• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOSE ANTONIO SEIJAS QUINTANA
  • Nº Recurso: 2293/2004
  • Fecha: 04/06/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Responsabilidad civil derivada de incendio. Prescripción: la tramitación de diligencias penales suspende el plazo para el ejercicio de la acción civil. El planteamiento de una causa penal impide el ejercicio de la acción civil en un proceso de esta naturaleza, dada la influencia o conexión que los hechos denunciados en la jurisdicción penal pueden tener respecto a la iniciada o suspendida acción civil, razón por la cual es a partir del archivo definitivo cuando comienza a discurrir el cómputo del año. Culpa y relación de causalidad en caso de incendio. En caso de incendio se basa la imputación objetiva en la generación de un peligro jurídicamente desaprobado y en el control que se ejerce sobre las cosas que lo generan, de modo que admite un grado de razonable probabilidad cualificada, distinta de la certeza absoluta. Intervención de tercero en el proceso, condicionada a la no suspensión del procedimiento y la no retraoacción de las actuaciones con aceptación del proceso en el estado en que se encontraba cuando decide incorporarse.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOSE ANTONIO SEIJAS QUINTANA
  • Nº Recurso: 479/2010
  • Fecha: 17/07/2012
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Respecto de la acción ejercitada contra el médico el plazo de prescripción es de un año (art. 1968.2 CC), y respecto de la aseguradora de cinco (art. 23 LCS). El médico es un auxiliar en el cumplimiento de la obligación de la aseguradora, que no proporcionaba la asistencia por sí misma, sino a través de quienes había contratado para poder cumplir el contrato. La jurisprudencia no puede derogar, por vía de interpretación, el instituto jurídico de la prescripción. Dies a quo: es cuestión fáctica, aunque puede tener una dimensión jurídica revisable en casación. En el caso se están cuestionando los antecedentes fácticos que obran en autos y la prueba practicada, en particular con el conocimiento de la realidad definitiva del estado patológico. El plazo prescriptivo es improrrogable y no es posible una interpretación extensiva de los supuestos de interrupción. No se ha probado hecho interruptivo. Se desestima el recurso.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOSE ANTONIO SEIJAS QUINTANA
  • Nº Recurso: 5709/2000
  • Fecha: 14/02/2008
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Pleito en que se ventiló acción indemnizatoria a resultas de accidente laboral, la cual fue rechazada en ambas instancias declarando prescrita la acción al transcurrir el plazo de un año desde firmeza del auto de archivo penal. En vía casacional se defiende la interrupción de la prescripción por haberse formulado demanda en vía laboral, que fue desestimada al declararse incompetente este orden para su conocimiento. La Sala confirma el pronunciamiento de la Audiencia: en primer lugar, la apreciación de la prueba acerca de la interrupción o no del plazo de la prescripción es de la exclusiva soberanía del Tribunal de instancia, sin que pueda combatirse con éxito en casación, si no se demuestra el error de derecho en la valoración de la prueba. En segundo lugar, la doctrina sobre el artículo 1973 del Código Civil afirma que no cabe una interpretación extensiva de los supuestos previstos en el precepto: en consecuencia, la acción antes ejercitada y la que después se use han de ser siempre la misma y no otra que con ella tenga mayor o menor analogía y esa acción interruptora debe ser la procedente, como exigencia tanto legal como jurisprudencial, pues no vale a tales efectos cualquiera, como ocurre en este caso en el que la interposición de la primera de las demandas ante la jurisdicción laboral lo fue en reclamación de determinadas prestaciones amparadas en la normativa laboral, mientras que en la segunda se formula una reclamación civil por culpa extracontractual.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Contencioso
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOAQUIN HUELIN MARTINEZ DE VELASCO
  • Nº Recurso: 1787/2005
  • Fecha: 18/10/2010
