• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MIGUEL COLMENERO MENENDEZ DE LUARCA
  • Nº Recurso: 10673/2019
  • Fecha: 19/05/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El atestado, salvo en cuanto recoja diligencias no reproducibles que hayan de ser ratificadas en el plenario, no debe aportarse junto al testimonio emitido conforme al artículo 34 de la LOTJ, Ello sin perjuicio de que es posible entregar el testimonio a las partes cuando lo soliciten, en los casos en los que ya se haya ratificado a presencia judicial, pues en ese caso, el contenido de lo declarado puede no aparecer en la ratificación, pudiendo acudirse al contenido de lo declarado en el atestado. Aunque los hechos cuya existencia sostienen las partes han de quedar plasmados con claridad en función de su relevancia jurídica, debe evitarse la reiteración del planteamiento de aspectos que ya queden resueltos en las respuestas a otros apartados del referido objeto del veredicto. En consecuencia, no darán lugar a la nulidad del juicio las omisiones de cuestiones fácticas en los apartados propuestos por las partes cuando puedan ser solucionadas a través de las respuestas requeridas del jurado respecto de otros apartados distintos del objeto del veredicto. La atenuante de arrebato y obcecación radica en una sensible alteración de la personalidad del sujeto cuya reacción de tipo temperamental ante estímulos externos incide sobre su inteligencia y voluntad, mermándolas en relación de causa a efecto y en conexión temporal.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JULIAN ARTEMIO SANCHEZ MELGAR
  • Nº Recurso: 10551/2019
  • Fecha: 19/05/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se tratan cuestiones de autoría y complicidad. Se califica de complicidad la contribución en la realización de los hechos de las recurrentes, dado su conocimiento anterior, el asentimiento con la acción homicida y la previa ejecución de su contribución (accesoria) aunque se proyectara sobre actos posteriores a dar muerte a la víctima. Se resuelve sobre la responsabilidad civil: es de recordar que el sistema de cuotas incide en cada uno de los obligados respecto a los demás, también obligados, pero no respecto a los perjudicados, quienes pueden exigir la totalidad de lo debido a cualquiera de ellos, dado el carácter solidario de la responsabilidad frente a los perjudicados, sin perjuicio de que una vez satisfecha la deuda por el reclamado, éste se convierta en acreedor de los demás en la cuota-parte que a cada uno de ellos hubiera sido asignada. La responsabilidad civil se hará efectiva primero mediante el patrimonio del autor, y subsidiariamente, de las cómplices, por partes iguales y mediante el mecanismo de solidaridad entre ellas frente al perjudicado, todo ello conforme ordena el art. 116 del Código Penal.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: PABLO LLARENA CONDE
  • Nº Recurso: 10496/2019
  • Fecha: 18/05/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La alevosía agrava el delito de homicidio cuando el dolo del autor abarca, no solo el hecho de la muerte, sino también el particular modo en que la alevosía se manifiesta, queriendo dar muerte a su víctima aprovechando una situación de indefensión en la que pueda encontrarse. Ni el relato histórico de la sentencia proyecta el aspecto subjetivo que precisaría la aplicación de la circunstancia de cualificación, esto es, el conocimiento y la voluntad del recurrente de aprovechar una situación de indefensión de su víctima para ejecutar con éxito la agresión, ni refleja tampoco el aspecto objetivo, en el sentido de que el ataque se ejecutara de un modo que asegurara el resultado homicida que se buscaba y que excluyera cualquier riesgo para el agresor proveniente de la defensa que pudiera hacer la víctima. Antes al contrario, el relato histórico refleja que las puñaladas se propinaron a pesar de que la víctima forcejeó con el acusado, mostrando con ello una capacidad de respuesta.La esquizofrenia paranoide es una enfermedad mental que no tiene por qué afectar siempre a las facultades sensoriales o de percepción de la persona que la padece, si bien existe un residuo patológico llamado defecto esquizofrénico que afecta al que sufre la enfermedad,. En el supuesto concreto no hubo brote y tampoco se apreció un comportamiento anómalo derivado de la enfermedad, por lo que nos encontraremos ante una atenuante analógica del núm. 7.º del artículo 21 del Código Penal.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CARMEN LAMELA DIAZ
  • Nº Recurso: 10589/2019
