• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: RAFAEL SARAZA JIMENA
  • Nº Recurso: 2233/2016
  • Fecha: 14/03/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Los prestatarios instaron la nulidad de la cláusula multidivisa de un préstamo hipotecario por su carácter abusivo o, por dolo omisivo y error invalidante, y subsidiariamente, la nulidad de todo el contrato. La demanda fue desestimada en ambas instancias. Defectuosa formulación del recurso por infracción procesal, determinante de su desestimación, por mezclar cuestiones de naturaleza distinta, y por plantear cuestiones sustantivas. El préstamo hipotecario en divisas no es un instrumento financiero regulado por la LMV, por lo que no se vulneran sus normas que imponen los deberes de información respecto de los productos y servicios de inversión. Cosa distinta es que el incumplimiento de los deberes de información exigibles a las entidades bancarias sea relevante para realizar el control de transparencia, por ser un producto complejo. Importancia de la información precontractual. Doctrina del TJUE sobre cómo se concretan esas obligaciones de información en el caso de préstamos en divisas. Los riesgos de este tipo de préstamo hipotecario exceden a los propios de los préstamos hipotecarios a interés variable solicitados en euros (afectan al importe en euros del capital pendiente de amortización). En atención a ello, y a que no se informó sobre la naturaleza del «riesgo de cambio» o las consecuencias de la fluctuación de la divisa, la información fue claramente insuficiente y la formación y experiencia de los prestatarios no permitía que conocieran, por sí solos, los riesgos.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: PEDRO JOSE VELA TORRES
  • Nº Recurso: 546/2016
  • Fecha: 13/03/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Recurso de casación admisible: aunque se base en preceptos distintos de los citados en la demanda, el recurso es admisible ya que en la demanda se pidió el cumplimiento del contrato según una determinada interpretación contractual, por lo que los demandantes pueden intentar combatir en casación la interpretación de lo pactado que ha hecho sentencia recurrida, ya que ha sido presupuesto para desestimar la demanda. La regla de interpretación contractual contra proferentem en contratos con consumidores: incorporación de la regla a la normativa protectora de consumidores; alcance, significado y función de la regla (distribución del riesgo contractual para asegurar que el adherente, que no ha participado en la elaboración del contrato, no tenga que compartir los riesgos de una defectuosa declaración contractual; cumple dos funciones: equilibrar la relación e incentivar que el predisponente redacte claramente las cláusulas). Doctrina jurisprudencial: el presupuesto de aplicación de esta regla es la existencia de una duda en la interpretación. Planteamiento en casación de cuestiones relativas a la interpretación el contrato: cuando sea contraria a las normas legales de interpretación de los contratos o se demuestre su carácter manifiestamente ilógico, irracional o arbitrario. En el caso, la sentencia recurrida no aprecia oscuridad alguna en el alcance de la cláusula y rechaza la interpretación postulada por los demandantes de forma motivada; inaplicación de la regla.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: PEDRO JOSE VELA TORRES
  • Nº Recurso: 3938/2016
  • Fecha: 13/03/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sentencia de la Audiencia Provincial contra la que se interpone el recurso había desestimado la apelación de la entidad bancaria en un litigio sobre cláusula suelo, al considerar que, aunque la demandante no era consumidora -condición que sí le había reconocido la sentencia de primera instancia-, la cláusula litigiosa no superaba el control de incorporación, porque la prestataria no pudo ser consciente de la carga económica que implicaba. Se aprecia incongruencia extra patita de la sentencia de la Audiencia, que altera la causa de pedir porque en la demanda se ejercitó exclusivamente una acción individual de nulidad por abusividad, sobre la base de que la prestataria era consumidora, sin que en ningún momento se hiciera mención al control de incorporación, ni se postulara su aplicación. En esta fase procesal no puede ser discutido ya que la demandante carecía de la cualidad legal de consumidora (el préstamo hipotecario se había concertado para la compra de un local destinado a farmacia) porque dicho pronunciamiento ha quedado firme, con la consecuencia de la improcedencia del control de abusividad y, en concreto, del control de transparencia al ser doctrina reiterada que no proceden los controles de transparencia y abusividad en los contratos en que el adquirente no es consumidor. Se estima el recurso extraordinario por infracción procesal y se asume la instancia, teniendo en cuenta lo alegado en el recurso de casación. Se desestima la demanda.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: PEDRO JOSE VELA TORRES
  • Nº Recurso: 1582/2016
  • Fecha: 05/03/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Recurso extraordinario por infracción procesal: recurso admisible (el artículo 319.3 LEC no es una norma reguladora de la sentencia pero se cita relacion con el artículo 217 LEC, que sí lo es); el artículo 319.3 LEC no es una norma sobre carga de la prueba, sino una facultad de interpretación flexible para los tribunales que les permite llegar a una convicción por el conjunto de la prueba sin verse sujetos a la relativa prevalencia probatoria que se da a la documental pública (su fundamento está en la naturaleza clandestina de la usura, difícil de detectar, por lo que sujetar al juzgador a la interpretación taxativa general de los documentos notariales supondría dificultar o impedir la exacta averiguación de los elementos de la usura); en el caso, inexistencia de vulneración; imposibilidad de revisar en este recurso la valoración conjunta. Recurso de casación admisible: interés casacional. Intereses usurarios: distinta naturaleza de los intereses remuneratorios y de los moratorios que justifica que, como regla general, a estos últimos no se les aplique la Ley de Usura; posibilidad de considerar, en algún caso, los intereses moratorios como usurarios, no aisladamente considerados, sino en el conjunto de circunstancias concurrentes; en el caso, no se ha probado haber percibido menos cantidad de la consignada en la escritura. Abusividad del interés moratorio: actividad empresarial y no de consumo; hipotecante que participa de la actividad empresarial (vínculo funcional).
