• Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Oviedo
  • Ponente: JESUS MARIA MARTIN MORILLO
  • Nº Recurso: 36/2019
  • Fecha: 19/02/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Recurre el trabajador la sentencia que declara justificada la extinción de su contrato por causas económicas por entender que su comunicación incumple los requisitos de precisión exigibles. Tras recordar que la trascendencia de la determinación de su contenido mínimo estriba en la finalidad de evitar la indefensión del trabajador despedido que debe conocer de forma suficiente la causa que la motiva (asimilable a los hechos que la determinan) advierte la Sala (en armonía con lo resuelto en la instancia) que no nos hallamos ante una transcripción meramente descriptiva e imprecisa de las causas del despido al recogerse con precisión el iter seguido por la empresa en relación con los parámetros económicos que condicionan su decisión. En respuesta a la censura dirigida a constatar la omisión de un pronunciamiento relativo a la condena al pago de la indemnización que la empresa debía poner a su disposición para el caso de no apreciarse la improcedencia, se da por acreditada la alegada falta de liquidez; condenándose a su abono en la sentencia.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Oviedo
  • Ponente: JESUS MARIA MARTIN MORILLO
  • Nº Recurso: 1680/2018
  • Fecha: 16/10/2018
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Frente a la sentencia que lo declara improcedente opone la empresa un primer motivo de nulidad sustentado en una supuesta acumulación indebida de tres acciones de despido diferentes. Si bien la extinción contractual se produce a la data del despido y no cuando se dicta la sentencia que resuelva sobre su calificación jurídica, la jurisprudencia admite la posibilidad del despido de un trabajador ya despedido por motivos posteriores a los consignados en la carta, por lo que tratándose de un despido ad cautelam su efectividad seguirá la suerte del primer despido. A lo que se añade la posible subsanación posterior de un despido previo. En el supuesto de litis el actor fue despedido (sin comunicación formalmente efectiva) por disminución voluntaria de rendimiento al que siguió un segundo despido por faltas injustificadas; situación que habilita la acumulación de las acciones dirigidas a impugnarlos. En respuesta a la caducidad alegada se advierte que el actor impugnó el primer despido en tiempo y forma a computar desde su data de efectos que aunque coincidente con la fijada en la segunda decisión disciplinaria responde a diferente causa. Declarada la improcedencia de aquél (por defecto formal en su comunicación) deviene ineficaz el impugnado en segundo término sin que pueda considerarse la dimisión alegada por la empresa que no puede retractarse unilateralmente de su decisión recepticia.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Cáceres
  • Ponente: CASIANO ROJAS POZO
  • Nº Recurso: 489/2017
  • Fecha: 03/10/2017
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Reitera el trabajador la nulidad (y subsidiaria improcedencia) la extinción de su contrato por causas económicas que solidariamente imputa a las empresas codemandadas como integrantes de un grupo patológico; dirigiendo su primer motivo a solicitar la nulidad de la sentencia recurrida por incongruencia interna y omisiva al no motivarse las relación existente entre las mismas como tampoco al alegado hecho subrogatorio y fraude procesal. Aun no pronunciándose la sentencia sobre el cumplimiento de la puesta a disposición indemnizatoria se advierte que tanto la carta de despido como el Juez a quo aprecian una real falta de liquidez de la empresa concursada. Tras afirmar la plena coherencia entre lo pedido, lo fundamentado y lo fallado sobre las distintas cuestiones litigiosas, rechaza la Sala un supuesto fraude procesal que el Juez críticamente valora desde la prueba incorporada a autos en relación a la alegada sucesión entre las concernidas. Atendiendo al carácter extraordinario del recurso interpuesto, y aun admitiendo el déficit de motivación respecto a la ausencia de una subrogación fraudulenta, el mismo tendría que haberse acusado por la vía de la nulidad sin que corresponda a la Sala pueda efectuar este análisis valorativo. Se desestima también la existencia de un grupo patológico de empresas al no concurrir los requisitos jurisprudencialmente exigidos.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Palmas de Gran Canaria (Las)
  • Ponente: IGNACIO JOSE DUCE SANCHEZ DE MOYA
  • Nº Recurso: 561/2014
  • Fecha: 31/07/2014
