• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO MENCHEN HERREROS
  • Nº Recurso: 102/2018
  • Fecha: 24/09/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Procede desestimar la pretensión de la recurrente, conforme a la cual, su escrito de alegaciones frente al pliego de cargos no fue extemporáneo, pues debieron considerarse inhábiles los sábados en el cómputo del plazo, por aplicación de lo dispuesto en el art. 30.2 Ley 39/2015. La remisión que la LORDGC realiza a la Ley 30/1992 debe entenderse hoy hecha a la Ley 39/2015, pero, por tratarse de un régimen supletorio de primer grado, solo resulta aplicable en el supuesto de falta de previsión o laguna en la propia LORDGC, lo que no se produce en materia de cómputo de plazos, al contener esta una regla clara y específica al respecto, el art. 43.1, conforme a la cual, solo se excluyen del cómputo los domingos y festivos. En cualquier caso, no se ha producido indefensión material a la recurrente, pues la sentencia impugnada, para confirmar la sanción recurrida, rechazó en cuanto al fondo el contenido de las alegaciones vertidas en el escrito inadmitido por extemporáneo. Por las mismas razones, tampoco procede la aplicación supletoria del art. 73 Ley 39/2015, habida cuenta de las específicas previsiones del art. 59.2 LORDGC, que contiene una regulación de trámites propia, acomodada al propósito de alcanzar la pronta resolución del expediente. La sala ha de ceñirse en el examen del recurso al contenido del auto de admisión, que fijó el interés casacional que presenta el recurso, por lo que procede desestimar la alegación de vulneración del principio de igualdad no incluida en aquél.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JACOBO BARJA DE QUIROGA LOPEZ
  • Nº Recurso: 47/2019
  • Fecha: 24/09/2019
  • Tipo Resolución: Auto
Resumen: La parte recurrente considera que la sentencia de instancia ha infringido el art. 24 CE, al vulnerarse el derecho a la presunción de inocencia y el derecho de defensa, por denegación de la prueba solicitada. Puede apreciarse que existe interés casacional objetivo cuando la sentencia interprete o aplique, infringiéndolas, normas constitucionales sobre derechos fundamentales, de manera que, como el recurrente alega tales infracciones, sin prejuzgar el fondo del asunto pues únicamente se trata ahora de decidir sobre la admisibilidad del recurso interpuesto, se acepta la existencia del invocado interés casacional objetivo, por lo que el recurso debe ser admitido a trámite.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JACOBO BARJA DE QUIROGA LOPEZ
  • Nº Recurso: 54/2019
  • Fecha: 24/09/2019
  • Tipo Resolución: Auto
Resumen: La parte recurrente considera que la sentencia de instancia ha infringido: (1) los arts. 24.1 y 25.1 CE, por infracción del principio de legalidad, en conexión con el derecho a la tutela judicial efectiva. Puede apreciarse que existe interés casacional objetivo cuando la sentencia interprete o aplique, infringiéndolas, normas constitucionales sobre derechos fundamentales, de manera que, como el recurrente alega tales infracciones, sin prejuzgar el fondo del asunto pues únicamente se trata ahora de decidir sobre la admisibilidad del recurso interpuesto, se acepta la existencia del invocado interés casacional objetivo, por lo que el recurso debe ser admitido a trámite.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CLARA MARTINEZ DE CAREAGA GARCIA
  • Nº Recurso: 94/2018
  • Fecha: 12/09/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La convicción sobre la comisión de la infracción por la que el recurrente impidió que fuera tramitado el boletín de denuncia formulado contra una persona a la que conocía con anterioridad no se obtuvo del informe emitido por él sin haber sido advertido de su derecho a no declarar contra sí mismo, sino de las declaraciones de los guardias civiles encargados del asunto y del hecho irrefutable de que la denuncia nunca llegara a tramitarse en el plazo correspondiente, por lo que la nulidad del expediente acordada por el tribunal de instancia respecto de la otra falta inicialmente apreciada no puede extenderse a esta. Las reiteradas denuncias del recurrente sobre la nulidad del expediente ya obtuvieron razonada respuesta por el tribunal de instancia, tanto en lo relativo a la competencia del oficial que llevó a efecto la información reservada, a la forma, contenido y extensión de esta, así como a las notificaciones de los acuerdos del instructor del expediente. Al ser de muy distinta naturaleza las sanciones previstas para la infracción apreciada, la de pérdida de destino está indicada para un supuesto como el enjuiciado, en el que alejar al sancionado del destino que tenía redunda en beneficio de la institución: la continuidad del recurrente al frente del destacamento supondría perpetuar la lesión a la disciplina derivada de su conducta, ya que se prevalió de su condición de jefe de unidad para evitar que una denuncia formulada por un subordinado recibiese el trámite previsto.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CLARA MARTINEZ DE CAREAGA GARCIA
