• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MANUEL MARCHENA GOMEZ
  • Nº Recurso: 2919/2019
  • Fecha: 19/05/2021
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Tras la reforma operada por la LO 41/2015, para los recursos contra sentencias dictadas en apelación por las Audiencias Provinciales, se excluye, por tanto, la posibilidad de invocar vulneración de precepto constitucional, de suerte que la impugnación sólo adquiere sentido "...cuando el objeto del recurso gira en torno a la discusión acerca del acierto en el juicio de subsunción". El TC inadmitió un recurso de amparo frente a una providencia de inadmisión del Tribunal Supremo, acogiendo como fundamento de su decisión el tenor literal de los arts. 847.1 b) y 792.4 de la LECrim, el preámbulo de la Ley 41/2015, el propio Acuerdo no jurisdiccional del Pleno de 9 de junio de 2016, y la jurisprudencia de esta Sala. El delito de acoso laboral ha de ser entendido como hostigamiento psicológico en el marco de cualquier relación laboral o funcionarial que humille al que lo sufre, imponiendo situaciones de grave ofensa a la dignidad. Supone, por tanto, un trato hostil o vejatorio al que es sometida una persona en el ámbito laboral de forma sistemática.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MIGUEL COLMENERO MENENDEZ DE LUARCA
  • Nº Recurso: 10623/2020
  • Fecha: 13/05/2021
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El control que corresponde al Tribunal Supremo, cuando se alega vulneración de la presunción de inocencia, se concreta, en realidad, en verificar si la respuesta que ha dado el Tribunal de apelación ha sido racional y ha respetado la doctrina del Tribunal Constitucional y de la Sala Segunda sobre el alcance de la revisión, sobre la motivación y sobre la validez de las pruebas. Se han valorado numerosos indicios, todos ellos orientados en la misma dirección. Tal como resulta de la sentencia impugnada, la animadversión del recurrente hacia a víctima, su expareja sentimental, a causa de la no aceptación de la ruptura de la relación, como resulta de la existencia de amenazas anteriores ("voy a hacer fuegos contigo") y de la agresión física cometida días antes en un bar. Asimismo, la conclusión de que el incendio no fue accidental sino provocado, la cual debe considerarse razonable, derivada, entre otros datos, de su rápida propagación, excluyendo los agentes de policía que declararon como testigos peritos la causación accidental por una colilla de cigarrillo. Además, los mensajes enviados por WhatsApp, cuya existencia no niega el recurrente y cuyo contenido es claramente indicativo de su asunción de lo sucedido como acto propio, dirigido no solo a quemar la casa sino, además, a causar la muerte de su expareja. También, la ausencia de una explicación razonable por parte del recurrente a la actitud desarrollada tras el suceso.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANTONIO DEL MORAL GARCIA
  • Nº Recurso: 2435/2019
  • Fecha: 10/05/2021
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El juicio sobre la proporcionalidad de las penas compete al legislador en una primera instancia. Sólo cabrá catalogar la norma penal o la sanción penal que incluye como estrictamente desproporcionada cuando concurra un desequilibrio patente y excesivo o irrazonable entre la sanción y la finalidad de la norma a partir de las pautas axiológicas constitucionalmente indiscutibles y de su concreción en la propia actividad legislativa. El delito de tenencia de sustancias explosivas requiere de esa tenencia careciendo de autorización por las leyes o la autoridad competente, habiéndose eliminado cualquier referencia o exigencia de un ulterior propósito delictivo, y por tratarse de un delito de mera actividad o peligro abstracto no requiere un resultado dañoso para la seguridad pública, siendo suficiente esa mera tenencia para la consumación delictiva y como elementos subjetivo el conocimiento de esa tenencia y la voluntad de esa posesión. El delito contemplado en el artículo 568 del Código Penal presenta un aspecto objetivo de tenencia o depósito de sustancias o aparatos explosivos, inflamables, incendiarios o asfixiantes o de sus componentes y el bien jurídico que su existencia pretende proteger es la seguridad pública
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: PABLO LLARENA CONDE
  • Nº Recurso: 10615/2020
  • Fecha: 23/04/2021
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Recuerda la sentencia que la aplicación de la eximente completa del artículo 20.1 del Código Penal es oportuna cuando se acredite que el sujeto activo padece una anomalía o alteración psíquica que le impida comprender la ilicitud de su conducta o de actuar conforme a esa comprensión. Nuestra jurisprudencia ha considerado que la drogadicción produce efectos exculpatorios cuando se anula totalmente la culpabilidad, lo que puede acontecer bien porque el drogodependiente actúa bajo la influencia directa del alucinógeno que anula de manera absoluta el psiquismo del agente, bien cuando el drogodependiente actúa bajo la influencia de la droga dentro del ámbito del síndrome de abstinencia. En la eximente incompleta, la influencia de la droga también puede manifestarse por la ingestión inmediata de la misma, o porque el hábito generado con su consumo lleve a la ansiedad, a la irritabilidad o a la vehemencia incontrolada del drogodependiente y como manifestación de una personalidad conflictiva. La circunstancia atenuante del artículo 21.2 del Código Penal es apreciable cuando el culpable actúe a causa de su grave adicción a las sustancias. La atenuante se configura por la incidencia de la adicción en la motivación de la conducta criminal en cuanto realizada "a causa" de aquella. No puede solicitarse la modificación de la responsabilidad criminal por el simple hábito de consumo de drogas. Legítima defensa: ha de partirse del elemento básico de la agresión ilegítima.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CARMEN LAMELA DIAZ