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO JAVIER ORDUÑA MORENO
  • Nº Recurso: 3409/2016
  • Fecha: 04/03/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sala estima el recurso de casación interpuesto frente a una sentencia que rechazó la pretensión de nulidad de un cláusula suelo, al considerar que la información precontractual facilitada a los clientes, a través de dos correos electrónicos, era suficiente para considerar que los prestatarios fueron informados sobre la cláusula. La sala recuerda que la información precontractual suficiente que incida en la transparencia de la cláusula suelo predispuesta en el contrato reviste una importancia fundamental para que el cliente pueda adoptar su decisión de contratar con pleno conocimiento de la carga económica y jurídica que le supondrá concertar el contrato, sin necesidad de realizar un análisis minucioso y pormenorizado del mismo. De ahí la exigencia, a su vez, del tratamiento principal que en el curso de la información precontractual deba darse a la existencia y alcance de la cláusula suelo. En el caso litigioso, del examen de los correos se desprende que la entidad financiera dio un tratamiento secundario a la cláusula suelo del contrato de préstamo, pues su existencia quedó referenciada en un simple inciso dentro de un extenso cúmulo de menciones y datos de las condiciones generales del préstamo que dificultaban la comprensión efectiva de la realidad resultante, que no era otra que lo efectivamente contratado no era un contrato de préstamo a interés variable, sino un contrato a interés fijo únicamente variable al alza.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO JAVIER ORDUÑA MORENO
  • Nº Recurso: 1695/2016
  • Fecha: 18/02/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sala estima el recurso de casación interpuesto frente a una sentencia que declaró la validez de una cláusula suelo inserta en una novación de otras condiciones del préstamo, por entender que ello implicó un proceso negociador y que el actor tomó la decisión de firmarla con pleno conocimiento de causa, de forma que tuvo perfecta comprensión tanto del límite a la variación del tipo de interés aplicable, como de la importancia de la cláusula suelo en las consecuencias económicas del contrato. La sentencia recurrida se aparta de la jurisprudencia de la sala, pues no consta que la cláusula suelo, insertada en la novación modificativa del préstamo, fuera realmente negociada por las partes. Tampoco ha quedado acreditado que la entidad financiera, en ningún momento de las fases contractuales que llevaron a la formalización de la referida escritura, suministrara al cliente un plus de información previa y tratamiento principal de la cláusula suelo que le permitiera adoptar su decisión con pleno conocimiento de la carga económica y jurídica que comportaba la aplicación de la citada cláusula. Aunque es posible modificar la cláusula suelo del contrato original, requiere que la modificación se hubiere negociado o, en su defecto, cuando se hubiere empleado una cláusula contractual predispuesta, requiere que dicha cláusula supere el control de transparencia y en el presente caso la cláusula predispuesta no cumple el mínimo estándar de transparencia. Restitución íntegra de los intereses.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO JAVIER ORDUÑA MORENO
  • Nº Recurso: 3568/2016
  • Fecha: 14/02/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Demanda en solicitud de nulidad de la cláusula suelo contenida en la escritura de adjudicación de vivienda y subrogación de préstamo hipotecario por su carácter abusivo con base en la falta de transparencia. En primera instancia se estimó la demanda al considerar que la cláusula no superaba el control de incorporación, ni el control de transparencia por lo que declaró la nulidad de la cláusula suelo y condenó a la entidad bancaria a la restitución de las cantidades cobradas en aplicación de dicha cláusula. Interpuesto recurso de apelación por la demandada, la Audiencia estimó el recurso al apreciar que la entidad bancaria sí proporcionó al cliente información acerca de la relevancia de dicha cláusula con carácter previo a la firma del contrato así como que la cláusula suelo superó el control de incorporación y el de transparencia. Interpuesto recurso de casación la sala analizó si la cláusula suelo contenida en el contrato de subrogación del préstamo superaba el control de transparencia y concluyó a tenor de lo declarado en STS de 9 de mayo de 2013, ya que en ninguna de las fases contractuales la entidad bancaria realizó ese plus de información y tratamiento principal de la cláusula suelo que permitiera al cliente adoptar su decisión con pleno conocimiento de la carga económica y jurídica que comportaba, sin que este deber de transparencia pueda quedar reducido al mero control de incorporación de la cláusula predispuesta.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MARIA DE LOS ANGELES PARRA LUCAN