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Una vez acreditada la vinculación del recurrente como administrador de Andalucía Mar, S.A., en las fechas previstas para autoliquidar los impuestos sobre el valor añadido y sobre sociedades del ejercicio 1988, el último motivo de casación debe ser admitido y estimado, puesto que no podía derivarse responsabilidad subsidiaria al recurrente por deudas tributarias relacionadas con ese impuesto y ejercicio, al encontrarse prescrito el derecho de la Administración a liquidar la deuda tributaria respecto de Andalucía Mar, S.A., deudor principal.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOSE ANTONIO SEIJAS QUINTANA
  • Nº Recurso: 1067/2006
  • Fecha: 16/03/2010
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Responsabilidad civil médica. La Audiencia entiende que la acción no puede entenderse prescrita por cuanto la misma se ejercitó pocos días después del plazo de finalización, por lo que lo exiguo del retraso permite entender procedente el ejercicio de la acción y, por tanto, la concesión de la indemnización reclamada. Una cosa es que el plazo de prescripción de un año establecido en nuestro ordenamiento jurídico para las obligaciones extracontractuales sea indudablemente corto y que su aplicación no deba ser rigurosa sino cautelosa y restrictiva, y otra distinta que la jurisprudencia pueda derogar, por vía de interpretación, el instituto jurídico que nos ocupa, pues ello aparece prohibido por el ordenamiento jurídico. El plazo prescriptivo es improrrogable y sería contrario a la seguridad jurídica distinguir entre pequeñas y grandes demoras, algo que no tiene el mínimo apoyo legal ni jurisprudencial.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO MARIN CASTAN
  • Nº Recurso: 1099/2005
  • Fecha: 08/10/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Contratos mercantiles. Acción de reclamación de cantidad en juicio ordinario contra la cofiadora solidaria de una sociedad anónima obligada en virtud de póliza de crédito mercantil intervenida por Corredor de Comercio. Prescripción porque la sentencia de apelación del juicio ejecutivo precedente seguido contra dicha sociedad anónima y sus fiadores, juicio que en principio habría interrumpido la prescripción a modo de interpelación judicial, acabó declarando la caducidad de la instancia por inactividad procesal del acreedor demandante durante diez años y siete meses. Inexistencia de interrupción por interpelación judicial si se declara la caducidad de la instancia. Vigencia del párrafo segundo del art. 944 del Código de Comercio. La prevalencia del art. 1973 del Código Civil sobre el art. 944 del Código de Comercio se produce, única y exclusivamente, para justificar la eficacia de la reclamación extrajudicial como medio de interrumpir la prescripción extintiva de las acciones también en el ámbito mercantil, no extendiéndose a la caducidad de la instancia. Los párrafo segundo y tercero del citado art. 944 del Código Civil constituyen peculiaridades del tráfico mercantil, no debiendo entenderse afectados por la jurisprudencia sobre integración del parrafo primero del citado artículo mediante el art. 1973 del Código Civil.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ENCARNACION ROCA TRIAS
  • Nº Recurso: 2075/2002
  • Fecha: 19/12/2008
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se declaró prescrita la acción ejercitada por la actora contra clínica y profesionales sanitarios por negligencia. Ha quedado acreditada la negligencia, de modo que el dilema se centra en si se trata de una responsabilidad derivada del contrato o de un hecho ilícito. La Sala decide que es responsabilidad extracontractual la que se genera por la negligencia de los profesionales sanitarios que atienden al paciente en virtud del seguro que ésta tiene con una entidad aseguradora de la sanidad. La relación contractual de la recurrente se produjo con la aseguradora de asistencia sanitaria, a la que no se demandó, en cuya virtud fue atendida del parto en la clínica demandada. Debe negarse la pretensión de la recurrente de extender la relación contractual a los profesionales sanitarios que le prestaron la asistencia negligente. Pudo optar la recurrente por acción de responsabilidad en el incumplimiento del contrato concluido con la aseguradora, o extracontractual respecto a los profesionales con quienes la recurrente no contrató, eligiendo ejercer la acción por la responsabilidad extracontractual, pero cada una de ellas tiene su plazo de prescripción propio, por lo que la opción se produce con todas sus consecuencias.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO MARIN CASTAN
