• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JUAN MOLINS GARCIA-ATANCE
  • Nº Recurso: 941/2018
  • Fecha: 06/07/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La cuestión que se suscita es la de determinar si tiene derecho a percibir la prestación por desempleo un trabajador en situación de jubilación parcial anticipada. El trabajador, en situación de jubilación parcial, suscribió con la empresa contrato de trabajo a tiempo parcial con jornada de trabajo equivalente al 25% de la jornada completa. La empresa acumuló la jornada parcial y la concentró en un determinado periodo de temporal, abonando el salario todos los meses del año. El contrato de trabajo se suspendió durante 45 días, que no coincidió con los meses en los que el actor desarrollaba su actividad laboral como consecuencia de la acumulación de jornada, sin que la empresa abonara el salario correspondiente y el SPEE no abonó tampoco la prestación por desempleo. La sentencia recurrida reconoció el derecho a la prestación por desempleo. Sin embargo, tal parecer no es compartido por el TS. Se funda esta decisión en el hecho de que no concurre el requisito de la prestación por desempleo exigido por el art. 203.2 LGSS consistente el cese de la actividad del trabajador. No se ha producido una suspensión de su relación laboral porque la suspensión del contrato de trabajo exonera de las obligaciones recíprocas de trabajar y remunerar el trabajo. En definitiva, el trabajador ha desarrollado su actividad íntegra en los meses de junio a septiembre de 2014.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: RICARDO BODAS MARTIN
  • Nº Recurso: 217/2018
  • Fecha: 03/07/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se confirma la de instancia que declaró nula la cláusula contractual introducida en todos los contratos de captadores de la ONG Médicos Sin Fronteras. 1) Rechaza la incompetencia objetiva y la falta de legitimación activa, por cuanto no se ha alegado en el recurso que la misma se aplique en todo el territorio español; 2) Considera que la sentencia sí resuelve todas las alegaciones realizadas en la impugnación por lo que no es incongruente; 3) Argumenta que no se puede entrar a conocer de la alegación de incongruencia por introducir 3 nuevos hechos probados, por cuanto no se planteó la cuestión vía art. 217 c) LRJS y la parte infringe el art. 210.2 LRJS al no señalar los preceptos infringidos, además de que existió una sentencia previa que devolvió las actuaciones a la Sala para que resolviera todas las cuestiones planteadas lo que le permitió a la Sala considerar la totalidad de la prueba practicada; 4) No entra a conocer de la cuestión del grado de cumplimiento de los objetivos mínimos, por vulnerarse el art. 210.2 LRJS, ya que sólo denuncia el art. 1256 y ss CC pero sin justificar la infracción legal; 5) Que conforme a la jurisprudencia de la Sala respecto de la validez de las cláusulas extintivas y su relación con el bajo rendimiento, la misma es nula porque es tipo, impuesta por la empresa, fija objetivos que pueden ser unilateralmente modificados por la empresa, reservándose ésta la voluntad para extinguir los contratos, siendo de imposible cumplimiento los objetivos
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: IGNACIO GARCIA-PERROTE ESCARTIN
  • Nº Recurso: 2369/2018
  • Fecha: 03/07/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sentencia recurrida estimó en suplicación el recurso del actor y apreció concurrencia de fraude en la contratación del trabajador y declaró la improcedencia de su despido. El trabajador prestó servicios a la Universidad demandada suscribiendo desde 1981 diversos contratos administrativos de colaboración temporal. La actora superó las pruebas para la obtención del título de Doctor por la Universidad de Valladolid el 15 de noviembre de 2013. Por comunicación de 22.03.2017 la demandada le notifica su baja con efectos del 3 de mayo siguiente por "fin del periodo de contrato". La sentencia recurrida que, estimando el recurso de suplicación, declaró la improcedencia del despido, entiende que la contratación responde a necesidades ordinarias y estructurales de la docencia universitaria y que la trabajadora no desarrolla más actividad laboral que la docente. La Sala IV no aprecia la existencia de contradicción, pues en la recurrida consta la obtención del doctorado, circunstancia que no concurre en la referencial, lo que constituye un importante factor diferencial entre ambas sentencias, en tanto que hasta su consecución puede afirmarse que el contrato laboral de Ayudante cumplió su finalidad, pues dicha modalidad contractual está destinada a completar la formación teórico-práctica de quien se encuentra en el proceso de elaboración y defensa de su tesis doctoral.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: IGNACIO GARCIA-PERROTE ESCARTIN
  • Nº Recurso: 17/2019