  • Fecha: 18/05/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se descarta la vulneración del derecho a la presunción de inocencia por cuanto la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia, recoge una valoración expresa, detenida y detallada de las pruebas de cargo relacionadas en la sentencia dictada por la Audiencia Provincial, con la que coincide en las conclusiones alcanzadas. Repasa las pruebas valoradas por el Tribunal del Jurado para llegar a idéntica conclusión. Se acepta la alevosía al haber quedado acreditado que el acusado era consciente de que la víctima no tenía ninguna posibilidad de huir o de defenderse del ataque mortal, puesto que en ese momento se encontraba completamente inmovilizado.La individualización judicial de la pena llevada a cabo en la apelación por el Tribunal Superior de Justicia, asumiendo y confirmando el criterio de la Audiencia, es adecuada y ponderada en orden a la gravedad de los hechos y a las circunstancias personales del recurrente.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Civil y Penal
  • Municipio: Bilbao
  • Ponente: NEKANE BOLADO ZARRAGA
  • Nº Recurso: 23/2020
  • Fecha: 18/05/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: En la comprobación de la presunción de inocencia, el Tribunal debe verificar si existió actividad probatoria, si ésta fue regularmente obtenida, si tiene un sentido razonable de cargo y si la deducción que el Tribunal obtiene de la inmediación responde a criterios lógicos y de razonabilidad expresados en la sentencia. Se trata de comprobar la racionalidad de la valoración y la regularidad de la prueba utilizada. De otro lado, salvo que se aprecie la existencia de un razonamiento absolutamente inconsistente o manifiestamente erróneo, no es posible prescindir de la valoración de pruebas personales efectuada por el tribunal que ha presenciado directamente la práctica de las mismas. Asesintato hipercualificado: En los supuestos en que la edad de la víctima (niños de escasa edad o ancianos) o la enfermedad o discapacidad física o mental, determinan por sí solas la alevosía, nos encontraremos, entonces sí, ante el tipo básico de asesinato (art. 139.1.1ª). No cabrá apreciar además el asesinato agravado del art. 140.1.1ª pues las condiciones de la víctima basan ya la alevosía. Lo impide la prohibición del bis in idem. Pero cuando a la alevosía, basada en otros elementos, se superpongan circunstancias del apartado 1ª del art. 140.1 no contempladas para calificar el ataque como alevoso será posible la compatibilidad.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: PABLO LLARENA CONDE
  • Nº Recurso: 10719/2019
  • Fecha: 18/05/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El TS afirma que, además de no estar acreditada la incorporación de los jurados suplentes y su participación en la deliberación, la declaración de nulidad exigiría que la incorporación hubiese causado una material indefensión del acusado o una efectiva perturbación de la libre deliberación de los jurados titulares. La presencia de los jurados suplentes durante la deliberación constituye una irregularidad procesal por contravención legal. Sin embargo, para que pueda calificarse como una vulneración constitucional del derecho a un juicio con todas las garantías, con la drástica consecuencia de la anulación y repetición del juicio por otro Tribunal distinto, es necesario que esta irregularidad formal materialmente menoscabe la posición del recurrente respecto de su derecho a obtener un pronunciamiento imparcial. Asimismo, el TS recuerda su doctrina para que las declaraciones autoinculpatorias puedan ser valoradas como pruebas de cargo única para desvirtuar el derecho a la presunción de inocencia, de conformidad con la doctrina constitucional.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: VICENTE MAGRO SERVET
  • Nº Recurso: 10621/2019
  • Fecha: 08/05/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No puede existir infracción del acusatorio si la acusación lleva a cabo el anuncio al inicio del juicio la agravación del art. 22.4 CP, lo que descarta cualquier idea de acusación sorpresiva de la que hubiera sido la Defensa desconocedora o de la que no hubiera podido defenderse. Conoció desde un primer momento que se estaba acusando de esa agravante y pudo llevar a cabo lo procedente a sabiendas de que era objeto de la acusación. En todo caso, la agravante se interesaba en las conclusiones por lo que no quiebra el principio acusatorio, y respecto del derecho de defensa, se formuló antes del inicio del juicio oral y de la prueba y no produce ningún tipo de indefensión, ya que no se explica en qué medida ésta se le causó. Cuando no hubiera sido procedente es si se hubiera dictado condena sin recoger en el relato de hechos probados la mención fáctica de la agravante. Ahí es donde hubiera sido inviable, pero no tal cual como ha ocurrido en el presente caso. La acusación incluye en el debate la agravante de género con una redacción acorde con su posibilidad de introducción en el relato fáctico si así surgiera de la prueba, y es lo que ocurre en este caso. Se lleva a cabo una situación de subyugación del sujeto activo sobre el pasivo, pero sin concretarse de forma exclusiva el ámbito de aplicación de la agravante sólo a las relaciones de pareja o ex pareja, sino en cualquier ataque a la mujer con efectos de dominación, por el hecho de ser mujer.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Barcelona