  • Nº Recurso: 10531/2020
  • Fecha: 22/04/2021
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Tratándose de sentencias dictadas por el Tribunal del Jurado no puede exigirse a los ciudadanos el mismo grado de razonamiento intelectual y técnico que puede exigirse a un Juez profesional. No cabe otra opción que analizar, en cada caso, si el juicio de autoría proclamado ha tenido como fundamento el material probatorio generado en el plenario o, por el contrario, la percepción colectiva, anticipada e inducida por los medios de comunicación. No existe una presunción de parcialidad de un Jurado por la circunstancia del carácter mediático de un juicio. No existen incongruencias entre el relato de hechos probados y la argumentación contenida en la fundamentación jurídica. No se establece con carácter general que las labores de vigilancia realizadas previamente sobre la víctima deban ser consideradas siempre como actos de autoría por cooperación necesaria. El acuerdo previo sin más es insuficiente para construir la coautoría. Su actuación se limitó a compartir las labores de vigilancia de la víctima y en entregar la motocicleta. Por ello su intervención fue la de un simple auxiliar eficaz para el éxito de la empresa criminal. Su aportación al hecho desde luego tuvo eficacia causal en el comportamiento del autor y supuso un incremento relevante de las posibilidades del éxito de éste y, con ello, de la puesta en peligro o lesión de un bien jurídico, pero no fue ni esencial ni decisiva, por el contrario fue esporádica y escasa, por lo que pudo ser fácilmente reemplazable.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JAVIER HERNANDEZ GARCIA
  • Nº Recurso: 10132/2020
  • Fecha: 22/04/2021
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Presunción de inocencia. Alcance de estudio cuando se invoca su vulneración en casación. Se debe verificar la suficiencia de la prueba practicada y la racionalidad de los juicios valorativos. Validez de la declaración de la víctima como prueba de cargo aunque sea única. Inexistencia de contradicciones esenciales en su testimonio. No se puede medir el nivel de coherencia de la narración fáctica por desviaciones mínimas o poco significativas. Existencia de corroboraciones del testimonio de la víctima. Infracción de ley: se postula la absorción del delito de amenazas y el de maltrato. Las amenazas en el presente caso por su intensidad tienen significado propio. Quebrantamiento de medida cautelar: no hay absorción por el delito de maltrato, pues se produjo con posterioridad a la comisión del delito. El consentimiento de la víctima en el quebrantamiento de medida cautelar no incide en su antijuridicidad. Trastorno mental transitorio: se descarta su concurrencia. Doble módulo de medición de la culpabiliadad: capacidad del sujeto de comprender la ilicitud del hecho y la capacidad de actuar de acuerdo a esa comprensión. Grave adicción: no se ha acreditado la medida de afectación a las bases de la imputabilidad. Penalidad: Proporcionalidad y motivación. Margen de discrecionalidad en la imposición de la pena. Dolo de matar: concurrencia de dolo eventual. Correcta inferencia. Parentesco: aplicación en delitos contra las personas. Cuestión per saltum: improcedencia de su análisis.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANDRES MARTINEZ ARRIETA
  • Nº Recurso: 1247/2019
  • Fecha: 22/04/2021
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La cuestión objeto de la pretensión del Ministerio Público es la de dilucidar si los hechos pueden incardinarse en la acción de dañar que contempla el artículo 263 del Código Penal, o se trata de un mero deslucimiento del bien, actualmente despenalizada tras la reforma de la LO 1/2015, que derogó las faltas y, en concreto, la del artículo 626. La conducta típica consiste en la destrucción, deterioro o inutilización con menoscabo de la sustancia del bien. La acción de pintar la fachada y la puerta de una vivienda produce un daño en el bien que lo recibe, se subsume el delito de daños que requiere un desembolso económico para su reparación. El bien ha sido dañado en su configuración física, estética y funcional. Por otra parte, difícilmente podría afirmarse que la puerta y fachada "embadurnada" no ha sido dañada y deteriorada, si es precisa una reparación evaluada económicamente para su recuperación en el estado en el que su propietario lo tenía. El deslucimiento de un bien que implique una pérdida de su valor o suponga una necesidad de reparación evaluable económicamente, ha de ser reconducido al delito de daños. La desaparición de la falta no implica la despenalización de la conducta. El relato fáctico es claro en la determinación de los elementos fácticos que presenta la subsunción del art. 464.2 CP. Hubo un atentado a los bienes de la víctima, expresando el hecho que el acusado actuó "en represalia por la anterior denuncia y demanda".
