• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: IGNACIO SANCHO GARGALLO
  • Nº Recurso: 1701/2013
  • Fecha: 22/07/2015
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Concurso culpable. Deber de motivación: las sentencias de instancia razonan perfectamente la concurrencia de los tres motivos y causas por los que califican culpable el concurso (irregularidades contables graves, enajenaciones fraudulentas dentro de los dos años anteriores a la declaración de concurso, en concreto, la existencia de pagos no justificados y un retraso de cuatro meses en la petición de concurso). Las inconcreciones denunciadas carecen de relevancia, en la medida en que no privan de motivación a la decisión. Valoración probatoria: inexistencia de error patente o de una valoración arbitraria. La actividad social no es incompatible con que tuviera problemas de endeudamiento. La discusión sobre si el demandado era administrador de hecho es cuestión jurídica propia del recurso de casación. El administrador legal fue considerado mero testaferro. Responsabilidad por déficit concursal: exigencia a partir de reforma 2014 de que la conducta que mereció la calificación culpable hubiera generado o agravado la insolvencia. Régimen de responsabilidad de naturaleza resarcitoria. El régimen legal aplicable es el vigente al tiempo de abrirse la sección de calificación y en este caso, la sección se abrió antes de la reforma introducida por la Ley 38/2011. La condena de un administrador por déficit concursal a pagar todo o parte de los créditos que no perciban en la liquidación de la masa activa no exige solo que el concurso sea culpable sino también una justificación añadida
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Burgos
  • Ponente: JUAN FRANCISCO SANCHO FRAILE
  • Nº Recurso: 233/2015
  • Fecha: 28/10/2015
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El concursado prestó fianza a una sociedad en garantía de determinados pagos aplazados de una sociedad de la que es accionista mayoritario y administrador social. La sentencia sí considera que es un acto ordinario, una garantía contextual, pues obtiene liquidez para su empresa mediante un aval personal. Hay onerosidad en la prestación de la garantía, pues es un acto coetáneo a la prestación de un crédito a una sociedad. Además en este caso, no existe la presunción de perjuicio, pues la prestataria garantizada no es persona especialmente relacionada con el garante; sí lo sería si fuera la sociedad la garante de un préstamo del socio o administrador.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: RAFAEL SARAZA JIMENA
  • Nº Recurso: 2799/2013
  • Fecha: 05/04/2016
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Recurso extraordinario por infracción procesal: no cabe denunciar la incorrección jurídica de la sentencia recurrida; las expresiones apodícticas no implican vulneración de las reglas de la lógica; motivación comprensible y claridad suficiente si se enmarcan en el debate procesal; las erratas o mala redacción de la sentencia no justifican su anulación; error en la elección del motivo en el que se impugna la valoración probatoria; el deber de motivación debe alegarse como infracción normas reguladoras de la sentencia; el error en la valoración de la prueba solo puede fundar el recurso si es patente y, por su gravedad, implica la vulneración del derecho de tutela efectiva; la inobservancia injustificada del plazo para dictar sentencia da lugar a corrección disciplinaria y no es una infracción con virtualidad en este recurso. Recurso de casación: no permite impugnar cuestiones fácticas como el valor de los bienes hipotecados y exige respetar la conclusión fáctica que afirma que la operación no fue de refinanciación sino una estrategia para conseguir la venta la empresa. Petición de principio. Inexistencia de presunción de perjuicio para la masa. Operación perjudicial atendidas las circunstancias (insuficiencia del préstamo para atender las necesidades de financiación, plazo de devolución inusualmente corto y sobregarantía). Mala fe en la reintegración concursal. Aspectos subjetivo y objetivo. Trascendencia de la mala fe en el acreedor: subordinación del crédito.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Pontevedra
  • Ponente: MANUEL ALMENAR BELENGUER
  • Nº Recurso: 33/2016
  • Fecha: 31/03/2016