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El Tribunal Superior de Justicia estima, en parte, el recurso de suplicación formulado por el demandante contra la sentencia del Juzgado que había calificado como procedente el despido del demandante, motivado por una serie de anotaciones realizadas en los partes de trabajo diarios, notas que unas aludían al trabajo y otras eran relativas a vivencias personales del demandante. La Sala considera que sólo estas últimas podrían ser objeto de sanción, pero no desde luego con la de despido, la mas grave de las posibles, aplicando la jurisprudencia que impone la proporcionalidad entre la entidad de la falta cometida y la sanción impuesta (la llamada doctrina gradualista). Previamente rechaza que el despido pueda considerarse nulo, por ser reacción empresarial a las diversas reclamaciones judiciales de trabajador. Explica la doctrina jurisprudencial sobre la garantía de indemnidad aneja al derecho fundamental a la tutela judicial efectiva y el juego de las reglas sobre la carga de la prueba en estos casos. Considera que en este supuesto el panorama indiciario es insuficiiente como para imponer a la empresa la carga de probar móvil ajeno al represaliador. Dos meses antes las partes conciliaron un previo despido disciplinario con readmisión, un mes antes el trabajador presentó demanda por modificación sustancial de condiciones de trabajo. La empresa considera muy relevante que la empresa accediese en su día a la readmisión tras rebajar la calificación de la falta sancionada.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Santa Cruz de Tenerife
  • Ponente: GLORIA PILAR ROJAS RIVERO
  • Nº Recurso: 100/2011
  • Fecha: 28/06/2011
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La Sala desestima el recurso de la trabajadora demandante y confirma la procedencia de la extinción de su contrato por causas organizativas y productivas. El Tribunal razona que en los casos específicos de contratas de limpiezas cuando las mismas concluyen, no por cumplimiento del plazo de duración sino por rescisión de la contrata dispuesta por la comitente por cerrar ésta el centro o cesar la actividad, se produce la amortización de los puestos en los que prestaban servicios los empleados de la contratista por causas ajenas totalmente a su voluntad. En estos casos nos encontramos ante causas organizativas o productivas que justifican el despido objetivo. En el caso enjuiciado, aunque no se produjo el cierre de la empresa comitente si existió una reducción acreditada de su actividad, por lo que concurren dichas causas en la empresa empleadora ya que tiene menos servicios de limpieza que prestar lo que justifica el despido objetivo.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Coruña (A)
  • Ponente: JOSE ELIAS LOPEZ PAZ
  • Nº Recurso: 2439/2010
  • Fecha: 28/09/2010
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Un encargado de mantenimiento de una concesionaria de la OTA es despedido por ésta de forma disciplinaria, al entender que ha observado una conducta de total negligencia y dejadez en tal mantenimiento, vistos los propios informes del ayuntamiento concedente y el hecho de que, durante su baja se ha contratado a otra persona, observándose por la principal un cambio radical en dicho mantenimiento. Impugna el despido, considerándolo nulo, afirmando ser el secretario de la sección sindical de un sindicato en la empresa, constándole a ésta solo su afiliación. El Juzgado estima la petición subsidiaria de aquella demanda y declara improcedente el despido. Recurren ambas partes. El trabajador pretende la nulidad del despido y en esta circunstancia, la Sala considera ociosa o inadmisible la triple reforma fáctica que pretende y desestima el recurso al entender que no se aporta panorama indiciario suficiente para alterar las reglas ordinarias de la carga de la prueba e imponer a la empresa la obligación de probar que el despido no obedece a móvil represaliador por la actividad o nombramiento sindical del actor. Desecha la petición de despido procedente empresarial, luego de inadmitir una reforma fáctica, compartiendo la conclusión judicial de que los hechos no revisten cotas suficientes de gravedad o culpabilidad, pues desde meses antes ya la concesionaria sabía que no seguía en la contrata, cesando en cualquier tipo de inversión, el poco tiempo de la nueva empresa en la contrata.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Santa Cruz de Tenerife
  • Ponente: EDUARDO JESUS RAMOS REAL
  • Nº Recurso: 1122/2017
  • Fecha: 13/06/2018
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El Juzgado consideró nulo el despido objetivo individual del demandante, delegado sindical en la demandada, considerando que no medió un mutuo acuerdo extintivo tras comunicársele el despido objetivo, que tiene las garantías que la Ley establece para los representantes legales de los trabajadores, dada las previsiones del convenio colectivo aplicable -vigilancia y seguridad privada- y que dado el número de despedidos en la empresa, debió acudirse al despido colectivo. La empresa plantea recurso que es desestimado por la Sala. Rechaza dos reformas fácticas que plantea dirigidas a hacer ver que la empresa no conocía esa condición de delegado sindical y que hubo un acuerdo mutuo extintivo, lo que se rechaza, al evidenciar la prueba documental ofrecida lo contrario, luego de señalar los requisitos legales aplicables al caso. Seguidamente desecha tres motivos de impugnación en derecho. Explica porqué el Juzgado se atiene a la jurisprudencia que interpreta aquel precepto de convenio que permite equiparar al delegado de personal al demandante, pues, aunque su centro de trabajo no tiene 250 trabajadores, si los tienen todos los existentes en la provincia. Tras explicar la jurisrpudencia sobre la extinción por mutuo acuerdo, rechaza lo haya en este caso. Entiende que, debiendo considerarse el global del personal de la empresa y no el del centro de trabajo, efectivamente la empresa debió acudir al despido colectivo y no al individual en este caso.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Coruña (A)