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANTONIO DEL MORAL GARCIA
  • Nº Recurso: 10137/2020
  • Fecha: 13/04/2021
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sentencia acuerda la absolución de los recurrentes por el delito de pertenencia a grupo criminal. La hipótesis que la Sala de instancia considera acreditada es verosímil, pero no es la única compatible con el resultado de las pruebas. Se confirma la condena de uno de los recurrentes por los delitos de atentado y conducción temeraria. Las embestidas con el vehículo, lleguen a producir o no daños o lleguen o no a la colisión, son actos de acometimiento, de intimidación, suficientes para dar vida la delito de atentado, más allá del forcejeo físico que tuvo lugar antes de poder reducir al ahora recurrente. La conducción temeraria no requiere constancia ni de la velocidad exacta ni la identidad de las personas cuya integridad fue puesta en riesgo. Existe un concurso real entre ambos delitos. Apertura de la puerta del garaje con el mando intervenido por agentes policiales a los únicos efectos de identificar la vivienda y posterior petición de mandamiento judicial no vulnera el derecho a la inviolabilidad domiciliaria. El auto de entrada y registro rompe toda conexión de antijuricidad, si es que pudiera calificarse de antijurídica la actuación de los agentes policiales. Estamos, en todo caso, ante lo que se ha bautizado como descubrimiento inevitable, que hace decaer, a través de la teoría de la conexión de antijuricidad, el andamiaje de la ilicitud probatoria.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANTONIO DEL MORAL GARCIA
  • Nº Recurso: 10562/2020
  • Fecha: 12/04/2021
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El órgano de casación, que no ha presenciado la prueba, en principio, no ha de preguntarse si él mismo alcanza ese grado de certidumbre. Tan solo debe verificar que en la certeza que proclama la sentencia de la Audiencia Provincial no se ve ensombrecida por vacilación alguna o titubeos y se edifica sobre un conjunto probatorio suficiente desde el que el órgano judicial ha podido llegar razonada y razonablemente a esa convicción. Más holgura existe en la segunda instancia en que el Tribunal de apelación sí puede adentrarse en el conjunto probatorio para comprobar si la certeza del órgano de instancia está respaldada por pruebas convincentes, así como evaluar si los testimonios presentados como base de la condena son dignos de merecer el crédito que les ha otorgado la Audiencia Provincial. La jurisprudencia suele establecer un triple text para valorar la fiabilidad del testigo víctima -persistencia en sus manifestaciones, elementos corroboradores, ausencia de motivos de incredibilidad diferentes a la propia acción delictiva-. No se está definiendo con ese trío de características un presupuesto de validez o de utilizabilidad. Son orientaciones que ayudan a acertar en el juicio, puntos de contraste que no se pueden soslayar. La traducción económica de una reparación por daños morales es tarea reservada a la discrecionalidad del Tribunal de instancia y, por tanto, inatacable en casación. Se podrán discutir las bases pero no el monto concreto.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MIGUEL COLMENERO MENENDEZ DE LUARCA
  • Nº Recurso: 2788/2019
  • Fecha: 09/04/2021
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Predeterminación: requisitos. Quebrantamiento de forma por contradicción en los hechos probados. Diferencia de situación procesal entre el responsable penal y el responsable civil. No es preceptivo que el responsable civil declare en instrucción. Basta con darle traslado de los escritos de acusación conforme al artículo 784.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Error en la apreciación de la prueba: requisitos que han de concurrir. Carencia de literosuficiencia de los documentos citados. Falta de causación de efecto de cosa juzgada de una sentencia en la base fáctica en el enjiciamiento de otros delitos distintos. Presunción de inocencia. Contenido cuando se alega su vulneración en casación. Existencia de prueba de cargo bastante tanto del origen de los fondos que constituyen los incrementos de patrimonio como sobre el ejercicio en el que debían haber generado el ingreso tributario. Tratamiento en el ámbito penal de los incrementos del patrimonio. Diferencia con el concepto tributario. Aportación por el acusado de una explicación plausible. No existe la obligación del órgano enjuiciador de aceptar ciegamente los documentos aportados por el acusado. Prescripción: no puede aplicarse la doctrina sobre la prescripción de los delitos conexos, porque se le ha absuelto de ellos. El plazo de cinco años desde que surge la obligación de pago hasta que se formula denuncia no había transcurrido. Se acuerda la nulidad de la sentencia por contradicciones internas en los razonamientos.

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.