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se confirma el auto que desestima la impugnación formulada al auto que acuerda la conclusión del concurso con los demás pronunciamiento a ello inherentes, formulada por el letrado de la concursada que formuló la petición inicial, y que pretende se reconozca, por tal trabajo, su crédito contra la masa denunciando la actuación de la administración concursal. La discusión surge a la hora de establecer si la oposición a la rendición de cuentas es el cauce pertinente para dilucidar la procedencia y cuantía de un crédito contra la masa, devengado en su caso al inicio de la fase común, pero no cuantificado, reconocido ni reclamado formalmente hasta la rendición de cuentas.la pretensión no puede prosperar porque, primero, el trámite utilizado no es el idóneo para pedir el reconocimiento de un crédito cuya cuantía se discute y requiere una valoración pericial en orden a su correcta determinación; y, segundo, porque, aunque se admitiera esa posibilidad en abstracto, lo cierto es que en el supuesto enjuiciado el demandante dejó transcurrir con creces el plazo en que, comprobado el rechazo tácito, debía razonablemente haber planteado su petición.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Oviedo
  • Ponente: JAVIER ANTON GUIJARRO
  • Nº Recurso: 251/2015
  • Fecha: 11/04/2016
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se revoca parcialmente la sentencia que estima la demanda que acuerda la rescisión de la dación en pago que la concursada realizó de tres créditos frente a terceros en favor de la entidad que llevó su asesoramiento jurídico sobre operaciones de refinanciación de la deuda que arrastraba la concursada. Manteniéndose que, en principio, el pago de una deuda (debida, vencida y exigible) realizado con anterioridad al concurso debe mantenerse por tener causa justificada, cabe apreciar la rescisión cuando las circunstancias concurrentes determinan que el pago supone una vulneración de la par conditio creditorum, en el presente caso no solo la proximidad del pago y de la declaración del concurso, sino el conocimiento que el acreedor tenía de la situación de insolvencia precisamente por las relaciones contractuales que generaron la deuda, y, en especial, del hecho de que la financiación de la concursada venía realizándose por sus trabajadores y proveedores, avalan la rescisión por la alteración del principio concursal citado. Sentado ello, debe mantenerse la rescisión tan sólo del crédito cedido cuyo valor resulta indiscutido, no así de los dos créditos cuya expectativa de cobro era incierta. No debiendo en todo caso apreciarse la mala fe del acreedor manteniendo su crédito como ordinario.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: PEDRO JOSE VELA TORRES
  • Nº Recurso: 126/2014
  • Fecha: 08/06/2016
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Insuficiencia de masa activa en concurso. Prelación de créditos contra la masa. Honorarios de la administración concursal. Honorarios imprescindibles para concluir la liquidación. Resto de honorarios. Los créditos contra la masa se caracterizan por hacer posible el propio procedimiento de concurso, es decir, son créditos para llevarlo a buen fin dentro de las posibilidades patrimoniales del deudor. La delimitación legal de estos créditos parte de la distinción entre gastos de la masa y obligaciones de la masa. Dentro de los primeros, se incluyen los gastos de justicia y los gastos de administración. Los primeros son los indispensables para el desarrollo del procedimiento (gastos de la solicitud, de la declaración, de la publicidad...) y los derivados de incidentes concursales. Los de administración son básicamente las retribuciones de la administración concursal. Hay actuaciones de la administración concursal que pueden ser consideradas costas y gastos de justicia, pero los honorarios corresponden al concepto de gastos de administración. El legislador, al enumerar los créditos contra la masa, distingue entre costas y gastos judiciales, por un lado, y retribución de la administración concursal, por otro, por lo que no cabe asimilarlos en aplicación del art. 176 bis 2, cuando en el número 4.º únicamente hace mención a los primeros. Por lo que habrá que entender que tales retribuciones quedan encuadradas en el grupo residual del art. 176 bis 2-5º. Se estima el recurso.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Murcia
  • Ponente: RAFAEL FUENTES DEVESA
  • Nº Recurso: 240/2016
  • Fecha: 28/04/2016