  • Ponente: ANTONIO JESUS OUTEIRIÑO FUENTE
  • Nº Recurso: 4672/2017
  • Fecha: 26/01/2018
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El demandante fue despedido siete meses antes por causa objetiva (económica) y en conciliación administrativa previa la empresa reconoció la improcedencia del mismo y lo readmitió. Pasado ese plazo despide al demandante y a otros diez, invocando causa objetiva de despido similar a la que actuó meses antes. No compareciendo la empresa a juicio, el demandante desistió expresamente de la petición de nulidad del despido por atacarse su derecho fundamental a la tutela judicial efectiva, vinculando aquella previa impugnación del previo despido y el posterior. El Juzgado declaró el despido improcedente y recurre el demandante pretendiendo exclusivamente que, manteniéndose la calificación de despido improcedente, se le condena la indemnización por vulneración de aquel derecho fundamental, lo que la Sala rechaza. Aduce, primero, una razón formal, cual es la de que sólo si el despido se declara nulo, cabe tal indemnización, prevista legalmente para tal supuesto, pero no para el caso de que se declare improcedente el despido. En segundo lugar, además, considera que, dado el tiempo transcurrido desde aquel previo despido y éste y que en este segundo se despide a otras personas también, hacen ver que no hay panorama indiciario suficiente de que el segundo despido suponga un ataque a la garantía de indemnidad, fijada en aras de proteger aquel derecho fundamental del demandante a la tutela judicial efectiva. Explica el especial juego de la carga de la prueba en estos casos.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Cáceres
  • Ponente: MARIA DEL PILAR MARTIN ABELLA
  • Nº Recurso: 528/2011
  • Fecha: 17/01/2012
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La Sala estima el recurso de la trabajadora y declara improcedente por defectos de forma el despido objetivo por causas económicas de que fue objeto. La indemnización no fue entregada a la actora en el momento de comunicación de la decisión empresarial extintiva, sin que en la carta de despido se hiciera constar que la falta de abono respondía a la situación de iliquidez de la empresa. Recuerda el Tribunal que siendo la entrega de la indemnización al trabajador simultanea al acto de comunicación un requisito esencial en el despido por causas objetivas, y la no entrega amparada en la falta de liquidez, una excepción a dicho requisito, de aquel precepto y de este carácter excepcional de la no entrega se infiere que el empresario que no indemnice deba referir expresamente en la comunicación escrita tales circunstancias, so pena de improcedencia tras la reforma operada por la Ley 35/2010, de 17 de diciembre. Por ello, no habiendo consignado en la carta de despido entregada a la trabajadora la imposibilidad de abonarle la indemnización a la misma por causa de iliquidez, el despido debe declararse improcedente con las consecuencias legales pertinentes.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
  • Municipio: Burgos
  • Ponente: SANTIAGO EZEQUIEL MARQUES FERRERO
  • Nº Recurso: 712/2008
  • Fecha: 18/12/2008
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La Sala estima el recurso de Suplicación interpuesto por la trabajadora demandante, revoca la Sentencia de instancia y declara nula la decisión extintiva porque la empresa no puso a disposición del trabajador la indemnización legal reflejada en la comunicación extintiva. Además, como la empresa incumplió el preaviso de 30 días, también condena a la empresa al abono de una indemnización por falta de preaviso. Previamente el Tribunal desestima la nulidad de la Sentencia de instancia al entender que declara probados los hechos esenciales y fundamentales para la resolución del litigio y porque da respuesta a cada una de las cuestiones objeto de debate. Respecto a la pretensión de nulidad de la decisión extintiva amparada por la recurrente en el incumplimiento de los trámites correspondientes al despido colectivo al que estima debió acudir en lugar de al despido objetivo, el Tribunal también la rechaza argumentando que las extinciones de los contratos de trabajo acordadas por la empresa demandada lo fueron en número inferior a los umbrales señalados por el art. 51.1 del Estatuto de los Trabajadores.