• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANGEL CALDERON CEREZO
  • Nº Recurso: 6/2019
  • Fecha: 03/07/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No puede apreciarse la denunciada infracción del derecho a la tutela judicial efectiva, porque en la valoración de las pruebas el tribunal sentenciador respetó las reglas de la sana crítica. El grave defecto de utilización de las potestades sancionadoras para fines distintos de los fijados en el ordenamiento jurídico en que consiste la desviación de poder debe ser objeto de prueba inequívoca, no aportando el recurrente sino meras conjeturas. El tribunal sentenciador, mediante razonable apreciación de la prueba de cargo, llegó a la conclusión de que los servicios señalados al recurrente no se ejecutaron según lo ordenado, lo que no fue óbice para que este los diera por cumplimentados como si se hubieran realizado según lo dispuesto. Una vez probada la existencia de los elementos configurados de la infracción, la versión exculpatoria del recurrente -conforme a la cual, había estado realizando el servicio en otras condiciones que considera igualmente válidas- debió ser acreditada por él, quien, al menos, debió facilitar sus presupuestos fácticos, sin que ello implique una prohibida inversión de la carga de la prueba. Ninguna razón jurídica se esgrime como fundamento de la atipicidad de la conducta, más allá del cuestionamiento que se hace de los hechos probados, lo que, además, excede del objeto del nuevo recurso por interés casacional, que excluye expresamente las cuestiones fácticas como objeto de la impugnación.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JACOBO BARJA DE QUIROGA LOPEZ
  • Nº Recurso: 21/2019
  • Fecha: 26/06/2019
  • Tipo Resolución: Auto
Resumen: El recurrente considera que la sentencia de instancia ha infringido el art. 24.2 CE y el art. 46.2 LORDGC, por vulneración del derecho fundamental a la presunción de inocencia, por error en la valoración de la prueba y por interpretación de las normas contradictoria con otros órganos jurisdiccionales. Puede apreciarse que existe interés casacional objetivo cuando la sentencia infrinja normas constitucionales sobre los derechos fundamentales; como las alegaciones del recurrente se centran en ello, sin prejuzgar el fondo del asunto, se acepta la existencia de dicho interés casacional objetivo.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANGEL CALDERON CEREZO
  • Nº Recurso: 29/2019
  • Fecha: 25/06/2019
  • Tipo Resolución: Auto
Resumen: En su escrito de preparación, el recurrente considera que el interés casacional que el caso presenta se concreta en los siguientes extremos: (1) infracción de la jurisprudencia de la sala sobre caducidad del procedimiento sancionador; y (2) incongruencia omisiva por falta de respuesta en sentencia a la alegación esencial sobre suspensión del cómputo del plazo. La sala coincide con la parte recurrente en cuanto a la existencia de interés casacional objetivo en los términos en que se plantea y con los necesarios ajustes normativos y jurisprudenciales, sin perjuicio de que la sentencia que llegara a dictarse pueda extenderse a otras cuestiones que exigiera el debate finalmente trabado en el recurso.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CLARA MARTINEZ DE CAREAGA GARCIA
  • Nº Recurso: 64/2018
  • Fecha: 18/06/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El tribunal de instancia dispuso de prueba directa más que suficiente para enervar la presunción de inocencia -parte disciplinario emitido por el oficial autor de la orden desobedecida, debidamente ratificado, cuyo contenido resultó corroborado por la declaración de un suboficial que fue testigo directo de los hechos-. Además, la prueba practicada, de naturaleza claramente incriminatoria, resultó razonablemente valorada, de forma que la conclusión fáctica alcanzada por el tribunal se compadece con las reglas de la lógica, la racionalidad y la sana crítica. El elemento objetivo del tipo apreciado requiere la existencia de una orden clara y terminante de hacer u omitir algo de naturaleza lícita, legítimamente emitida por quien tiene competencia para ello y obligatoria y vinculante para su destinatario, a quien fue comunicada regularmente. El elemento subjetivo admite, junto a la comisión dolosa, la culposa o imprudente. El bien jurídico protegido, es la disciplina, consustancial a la organización castrense. Este bien objeto de tutela se infringe por el subordinado que, tras recibir la orden directa de su superior de que se volviera a vestir de uniforme -después de haber sido sorprendido anticipándose a la finalización del horario de su servicio, preparado ya de paisano-, se niega abierta y expresamente a cumplir la orden, discutiendo la razonabilidad y oportunidad de la misma.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANGEL CALDERON CEREZO
  • Nº Recurso: 1/2019