  • Fecha: 03/07/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La cuestión planteada consiste en decidir si la pérdida por los recurrentes en casación de su condición de representantes de los TRADES, como consecuencia de la entrada en vigor de un nuevo acuerdo de interés profesional (AIP), vulneró sus derechos fundamentales de libertad sindical y garantía de indemnidad. La sentencia desestima el recurso porque la suscripción del AIP 2018 y el cambio de modelo de representación de los transportistas autónomos que eso supuso se debió a la adquisición del negocio de Panrico Donuts por el grupo mercantil BIMBO en junio de 2016, y la necesidad de unificar las redes de transporte de ambas compañías, sustituyendo así los acuerdos de interés profesional vigentes en las dos empresas por uno conjunto para ambas. Razona la sentencia que el trabajo por cuenta propia no está sometido a la legislación laboral (DA 1ª ET y art. 3.3 LETA), y que los recurrentes no eran representantes unitarios del ET, ni sindicales de la LOLS, sino que fueron designados por CCOO en virtud de lo previsto en el AIP 2011, por lo que no les resulta de aplicación el art. 67.3 ET, sobre el que se centra el recurso; y que la llamada por el AIP 2011 a la aplicación «por analogía» de las garantías de los representantes legales previstas en la legislación laboral, no puede impedir la entrada en vigor de un nuevo AIP 2018 que sustituye y deja sin efecto el anterior. No se aprecia tampoco la vulneración de la garantía de indemnidad que no se fundamenta en el recurso.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: IGNACIO GARCIA-PERROTE ESCARTIN
  • Nº Recurso: 2710/2018
  • Fecha: 03/07/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sala de suplicación estimó el recurso del actor y apreció concurrencia de fraude en la contratación del trabajador y declaró la improcedencia de su despido. El trabajador prestó servicios a la Universidad demandada desde 1985 en virtud de diversos contratos administrativos de colaboración temporal. Al amparo ya de la LO 6/2001, suscribió con la Universidad en 2012 contrato laboral docente e/o investigador, como Ayudante, que se prorrogó tres veces, hasta el 3 de mayo de 2017, fecha en que se extinguió. El trabajador superó las pruebas para la obtención del título de Doctor en noviembre de 2013. La sentencia del TSJ afirma que no ha quedado acreditado que se hayan cumplido los particulares fines anudados a cada una de las particulares modalidades contractuales escogidas por la universidad; siendo inadmisible que quien ya detenta la condición de doctor se mantenga en una modalidad contractual destinada a completar la formación de quien se encuentra en el proceso de elaboración de la tesis doctoral. Entre las sentencias comparadas no concurre la identidad y contradicción exigidas, pues a pesar de la similar secuencia contractual inicial en la suscripción de contratos administrativos, el contrato de Ayudante del trabajador de la sentencia recurrida se prorrogó por tres veces, lo que no ocurrió en la referencial e igualmente el hecho de la obtención del doctorado es un importante factor diferencial entre ambas sentencias que impide apreciar la existencia de contradicción.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: RICARDO BODAS MARTIN
  • Nº Recurso: 5121/2018
  • Fecha: 02/07/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se decide en la sentencia comentada si la relación que une a los técnicos municipales con el Ayuntamiento demandado es de naturaleza laboral o administrativa. La sentencia de suplicación, con revocación de la de instancia, desestima la demanda de oficio formulada por la TGSS. La sentencia comentada, con remisión a la doctrina jurisprudencial que establece los criterios para calificar -o no- de laboral una relación, considera que se dan en el caso enjuiciado las notas de ajenidad y dependencia propias de la relación laboral. Y ello porque los actores realizan personal y habitualmente los informes que les indica el Ayuntamiento, están obligados a acudir al mismo una vez por semana para atender a los ciudadanos, no corren con el riesgo de la operación ya que cobran una cantidad fija al mes, no asumen los gastos de la operación, disfrutan de vacaciones anuales retribuidas y entregan copias de informes al Ayuntamiento. No obsta a tal conclusión el que los contratos de los actores con el Ayuntamiento se suscribieran en el marco de un convenio de colaboración del Ayuntamiento con la diputación de Valencia ni tampoco que los actores prestaran otros servicios para el Ayuntamiento, dado que éstos se facturaban aparte.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MARIA LUZ GARCIA PAREDES
  • Nº Recurso: 3412/2018
  • Fecha: 02/07/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El demandante ha venido prestando servicios para la Universidad con categoría profesional Ayudante, en virtud de diferentes contratos. El demandante obtuvo el título de Doctor el 2 de diciembre de 2011 y el 4 de mayo de 2012 suscribió un contrato laboral docente como Ayudante, a tiempo completo, que fue prorrogado al amparo de los Acuerdos adoptados por el Consejo de Gobierno de la Universidad sin que, a fecha 3 de mayo de 2017, hubiera obtenido de la Agencia Nacional de Evaluación y Acreditación la correspondiente acreditación como Profesor Ayudante Doctor. el actor ha impartido las asignaturas con plena autonomía y responsabilidad, efectuando tareas de corrección y revisión de exámenes, firma de actas, y atención de tutorías. Solicita que se declare que la extinción de su contrato de trabajo constituye despido improcedente y, subsidiariamente, que se le reconozca el derecho a la indemnización de 20 días por año de servicios por finalización del contrato. La sentencia de suplicación confirma la improcedencia del despido y considera fraudulento el contrato suscrito en 2012 porque no concurría el requisito subjetivo (doctorandos) ni la función propia de colaboración, en tareas docentes de índole práctica. Entre las sentencias no existe la identidad necesaria para apreciar que sus pronunciamientos son contradictorios.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: SEBASTIAN MORALO GALLEGO
