y productoras de tomate estando prevista la figura del contrato eventual convencionalmente, no constando que la empresa se excediera en el porcentaje de eventualidad permitido y también se rechaza que se hubiera podido despedir al actor por falta de llamamiento, pues ello exigiría que tenía la condición de trabajador fijo discontinuo y que existía obligación de llamarle y que se ha llamado a otros trabajadores con peor derecho, y tales circunstancias no se han probado, afirmando que el 6-03-19 la relación laboral eventual no estaba vigente al quedar extinguida el 15-08-18, no constando la existencia de un despido verbal.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Zaragoza
  • Ponente: CESAR ARTURO TOMAS FANJUL
  • Nº Recurso: 608/2020
  • Fecha: 21/12/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Recurren ambas partes la sentencia que declara improcedente el despido del trabajador sancionado: éste para reiterar su nulidad (por vulneración de la garantía de indemnidad) y la empresa por considerar procedente su decisión disciplinaria en aplicación al caso del tipo infractor de Convenio que la Sala no comparte, confirmando así el censurado criterio de instancia sobre este litigioso particular; atendidas las circunstancias concurrentes pues si bien es cierto que durante su jornada encendió las luces de emergencia de la ambulancia entonando una canción sin autorización ni conocimiento previo de su empresa (subiendo un video a a red que tuvo trascendencia en la prensa) también lo es que ello se produjo durante el confinamiento por la pandemia en la que los vehículos policiales, protección civil, ambulancias y otros oficiales, recorrían las calles haciendo sonar música y sirenas. Se trataría de una conducta incorrecta pero no merecedora de la máxima sanción. Sobre su calificación recuerda la Sala la distribución de la carga probatoria cuando se alegue la vulneración de un derecho fundamental (junto a la inversión que se produce cuando se acredite indicio de vulneración); y, en el presente caso, si bien constan varios litigios de los que inferir su existencia también se acredita (desde la aplicación al caso de la doctrina de la pluricausalidad) que la sanción se corresponde con un incumplimiento por parte del trabajador.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Zaragoza
  • Ponente: CESAR ARTURO TOMAS FANJUL
  • Nº Recurso: 599/2020
  • Fecha: 21/12/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La actora recurre en suplicación la sentencia del Juzgado de lo Social que desestima su demanda al entender que, no ha existido despido como consecuencia de su no subrogación en parte de su jornada, sino una modificación sustancial de condiciones de trabajo. La Sala de lo Social rechaza, en primer lugar, la revisión fáctica interesada, por ser intrascendente; y, en segundo lugar, desestima el recurso, ya que no se produjo una subrogación por parte de una nueva adjudicataria del servicio de limpieza de una Comunidad de propietarios, sino una oferta y negociación entre la Comunidad y una empresa, pero no se perfeccionó el contrato de prestación de servicios, pues ésta comunicó con antelación a su inicio la imposibilidad de hacerse cargo del mismo, por lo que no es de aplicación la subrogación convencional prevista en el art. 29 del Convenio de limpieza de edificios y locales de Zaragoza, no existiendo despido parcial sino MSCT por parte de su empleadora.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Valencia
  • Ponente: MIGUEL ANGEL BELTRAN ALEU
  • Nº Recurso: 1908/2020
  • Fecha: 17/12/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El Tribunal Superior de Justicia estima el recurso del trabajador despedido contra la sentencia que declara procedente el despido disciplinario acordado por su empleador, considerándolo improcedente. Se le imputaba la transgresión de la buena fe contractual como causa de tal despido y en concreto que, siendo conductor de un camión de la empresa, hubiese incurrido en negligencia o desidia al conducir el mismo y producir dos accidentes de tráfico en quince días naturales, siendo que en el primero se causaron daños cuantiosos a la empresa, aparte de sanciones del cliente y en el segundo, daños al otro vehículo también importantes, formalizando un parte amistoso. Previo el rechazo de una reforma fáctica tendente a hacer ver el respeto del límite de velocidad en el primer accidente -el Juzgado consideró existente ese exceso- la Sala considera desproporcionada la sanción, en atención a las circunstancias del caso y el convenio colectivo aplicable, ponderando esas circunstancias en base a la doctrina gradualista imperante en esta materia y que impone la proporcionalidad entre la falta cometida y la sanción impuesta. Considera que, siendo la conducta sancionable, no reúne cotas de gravedad y culpabilidad suficientes como para justificar el despido. Explica las requisitos legales para acceder a la reforma fáctica, valorando que no se evidencia error judicial, expone de forma amplia aquella doctrina gradualista y también los límites de revisión judicial de las sanciones empresariales.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Palma de Mallorca
  • Ponente: ALEJANDRO ROA NONIDE
  • Nº Recurso: 350/2020
  • Fecha: 17/12/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El demandante , Director Territorial de le demandada, impugna su despido disciplinario, se le imputa transgresión de la buena fe contractual y abuso de confianza al facilitar medios materiales y expedientes judiciales de la empresa a su esposa de profesión Abogada. Por el Juzgado de lo Social se desestima la demanda y se declara el despido procedente. Se interpone recurso de suplicación por el trabajador que es estimado. Se accede en primer lugar por la Sala a la revisión de hechos propuesta y ya como denuncia jurídica se plantea que no se deben de tener en cuenta hechos distintos a los imputados en la carta de despido, siendo uno de ellos el que se constataba las anotaciones que el actor realizaba en los expediente judiciales . Partiendo de lo anterior entiende la Sala que los hechos que se le imputan y teniendo en cuanta que la esposa del trabajador recurrente era también Abogada de la empresa y con la que tenia suscrito un contrato de arrendamiento de servicios no revisten la gravedad suficiente para ser merecedores de la sanción del despido . Se desestima el motivo del recurso en el que se solicitaba el abono de interese y el bonus por cumplimiento de objetivos reclamado.
  • Tipo Órgano: Juzgado de lo Social
  • Municipio: Barcelona
  • Ponente: JUAN JOSE VIVAS GONZALEZ
  • Nº Recurso: 172/2019
  • Fecha: 16/12/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: En el examen de la impugnada procedencia del despido de litis examina el Juzgador tanto la alegada insuficiencia de la comunicación disciplinaria como el incumplimiento que lo motiva desde la alegada aplicación al caso de la doctrina gradualista advirtiendo (en relación al carácter temporal o indefinido de la la relación subyacente) sobre la inobservancia de los requisitos normativamente exigibles a aquélla condición al no concurrir los presupuestos asociados a la causa de temporalidad que la sustenta. Tras poner de relieve la suficiencia de la carta respecto a aquellos incumplimientos sobre los que sustancialmente se fundamenta la decisión disciplinaria empresarial (aplicando al caso una consolidada doctrina judicial sobre la suficiencia de su contenido), considerando probado a tal efecto que el trabajador retrasó la devolución del vehículo puesto a su disposición habiéndose apropiado de liquidaciones correspondientes a dos entregas. Incumplimiento que se subsume en el tipo infractor de Convenio y, en cualquier caso, en la norma estatutaria. Sin que resulte de aplicación la doctrina gradualista en función de la potestad disciplinaria que la norma confiere a empleador y la grave transgresión de la buena fe que implica su conducta. Considerando correcta la deducción de la cantidad apropiada de la liquidación se desestima la reclamación de cantidad acumulada.

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.