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se confirma la sentencia que desestima la demanda en la que la Administración Concursal pretende la rescisión de los pagos efectuados por la concursada con el precio recibido de la compraventa un inmueble. Se mantiene la existencia del litisconsorcio pasivo necesario al no haber sido demandados los beneficiarios de los pagos; la acción rescisoria concursal debe ser rechazada por cuanto los citados pagos se realizaron con anterioridad a los dos años de la declaración del concurso, no siendo de apreciar en el cómputo del periodo sospechoso el momento de la solicitud; la acción rescisoria común ejercitada no es procedente en tanto se trata de la rescisión de pagos y no de los contratos.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Valencia
  • Ponente: BEATRIZ BALLESTEROS PALAZON
  • Nº Recurso: 2107/2016
  • Fecha: 12/12/2016
  • Tipo Resolución: Auto
Resumen: La necesidad de que el concurso concluya en el momento en que se patentice que los bienes del concursado no serán suficientes para satisfacer los créditos contra la masa, trae su causa de la necesidad de economizar esfuerzos económicos y procesales; evitando lo que se ha llamado el concurso del concurso. Es decir, que ni siquiera existían bienes para sustentar la propia marcha del proceso concursal. Que los créditos especialmente privilegiados (hipotecas) se puedan satisfacer y aún sobraría porque valen más que la carga hipotecaria, ni es razón que patentice por sí sola la conveniencia de que continúe el concurso, ni hay prueba de que eso sea así. Por lo que se confirma la conclusión del concurso.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO DE BORJA VILLENA CORTES
  • Nº Recurso: 594/2016
  • Fecha: 19/05/2017
  • Tipo Resolución: Auto
Resumen: La resolución de la Audiencia examina los requisitos que son exigibles para acordar la separación del AC. No es suficiente con cualquier discrepancia con el comportamiento de dicho órgano del concurso. La justa causa recogida en el art. 37 LC no se refiere a la aprobación o desaprobación que merezcan internamente las decisiones de la Administración Concursal, en sí mismas consideradas, sino en la celeridad, atención, buena diligencia, dedicación y lealtad a los intereses del concurso con las que aquellas son acometidas, como prevé el art. 35 LC , "los administradores concursales desempeñarán su cargo con la diligencia de un ordenado administrador y de un representante leal". Por tanto, lealtad a los intereses del concurso y diligencia. El haber optado por la subasta notarial en vez de la judicial no es justa causa para la separación. Tampoco el aparente retraso en solicitar la apertura de la fase de liquidación, pues se trata de una sociedad tenedora de valores de otras sociedades, por lo que es preciso analizar la situación de esas sociedades para tomar la solución más adecuada. Pues no se puede comparar esa actividad con la típica actividad fabril o mercantil.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Pontevedra
  • Ponente: FRANCISCO JAVIER MENENDEZ ESTEBANEZ
  • Nº Recurso: 506/2017
  • Fecha: 05/10/2017
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Plantea la TGSS la oposición a la rendición final de cuentas que realiza la AC, por entender que ha habido postergación de su crédito, que debía de haberse satisfecho en la fase común, antes de que se iniciara la de liquidación. La presentación de los referidos informes trimestrales constituye un deber legal de la administración concursal, que se encuadra en su deber general de información para conocer la marcha de las operaciones de liquidación y que facilita el cumplimiento del deber de rendición de cuentas , pero al mismo tiempo y en la medida en que se comunican a los interesados, abren la posibilidad para formular la oportuna reclamación para el reconocimiento de la existencia y cuantía del crédito, cuya invocación a través de la correspondiente demanda incidental se convierte así en una carga del pretendido acreedor, quien no puede adoptar una actitud pasiva y reservar el ejercicio de su pretensión para hacerlo valer en un trámite que no está previsto a tales efectos si no para la revisión de la regularidad de las operaciones de liquidación y pagos realizados. En este caso, la existencia de la comunicación de inexistencia de bienes suficientes modifica el régimen de pago, por lo que aunque tuviera razón la TGSS, el pago de su crédito que debió de pagarse al vencimiento, ahora habrá que estar a la secuencia que marca el 176 bis. Sin perjuicio de las responsabilidades que considere ejercitar.