  • Nº Recurso: 4369/2017
  • Fecha: 02/07/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La cuestión a resolver es la de determinar si los médicos demandantes, que prestan todos ellos servicio para la demandada, Hospital Materno Infantil Sant Joan de Deu, tienen derecho a percibir las horas extraordinarias reclamadas en función de lo previsto en el Estatuto de los Trabajadores, o les resulta por el contrario de aplicación en esta materia lo establecido en el Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud. La Sala IV no entra a conocer del fondo del asunto por falta de contradicción entre las sentencias comparadas puesto que ni los hechos ni las concretas cuestiones planteadas son sustancialmente iguales. En el caso de la recurrida los trabajadores, reclaman el exceso de jornada anual realizada por encima de las 1826, 27 horas. Mientras los facultativos de la sentencia recurrida son asalariados de una entidad hospitalaria privada que constituye una modalidad indirecta de gestión de la sanidad pública, mediante un concierto específico, no sucede otro tanto en la sentencia de contraste, ya que en la misma el médico es personal laboral del Servicio Asturiano de Salud; así en el caso de la recurrida, nos encontramos con profesionales contratados laboralmente para una entidad privada; mientras que en la referencial el facultativo trabaja para el servicio público de salud, el SESPA, resultándole de aplicación la Ley 55/2003, de 16 de diciembre, del Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud, en virtud de su artículo 2.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: IGNACIO GARCIA-PERROTE ESCARTIN
  • Nº Recurso: 728/2018
  • Fecha: 02/07/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La cuestión que se plantea en el presente recurso de casación para la unificación de doctrina es si el contenido de la carta de despido disciplinario fue o no suficiente ex artículo 55.1 ET, únicamente en lo que atañe a los «hechos» que lo motivan. La Sala IV tras poner de relieve que en estos temas es difícil que se de la contradicción pues es necesaria una coincidencia de hechos y de redacción de las cartas que difícilmente concurren en la realidad, sostiene que en el caso sí se da esa coincidencia. En cuanto al fondo, reitera que la descripción en la carta de despido de los hechos lo motivan no puede ser genérica ni indeterminada, pero tampoco hace falta que se traslade al trabajador una relación exhaustiva y absolutamente pormenorizada de las conductas que se le reprochan. Lo importante es que el trabajador pueda identificar lo que se le imputa de forma clara y precisa, a fin de que pueda desarrollar su defensa frente a los hechos que se le atribuyen. En la carta de despido se le atribuía la apropiación indebida de dinero de la caja registradora y del bote de las propinas, se le decía que la empresa tenía conocimiento de lo anterior y había observado que, en los últimos 60 días, se había apropiado de dinero al menos en 26 ocasiones y se le especificaban uno o uno los días en los que habían ocurrido esas 26 apropiaciones monetarias. Por ello, la carta de despido era suficiente por adecuarse a lo que legalmente exige el artículo 55.1 ET.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MARIA LUISA SEGOVIANO ASTABURUAGA
  • Nº Recurso: 4195/2017
  • Fecha: 02/07/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: En el supuesto que examina la sentencia anotada, el trabajador está vinculado con el Institut Balear de la Natura -IBANAT- desde abril de 2006 a través de contratos temporales por obra o servicio determinado, cuyo objeto era "campaña de vigilancia, prevención y extinción de incendios forestales del año, y que supera el plazo de 3 años establecido en el art. 70 EBEP. En el recurso de casación unificadora se plantea si adquiere la condición de fijo discontinuo o indefinido discontinuo el trabajador contratado por IBANAT empresa pública que tiene el carácter de entidad de Derecho Público, que ha incurrido en fraude en la contratación. La Sala IV, tras analizar la naturaleza jurídica del IBANAT, aplica la doctrina asentada en sentencias anteriores, y declara que la naturaleza de la relación que une al trabajador con la recurrente IBANAT es de carácter indefinido no fijo discontinuo. En efecto, la empleadora es una empresa pública, que tiene el carácter de entidad de Derecho Público e incurre en fraude en la contratación del trabajador, por lo que su relación es de carácter indefinido no fijo discontinuo. Y ello es así a pesar de que el demandante, con anterioridad a cada una de sus contrataciones superara un proceso selectivo ya que dichas pruebas se realizaban para, atendiendo al puesto que hubiesen obtenido, seleccionar a las personas trabajadoras con las que se iba a celebrar un contrato temporal, pero no se trataba de pruebas para el acceso a una plaza fija en la empresa.

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.