  • Nº Recurso: 1396/2016
  • Fecha: 07/02/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La Sala estima el recurso de casación. La sentencia recurrida declara que la aseguradora incumplió su obligación de formular preguntas claras y definitivas sobre la salud del asegurado que le hubieran permitido conocer el riesgo asumido y niega que el asegurado deba manifestar por propia iniciativa las dolencias que padezca. Sin embargo, razona que debe aplicarse el art. 10.3 LCS (reducción de la prestación de la aseguradora proporcional a la diferencia entre la prima convenida y la que se hubiese aplicado de haberse conocido la verdadera entidad del riesgo)porque el asegurado conocía la enfermedad que padecía al tiempo de suscribir la póliza y no lo manifestó. La Sala considera que ese modo de razonar de la Audiencia no es correcto. No solo porque la aplicación de la reducción no procede automáticamente cuando nadie la ha pedido, sino también porque la infracción del deber de exactitud en la respuesta al cuestionario no puede ser ajena al conocimiento por el tomador de la relevancia de las circunstancias sobre las que debe declarar. El que el tomador tuviera conocimiento de sus episodios de epilepsia y no informara de ello al contratar el seguro es un dato fáctico del que no resulta reticencia alguna. En la instancia no ha quedado acreditado que se hicieran al tomador preguntas ni, por tanto, le es imputable a él la falta de mención de sus episodios. Se confirma la sentencia de primera instancia y se condena a la aseguradora al pago de la prestación con intereses del art. 20
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: PEDRO JOSE VELA TORRES
  • Nº Recurso: 3416/2016
  • Fecha: 25/01/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se desestima el recurso extraordinario por infracción procesal por incumplimiento de los requisitos del art. 469.2 LEC (denuncia de la infracción en la instancia). Se desestima también el recurso de casación. Para superar el control de incorporación hay un doble filtro: el negativo (el adherente tuvo ocasión real de conocer las condiciones generales al tiempo de contratar ) y el positivo (comprensibilidad gramatical y semántica). Es preciso, por ello, que la cláusula tenga una redacción clara, concreta y sencilla, que permita una comprensión gramatical normal y que el adherente haya tenido oportunidad real de conocerla al tiempo de contratar. En este caso, de los hechos declarados probados se deduce que la cláusula litigiosa (cláusula con efecto "suelo", en préstamo hipotecario destinado a comprar un local pata un negocio, con una redacción ilógica) no cumple estos umbrales y, por ello, no supera el control de incorporación, porque los adherentes no tuvieron la posibilidad de conocer siquiera la propia existencia de la cláusula litigiosa en el momento de prestar su consentimiento contractual. En cuanto a los efectos de la declaración de no incorporación, de los arts. 9.2 y 10.1 LCGC se desprende inequívocamente que cuando una condición general de la contratación no supera el control de inclusión, debe declararse su nulidad, con la consecuencia de que se restituyan sus efectos desde que se aplicó, conforme al art. 1303 CC.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: RAFAEL SARAZA JIMENA
  • Nº Recurso: 2982/2018
  • Fecha: 23/01/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se analiza la posible abusividad de la cláusula que, en un préstamo hipotecario, establece una comisión de apertura. Tras examinar la normativa sectorial aplicable al caso (nacional y de la Unión Europea) la Sala considera que la comisión de apertura no es ajena al precio del préstamo, por el contrario, el interés remuneratorio y la comisión de apertura constituyen sendas partidas del precio del préstamo, en cuanto que son las principales retribuciones que recibe la entidad financiera por conceder el préstamo al prestatario y no corresponden a actuaciones o servicios eventuales. Tanto el interés remuneratorio como la comisión de apertura deben incluirse en el cálculo de la TAE, que permite al consumidor conocer cuál será el coste efectivo del préstamo. Por esa razón, la Sala concluye que la comisión de apertura no es susceptible de control de contenido, sino exclusivamente de control de transparencia, que considera superado o cumplido. También se pronuncia sobre los efectos de la declaración de nulidad de la cláusula que atribuye al prestatario la totalidad de los gastos e impuestos, ya declarada nula por la sentencia 705/2015, de 23 de diciembre. Sostiene que son pagos que han de hacerse a terceros -no al prestamista- como honorarios por su intervención profesional con relación al préstamo hipotecario y que el pago de esas cantidades debe correr a cargo de la parte a la que correspondiera según la normativa vigente en el momento de la firma del contrato.

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.