  • Nº Recurso: 104/2018
  • Fecha: 11/09/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La imposición a la recurrente de la sanción de resolución de compromiso aparece adecuadamente razonada en la resolución sancionadora, por considerarla la más proporcionada en atención a la gravedad de los hechos y el daño ocasionado al bien jurídico protegido, esto es, el interés, la integridad y el correcto desempeño del servicio, que ha de prestarse en plenitud de condiciones físicas y psíquicas, lo que no tuvo lugar en el caso de la recurrente, que resultó exonerada de la realización de servicios de guardia, de armas, de conducción de vehículos y de participación en ejercicios tácticos. Los 4 consumos detectados lo fueron a cocaína, sustancia calificada como gravemente perjudicial para la salud -por alterar notablemente la capacidad de la persona y ser altamente adictiva-, lo que permite justificar la imposición de la más grave de las sanciones legalmente previstas. Para estimar la queja relativa a la infracción del principio de igualdad no resulta suficiente alegar soluciones distintas a casos semejantes si la desigualdad de la decisión cuenta con justificación objetiva y razonable. La denegación de la prueba propuesta por el recurrente, consistente en la incorporación de 7 expedientes seguidos contra otros compañeros de la misma unidad, se basó en que no guardaba relación con el thema probando, lo que no es arbitrario o irrazonable, pues la individualización de la sanción depende, entre otros factores, de las circunstancias personales concurrentes en cada caso.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CLARA MARTINEZ DE CAREAGA GARCIA
  • Nº Recurso: 31/2018
  • Fecha: 30/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La alegación de error en la apreciación de la prueba es inviable en los recursos deducidos frente a autos de sobreseimiento, ya que estos no incluyen un auténtico relato de hechos probados, a cuya modificación tiende la invocación del error facti. En el caso, ni existe narración histórica que fije los hechos procesales ni ha llegado a practicarse prueba cuya errónea valoración pudiera imputarse al tribunal de instancia, pues las testificales en que se apoya el motivo no pueden ser revaloradas en este trance casacional ni los informes médico-periciales se han sometido a la contradicción propia del plenario. Cuando existen indicios de la comisión del hecho y su valoración como delito en términos de probabilidad razonable no procede el sobreseimiento sino la continuación del proceso. En el caso, partiendo de los mismos hechos que el tribunal de instancia considera indiciariamente acreditados, la sala no comparte el criterio de que carezcan de cualquier tipicidad penal, pues reflejan insultos, episodios de vejación, hostigamiento y persecución a la víctima de forma sistemática y prolongada en el tiempo. El auto impugnado, excediéndose de lo que le estaba permitido hacer en el trámite procesal en que se encontraba, realizó una valoración de lo que denomina prueba y de la credibilidad de los testigos, sustrayendo a las acusaciones de la posibilidad de proponer y practicar verdadera prueba en el juicio oral bajo los principios de inmediación, oralidad y contradicción.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CLARA MARTINEZ DE CAREAGA GARCIA
  • Nº Recurso: 4/2019
  • Fecha: 29/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No se ven vulnerados el derecho a la defensa y a la tutela judicial efectiva del recurrente, que pudo ejercer su derecho a personarse como acusación particular y a recurrir en casación el auto de sobreseimiento definitivo y parcial; en cuanto a la instrucción de sus derechos como investigado por un delito de insulto a superior, además de ser una alegación incoherente con su posición procesal de acusador particular e inconexa con el recurso promovido contra el auto de sobreseimiento definitivo respecto del delito del que venía investigado su superior, consta en las actuaciones que fue informado de sus derechos a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable. Los autos de sobreseimiento definitivo no son susceptibles de ser recurridos por quebrantamiento de forma. Tampoco cabe alegar en ellos error en la apreciación de la prueba, ya que la resolución recurrida no incluye un auténtico relato de hechos probados, a cuya modificación ha de tender la invocación del error facti, pues no cabe hablar de verdadera prueba hasta que no está sometida al rigor de la contradicción en el juicio oral. Además, tal alegación exige la presencia de documentos literosuficientes, carácter que no tienen las declaraciones testificales a que se hace referencia en el recurso. La regla general es la no imposición de las costas a la acusación particular, sin que se aprecien la temeridad o mala fe procesal en la interposición del recurso que justifiquen su imposición al recurrente.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CLARA MARTINEZ DE CAREAGA GARCIA