  • Nº Recurso: 4633/2000
  • Fecha: 05/01/2008
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Recurso interpuesto por la empresa contratista de una obra, que junto con la subcontratista, ésta en rebeldía, fueron condenadas en ambas instancias por consecuencia del accidente sufrido por un trabajador. Prescripción de la acción: el de un año. La yuxtaposición de responsabilidades contractual y extracontractual y la teoría de la unidad de la culpa civil no pueden llevarse hasta el extremo de rechazar la aplicabilidad del art.1968.2º del C.C. en favor de la empresa demandada que lo alegue frente a una reclamación de daños y perjuicios por culpa extracontractual bajo el argumento de que la culpa es contractual. El daño generado se incardina dentro de la esfera de obligaciones que integran el contenido de la relación contractual que une a trabajador y empresario; formando parte del contrato el derecho de los trabajadores a su integridad física, y a una adecuada política de seguridad e higiene, y teniendo derecho también a una protección eficaz en materia de seguridad e higiene, el incumplimiento de las normas sobre esta materia constituye incumplimiento contractual, del contenido propio del contrato de trabajo, razón por la que es aplicable el plazo de prescripción de un año y no el general de quince. Se absuelve de la demanda a la recurrente, pero no a la otra empresa demandada y condenada, dado que fue declarada en rebeldía en su momento y no opuso la prescripción de la acción, excepción no apreciable sin alegación de parte.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOSE RAMON FERRANDIZ GABRIEL
  • Nº Recurso: 1091/2005
  • Fecha: 15/10/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El recurso extraordinario por infracción procesal no puede fundarse en infracción de reglas relativas a la competencia territorial. Respecto a pretendidos hechos reveladores de reclamaciones extrajudiciales interruptivos del plazo de prescripción se pretende una nueva, e improcedente, valoración de la prueba. La sentencia no carece de motivación. No es correcto denunciar la infracción de las reglas de la carga de la prueba de los hechos extintivos cuando se ha declarado probada la prescripción de las acciones ejercitadas en la demanda, opuesta como excepción por la demandada. El art. 31 de la Ley de Agencia establece un plazo de prescripción de un año desde la extinción de la relación contractual, tanto para las reclamaciones de indemnización por clientela como por daños y perjuicios. Las acciones de reclamación de las retribuciones debidas al agente, como efecto del contrato de agencia, prescriben en el plazo trienal que establece el artículo 1.967 del Código Civil, por ser aplicable su regla 1ª, que habría vencido cuando la demandante interpuso la demanda, por no haberse producido interrupción alguna. Supuesto de la cuestión. La ausencia de preaviso puede producir consecuencias jurídicas, pero no la de prorrogar la vigencia del contrato mas allá de la fecha fijada para su extinción. El resto de cuestiones planteadas no pueden atenderse, pues al haber prescrito la acción no pueden alterar el resultado del litiigio.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOSE ALMAGRO NOSETE
  • Nº Recurso: 4215/2000
  • Fecha: 03/12/2007
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Prescripción de acción de responsabilidad civil derivada de enfermedad profesional: determinación del " dies a quo "; no puede entenderse como fecha inicial del cómputo la del alta en la enfermedad cuando quedan secuelas, sino la de la determinación invalidante de éstas, es decir en el momento en que queda determinada la incapacidad o los defectos permanentes originados, pues hasta que no se sabe su alcance no puede reclamarse con base en ellas, ya que es en ese momento cuando el perjudicado tiene un conocimiento cierto, seguro y exacto de la entidad de los perjuicios. La doctrina relativa a que en caso de reclamaciones por lesiones, se computa el plazo prescriptivo a partir de la determinación del quebranto padecido, constituye una constante en las declaraciones de la Sala. Conocimiento cabal y exacto por el trabajador de su enfermedad mediante informe médico,y, aún prescindiendo del mismo, mediante el dictamen de la Unidad de Valoración Médica de Incapacidades de la Seguridad Social.