• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO MENCHEN HERREROS
  • Nº Recurso: 2/2019
  • Fecha: 09/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No procede plantear cuestión de inconstitucionalidad, ya que la protección de los valores militares justifica diferencias de régimen jurídico con el CP común. Habiendo sido condenado el recurrente por la modalidad agravada del delito, el plazo de prescripción no es de 5 años, sino de 10. No obstante, el dies a quo para el cómputo del plazo es aquel en que el procesado aportó las facturas falsas y declaró haber recibido el servicio contratado, plazo interrumpido en la fecha en que se dictó la resolución que le atribuyó participación en los hechos delictivos. No se aprecia en el relato de hechos de la sentencia recurrida una insuficiencia descriptiva que haga imposible calificarlos jurídicamente. No concurren las omisiones resolutorias denunciadas. No se infringió el derecho a la presunción de inocencia, pues el relato fáctico se apoya en suficiente prueba de cargo válidamente obtenida, regularmente practicada y razonablemente valorada. Concurre el tipo agravado, pues el recurrente tuvo la entera disponibilidad de las cantidades transferidas por la Administración militar como consecuencia de la aportación intencional de una documentación falsa hasta que procedió a su devolución. La devolución de los fondos podría operar a los efectos de la atenuante de reparación del daño, pero no para variar la calificación de un delito ya consumado. Condenar al cooperador necesario por delito que no coincide con el cometido por el autor quiebra los principios de participación delictiva.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO JAVIER DE MENDOZA FERNANDEZ
  • Nº Recurso: 8/2019
  • Fecha: 03/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: En el acto de la vista del juicio oral se propuso prueba documental consistente, entre otras, en la aportación al procedimiento de una relación de sentencias dictadas por el mismo tribunal -y, en un caso, por otro- con posterioridad al escrito de conclusiones en procesos seguidos por hechos análogos, en los que la calificación jurídica se refirió al tipo básico y no al cualificado -por la aplicación en beneficio propio de los fondos obtenidos de la Administración militar-, pruebas que fueron admitidas y, sin embargo, no practicadas. La sentencia recurrida no justifica los motivos por los que la prueba no fue practicada ni justifica por qué se apartó de sus propios precedentes de condenar por el tipo básico en supuestos sustancialmente idénticos. La prueba propuesta era, en lo esencial, pertinente, posible de practicar, necesaria, relevante e, incluso, indispensable según la finalidad a que estaba dirigida de acreditar la denunciada quiebra del principio constitucional de igualdad. En tales términos, la denegación de la prueba debe considerarse causante de indefensión. La estimación del motivo comporta declarar la nulidad de la sentencia y del acto de la vista del juicio oral en lo que afecta al recurrente, con devolución de la causa al tribunal para que, con distinta composición, continúe la tramitación hasta su terminación, estándose a lo resuelto en la instancia respecto de los coacusados no recurrrentes, a los que no alcanza la nulidad declarada.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANGEL CALDERON CEREZO
  • Nº Recurso: 6/2019
  • Fecha: 03/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No puede apreciarse la denunciada infracción del derecho a la tutela judicial efectiva, porque en la valoración de las pruebas el tribunal sentenciador respetó las reglas de la sana crítica. El grave defecto de utilización de las potestades sancionadoras para fines distintos de los fijados en el ordenamiento jurídico en que consiste la desviación de poder debe ser objeto de prueba inequívoca, no aportando el recurrente sino meras conjeturas. El tribunal sentenciador, mediante razonable apreciación de la prueba de cargo, llegó a la conclusión de que los servicios señalados al recurrente no se ejecutaron según lo ordenado, lo que no fue óbice para que este los diera por cumplimentados como si se hubieran realizado según lo dispuesto. Una vez probada la existencia de los elementos configurados de la infracción, la versión exculpatoria del recurrente -conforme a la cual, había estado realizando el servicio en otras condiciones que considera igualmente válidas- debió ser acreditada por él, quien, al menos, debió facilitar sus presupuestos fácticos, sin que ello implique una prohibida inversión de la carga de la prueba. Ninguna razón jurídica se esgrime como fundamento de la atipicidad de la conducta, más allá del cuestionamiento que se hace de los hechos probados, lo que, además, excede del objeto del nuevo recurso por interés casacional, que excluye expresamente las cuestiones fácticas como objeto de la impugnación.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JACOBO BARJA DE QUIROGA LOPEZ
  • Nº Recurso: 17/2019