  • Nº Recurso: 84/2018
  • Fecha: 29/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No concurre caducidad del expediente, pues la Administración intentó notificar la resolución sancionadora dentro del plazo máximo de duración del procedimiento mediante el trámite de notificación domiciliaria a través de más de dos intentos llevados a cabo en momentos diferentes por término de tres días en cada uno de los domicilios facilitados por el recurrente. No se ve afectado el derecho de defensa por la circunstancia de que el recurrente haya prestado declaración testifical en un previo juicio civil, pues la fijación de los datos fácticos que sirven de base al reproche disciplinario puede extraerse de una previa sentencia firme. Aunque el recurrente no fuera el autor de la nota publicada en la página web de la Asociación Unificada de la Guardia Civil, el hecho de poner en conocimiento de la asociación ciertos comportamientos en los que se descalificaba gravemente a su superior comporta una clara manifestación contraria a la disciplina, pues si tal comportamiento era susceptible de reproche disciplinario, el recurrente debió cursar el correspondiente parte disciplinario. También resulta adecuada la calificación de los hechos como grave desconsideración, pues ambos tipos son homogéneos y afectan al bien jurídico de la disciplina. La sanción de pérdida de destino es adecuada al grado de culpabilidad del autor y a los factores que pueden afectar a la disciplina y al interés del servicio, habida cuenta de la situación de enfrentamiento entre el expedientado y su jefe.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CLARA MARTINEZ DE CAREAGA GARCIA
  • Nº Recurso: 40/2018
  • Fecha: 29/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Del inamovible relato de hechos probados, cuya aceptación constituye presupuesto del motivo por infracción de ley penal sustantiva, se desprende que el acusado se dirigió a su subordinado en tono despectivo y cuando este le dijo que las cosas se podían pedir de otra manera pasó de las palabras a los hechos y le golpeó en el lado izquierdo de su cara. Tales hechos cumplen todos los elementos del tipo penal aplicado, a saber, la condición de militar de ambos sujetos, la existencia de una relación jerárquica de subordinación entre ellos y la producción de un maltrato de obra al inferior. La acción típica consiste en cualquier agresión o violencia física susceptible de causar perturbación en la incolumidad o bienestar de una persona, con o sin menoscabo de su integridad, salud o capacidad, siempre que la conducta agresiva provenga de un superior respecto de un subordinado y el hecho se produzca en el contexto del servicio. Se está ante un delito pluriofensivo en el que confluyen tres bienes jurídicos objeto de protección, que son la integridad física y moral, la dignidad personal y la disciplina, de forma que cualquier acto de violencia física hacia el subordinado, aun de mínima entidad, debe conceptuarse como agresión por su potencialidad para afectar cualquiera de los intereses jurídicos que la norma protege. En cuanto al elemento subjetivo, el tipo solo precisa del dolo genérico o neutro. Tales hechos solo pueden sancionarse por la vía penal, no por la disciplinaria.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO MENCHEN HERREROS
  • Nº Recurso: 12/2019
  • Fecha: 19/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El tribunal de instancia no valoró todo el elenco probatorio con la indispensable razonabilidad, infringiendo los derechos a la presunción de inocencia y a la tutela judicial efectiva. La sentencia no hizo referencia alguna a la declaración de la acusada, que negó cualquier intención de colocarse en situación de indisponibilidad. Además, dio por sentada la inexistencia de cuadro psiquiátrico en la acusada en contra de los dos informes que obraban en las actuaciones y las declaraciones de los médicos que los suscribieron. En cuanto a las comunicaciones frustradas entre la unidad y la recurrente, resulta probada la remisión de tres burofaxes, pero no su recepción ni las circunstancias que impidieron la entrega, cuando consta que en las fechas en que fueron remitidos los burofaxes la recurrente se había trasladado de localidad. En cuanto a los infructuosos intentos de comunicación telefónica con la recurrente, la prueba de cargo es imprecisa y no está contrastada con la realidad que suponía la prescripción médica de no tener contacto con su entorno laboral (ya que la baja médica derivaba de acoso). Omite la sentencia, en fin, una parte decisiva de la prueba pericial psiquiátrica, lo que afecta frontalmente a un elemento esencial del tipo aplicado, el relativo a lo injustificado de la conducta, ya que la psiquiatra que intervino en el juicio oral aceptó que el médico o psiquiatra de la paciente le hubiera prescrito la conveniencia de no ir al cuartel, lo que constaba en los autos

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.