  • Ponente: CARLES ALMEIDA ESPALLARGAS
  • Nº Recurso: 8/2019
  • Fecha: 08/05/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se condenó al acusado como autor de un delito de asesinato intentado. Concurrió alevosía y ensañamiento. El agresor, de forma totalmente imprevista, lo que determinó que la víctima no pudiera defenderse, cogió un cuchillo del fregadero del bar y, con intención de acabar con su vida o al menos conociendo las elevadas probabilidades de hacerlo con su acción, le asestó numerosas puñaladas por todo el cuerpo con el ánimo de causar mayor dolor a la víctima en el momento de darle muerte. También el acusado atacó con un cuchillo a la persona que había acudido en defensa de la agredida interiormente, golpe que logró esquivar, acción realizada con el propósito de menoscabar la salud e integridad física y que, de haber conseguido su propósito, había causado lesión que cuanto menos hubiera requerido para su curación sutura y por tanto tratamiento quirúrgico, lo que determina la condena por delito de lesiones intentado. Igualmente se condena por delito de robo con violencia. El reconocimiento de los hechos por parte del acusado en unión de las restantes pruebas acreditan la autoría.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: VICENTE MAGRO SERVET
  • Nº Recurso: 3344/2018
  • Fecha: 07/05/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El TS desestima el recurso interpuesto por el recurrente quien fue condenado por haber publicado en una red social comentarios denigrantes contra distintas instituciones al tiempo que dedica frases y archivos ensalzando a determinadas personas condenadas por delitos de terrorismo, así como por haber publicado un vídeo con imágenes sobre el Jefe del Estado, el Rey emérito y otros integrantes de la familia que supusieron un evidente menosprecio al Rey y a la institución que encarna en su persona, afectando al núcleo último de su dignidad por lo que, en este caso, el ejercicio del derecho fundamental de la libertad de expresión resulta, con toda evidencia, contrario al principio de proporcionalidad y, por lo tanto, absolutamente innecesario, superándose con mucho lo que pudieran considerarse críticas hirientes, molestas o desabridas, sin que por tanto el art. 20.1 a) y d) CE deban operar como causas excluyentes de la antijuridicidad de esa conducta, aunque en este caso se refiera a personas que se dedican a actividades públicas. A tal efecto, examina el alcance y límites de la libertad de expresión respecto de los denominados delitos de odio y la doctrina del TEDH y TC al respecto en orden a la ponderación del alcance de la libertad de expresión y sus límites.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MANUEL MARCHENA GOMEZ
  • Nº Recurso: 10461/2019
  • Fecha: 05/05/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La existencia de signos de defensa dejados por la víctima durante el episodio de la agresión no conduce, siempre y en todo caso, a neutralizar la aplicación de la agravante de alevosía. Se recuerda la compatibilidad del ataque alevoso (art. 139.1.1 CP) y el asesinato hiperagravado que tiene como víctima a personas singularmente vulnerables.El art. 140.1 del CP castiga con la pena de prisión permanente revisable el delito de asesinato cuando «la víctima sea menor de dieciséis años de edad, o se trate de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad, o discapacidad física o mental». Las dificultades surgen cuando la menor edad de la víctima ha sido ya determinante para la calificación del ataque como alevoso.La Sala considera que de lo que se trata es de responder a la cuestión de si la muerte alevosa de un menor cuya edad le inhabilita para cualquier defensa -hay menores que sí pueden defenderse-, impide un tratamiento agravado acorde con su mayor antijuridicidad. Y la respuesta que da es negativa. Concluye que la muerte alevosa de un niño siempre será más grave que la muerte alevosa de un mayor de edad que es asesinado mientras duerme o se encuentra bajo los efectos de sustancias que le obnubilan. La condición de la víctima menor de 16 años de edad supone un fundamento jurídico distinto que justifica la decisión del legislador, y que no implica un mecanismo duplicativo (bis in idem) que impida la calificación en el art. 140.1.1º del Código Penal.

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.