  • Fecha: 20/06/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No resultaron vulnerados el derecho a la presunción de inocencia y a la tutela judicial efectiva, pues el tribunal apreció racionalmente la prueba de cargo -declaración de la víctima de los hechos, corroborada por la de dos testigos presenciales-; además, la sentencia descarta la versión exculpatoria del acusado, consistente en que el puñetazo dirigido a la cara del superior no fue un acto agresivo, sino un acto reflejo provocado por el dolor en la espalda que el procesado dijo padecer, conclusión que la sentencia extrae de los conocimientos científicos expuestos por los tres médicos que intervinieron en la vista. Para la existencia de dolo basta con el elemento cognitivo y, a la vista del relato fáctico, no hay duda de que el recurrente conocía que estaba siendo atendido por un superior al que lanzó un puñetazo a la cara. La alegación de ausencia de dolo y de haber actuado en estado de necesidad son incompatibles, pero, además, del relato fáctico no se desprende la concurrencia de mal propio alguno que, para ser evitado, exigiera lesionar algún bien jurídico de otra persona. Con adecuada motivación, se impuso la pena en su mitad inferior y muy cerca de la mínima, por lo que no se vio afectado el principio de proporcionalidad. No concurre el error facti invocado, pues el recurrente no identifica el error en que se incurre, no se apoya en un documento literosuficiente, el designado contradice el resultado de otras pruebas y, además, carece de relevancia para alterar el fallo.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO JAVIER DE MENDOZA FERNANDEZ
  • Nº Recurso: 3/2019
  • Fecha: 19/06/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Las declaraciones autoinculpatorias ante los funcionarios policiales no seguidas de ratificación a presencia judicial no constituyen prueba de cargo, a salvo de los casos en que los datos objetivos contenidos en la autoinculpación resulten acreditados por verdaderos medios de prueba. La autoincriminación del recurrente no se realizó en el seno de ningún interrogatorio y cuando este se produjo la declaración siempre fue exculpatoria. La condena no se sustenta solo en la autoinculpación del recurrente, que se limitó a ser una hipótesis revestida de certeza luego corroborada por verdaderos medios de prueba. la sentencia recurrida satisface cumplidamente la exigencia constitucional de motivación: expresa la subsunción de los hechos en el tipo penal apreciado y razona sobre el cumplimiento de sus requisitos. El motivo de casación por infracción de ley es incongruente con la falta de respeto al relato fáctico que, sin embargo, se subsume plenamente en el tipo apreciado, al concurrir todos sus elementos: condición de militar del sujeto activo; acción consistente en sustracción de material afecto a las FF.AA.; y específico móvil de lucro. El motivo de error facti debe ser desestimado, pues no se expresan los particulares de los documentos invocados como literosuficientes ni los extremos en que han de ser completados los hechos. El tribunal de instancia decidió sobre todos los puntos de derecho que se sometieron a debate, por lo que no concurre incongruencia omisiva.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANGEL CALDERON CEREZO
  • Nº Recurso: 16/2019
  • Fecha: 18/06/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La falta de previsión legislativa de la doble instancia en el orden penal castrense no es causa de indefensión para el condenado, porque el recurso de casación penal, ampliamente entendido como viene haciendo esta sala, permite el examen de la prueba practicada. No obstante, no se invocan en el recurso la presunción de inocencia o el error en la valoración de la prueba, por lo que el discurso argumental es solo retórico. La variación realizada en los términos de la acusación deriva de la valoración de la prueba practicada en la vista del juicio oral y no produce indefensión al recurrente, que pudo defenderse desde el principio respecto del empleo de la vía de hecho de que venía acusado. La queja por falta de claridad carece de fundamento, ya que la relativa indeterminación del día de los hechos no se traduce en incomprensión del relato probatorio ni produce indefensión al recurrente. No se aprecia el vicio de contradicción en el relato de hechos probados, en los términos exigidos por la jurisprudencia, por la relativa disparidad entre los términos de la acusación y lo que el tribunal sentenciador declaró probado. El relato de hechos probados -conforme al cual, el acusado insultó a su subordinado y luego le propinó un empujón que le hizo golpearse con las paredes del despacho- colma los elementos objetivos y subjetivos del tipo penal apreciado. El abuso de autoridad con maltrato de obra a un subordinado solo puede sancionarse por la vía penal, no por la disciplinaria.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO JAVIER DE MENDOZA FERNANDEZ
  • Nº Recurso: 108/2018
  • Fecha: 06/06/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El tribunal sentenciador contó con un amplio elenco probatorio -la declaración del expedientado, que reconoció la autoría del comentario difundido a través de Facebook y su entrevista con el periodista que lo publicó, así como la declaración del periodista-. Las expresiones emitidas por el recurrente y publicadas en un medio de comunicación social no son conformes a la prudencia exigible a un oficial de las FF.AA.: si estimaba que, en aras de la precaución, debía dar a conocer determinados hechos, habría de haberlo hecho a sus superiores siguiendo el conducto reglamentario; además, sus afirmaciones suponen una descalificación a todas luces excesiva e injusta para con las comisiones de investigación de accidentes aéreos. Aunque es cierto que no se concretó cuál de los cuatro subtipos contemplados en la falta disciplinaria apreciada se imputaba al expedientado, no cabe admitir las consecuencias que, al respecto, solicita el recurrente, ya que le fueron imputados unos hechos muy concretos que únicamente podían tener encaje en los subtipos primero y cuarto de la falta apreciada, por lo que no se le causó indefensión material, ya que pudo formular las alegaciones y pruebas de descargo que tuvo por conveniente. La valoración de todos los datos del caso permite concluir que la sanción proporcionada no era la de 30 días de arresto, sino la de arresto de 15 días, mínimo de la sanción intermedia contemplada legalmente.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JACOBO BARJA DE QUIROGA LOPEZ
  • Nº Recurso: 7/2019
  • Fecha: 06/06/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No resulta vulnerado el derecho a la presunción de inocencia, ya que no está discutido que el arma oficial reglamentaria del recurrente, con su munición, no fue presentada cuando le fue requerida para cumplir una sanción disciplinaria. No hay, sin embargo, prueba alguna de la excusa alegada, referida al hecho de que le hubiera sido sustraída de la taquilla en la que afirma haberla dejado. La denegación por el instructor de la solicitud de suspensión de la declaración del recurrente por falta de asistencia letrada no infringe su derecho de defensa, pues no concretó ni acreditó el supuesto viaje al extranjero de quien pretendía servirse como abogado y, además, desde su citación dispuso de tiempo suficiente para buscar un abogado que no estuviera o fuera a estar fuera de España. No resultó vulnerado el derecho a emplear los medios de prueba pertinentes para la defensa, pues la resolución denegatoria de prueba del instructor realiza una razonada y pormenorizada exposición de los motivos de la denegación, al ser las pruebas propuestas inútiles para acreditar lo que el recurrente pretendía probar -pues solo permitirían acreditar quien entró en el acuartelamiento, pero no quien tuvo acceso al lugar en que el recurrente afirmaba que tuvo el arma-. No puede ser calificada sino de negligente la conducta de aquel a quien se entrega un arma reglamentaria con su munición y no sabe dar cuenta de dónde se encuentra e, incluso, durante largo tiempo, se desentiende de ella.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANGEL CALDERON CEREZO
  • Nº Recurso: 20/2019
  • Fecha: 30/05/2019
  • Tipo Resolución: Auto
Resumen: El recurrente aduce en su escrito de preparación que el recurso presenta interés casacional objetivo que concreta en los siguientes extremos: (1) vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva (art. 24.1 CE); y (2) vulneración del derecho a la presunción de inocencia (art. 24.2 CE). La sala coincide con la parte recurrente en cuanto a la existencia de interés casacional objetivo en los términos en que se plantea y con los necesarios ajustes normativos y jurisprudenciales, sin perjuicio de que la sentencia que llegara a dictarse pueda extenderse a otras cuestiones que exigiera el debate finalmente trabado en el recurso.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FERNANDO PIGNATELLI MECA
  • Nº Recurso: 5/2019
  • Fecha: 29/05/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La valoración de la prueba realizada por el tribunal de instancia vulnera los derechos a la tutela judicial efectiva y a la presunción de inocencia, ya que las conclusiones extraídas no se compadecen con las reglas de la lógica: no apreció el total acervo probatorio que tuvo a su disposición, sino únicamente el parte disciplinario, sin ponderar su credibilidad y desconociendo la doctrina de la Sala Quinta del Tribunal Supremo sobre su valor, por lo que la valoración probatoria pecó de notoria parcialidad. Aunque en el último inciso del escrito dirigido por el conducto reglamentario a la superioridad el recurrente realiza una afirmación moderadamente crítica para con su superior inmediato, aparece formulada en términos de notoria moderación, mesura, prudencia, acatamiento, consideración y respeto hacia este, limitándose a una apreciación o juicio de valor que, por no afectar a la disciplina y sujeción jerárquica, se encuentra amparada por el ejercicio del derecho a la libertad de expresión de los miembros de la Guardia Civil. El elemento objetivo del tipo disciplinario radica en la falsedad de las aseveraciones o manifestaciones; el elemento subjetivo está representado por la intencionalidad de la afirmación, que se hace a sabiendas de su inveracidad; por ello, cualquier intento de derivar la cuestión hacia la falsedad de un juicio de valor está abocado al fracaso, pues la falsedad ha de ir dirigida a un hecho, nunca a un juicio de valor.

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.