  • Fecha: 06/06/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Los hechos están acreditados por inequívoca prueba de cargo, consistente en dos partes disciplinarios ratificados y ampliados ante el instructor, junto a otras declaraciones testificales. La prueba de descargo consistió únicamente en el escrito de alegaciones del recurrente, que, acogiéndose a su derecho, no declaró ante el instructor, única declaración válida que permite formular preguntas dirigidas al esclarecimiento de los hechos. Entiende el recurrente que la ausencia del jefe de la unidad determinada por una comisión de servicio da lugar, en todo caso, a la sucesión reglamentaria en el mando. Sin embargo, la sucesión en el mando ha de ser objeto de apreciación en cada caso por quien lo ostenta o por la superioridad. La conducta del recurrente, que procedió a desempeñar el mando de la unidad en ausencia del jefe motu propio y de modo oficioso, sin haber recibido orden de la superioridad que lo habilitara en tal sentido, se incardina en la falta grave apreciada, ya que ha de valorarse, al menos, de negligente. El tipo disciplinario en blanco, en el caso, se integra por la infracción de deberes profesionales que forman parte del estatuto básico de los miembros de la Guardia Civil: el recurrente es un veterano guardia civil que no puede desconocer la exigencia de que la sucesión interina o accidental en el mando ha de ser nombrada de manera expresa y por escrito por el superior jerárquico inmediato del mando sustituido.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JACOBO BARJA DE QUIROGA LOPEZ
  • Nº Recurso: 7/2019
  • Fecha: 06/06/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No resulta vulnerado el derecho a la presunción de inocencia, ya que no está discutido que el arma oficial reglamentaria del recurrente, con su munición, no fue presentada cuando le fue requerida para cumplir una sanción disciplinaria. No hay, sin embargo, prueba alguna de la excusa alegada, referida al hecho de que le hubiera sido sustraída de la taquilla en la que afirma haberla dejado. La denegación por el instructor de la solicitud de suspensión de la declaración del recurrente por falta de asistencia letrada no infringe su derecho de defensa, pues no concretó ni acreditó el supuesto viaje al extranjero de quien pretendía servirse como abogado y, además, desde su citación dispuso de tiempo suficiente para buscar un abogado que no estuviera o fuera a estar fuera de España. No resultó vulnerado el derecho a emplear los medios de prueba pertinentes para la defensa, pues la resolución denegatoria de prueba del instructor realiza una razonada y pormenorizada exposición de los motivos de la denegación, al ser las pruebas propuestas inútiles para acreditar lo que el recurrente pretendía probar -pues solo permitirían acreditar quien entró en el acuartelamiento, pero no quien tuvo acceso al lugar en que el recurrente afirmaba que tuvo el arma-. No puede ser calificada sino de negligente la conducta de aquel a quien se entrega un arma reglamentaria con su munición y no sabe dar cuenta de dónde se encuentra e, incluso, durante largo tiempo, se desentiende de ella.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO JAVIER DE MENDOZA FERNANDEZ
  • Nº Recurso: 88/2018
  • Fecha: 28/05/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La naturaleza de la responsabilidad que se depura en los expedientes disciplinarios militares, con importantes singularidades concretadas en los principios de jerarquización y disciplina, excluye la intervención del expedientado mediante representante e impone su presencia física ante el mando, sin perjuicio del ejercicio del derecho de defensa mediante asistencia de abogado en ejercicio o de un militar o guardia civil, según los casos. En el nuevo recurso de casación contencioso administrativo, que pivota sobre el concepto del interés casacional objetivo para la formación de la jurisprudencia, se excluyen de su ámbito las cuestiones meramente fácticas, por lo que la pretensión del recurrente, relativa a la valoración de la prueba, resulta ajena al recurso, pues el tribunal de casación solo puede revisar tal valoración cuando el tribunal de instancia hubiera incurrido en arbitraria o ilógica apreciación de aquella, lo que no sucede en el caso enjuiciado, en el que los hechos declarados probados son acordes con la valoración lógica de la prueba practicada.La conducta descrita en los hechos probados tiene pleno encaje en el tipo disciplinario aplicado: la orden emitida por el superior era legítima y, por lo tanto, de obligado cumplimiento; de ella se dio adecuado conocimiento al destinatario; el recurrente mantuvo abierta oposición a su cumplimiento, imponiendo su criterio al del superior, con lesión del bien jurídico disciplina; concurre el dolo genérico que el tipo exige.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JACOBO BARJA DE QUIROGA LOPEZ
  • Nº Recurso: 107/2018
  • Fecha: 27/05/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El derecho de defensa del recurrente no se vio afectado por el hecho de no haberse practicado la prueba testifical por él propuesta, ya que en la resolución por la que fue admitida se atribuyó al proponente la carga procesal de hacer comparecer al testigo, comparecencia que no tuvo lugar, como tampoco la del propio recurrente, sin que, ni siquiera, se solicitara aplazamiento del señalamiento. Los hechos imputados al recurrente -conforme a los cuales, siendo responsable de la inspección tecno ocular en una diligencia de levantamiento de cadáver desarrollada por miembros de la policía judicial, omitió trasladar al responsable de la investigación el relevante dato de que, al llegar al lugar de los hechos, el grifo de la bañera en la que fue hallado el cadáver estaba abierto y fue cerrado por una patrulla de seguridad ciudadana, lo que contribuyó a poner en duda si se trataba de un suicidio o de una muerte violenta- constituyen una negligencia grave, pues supusieron el incumplimiento de una obligación profesional expresamente recogida en la guía de procedimiento técnico de la policía judicial, obligación que debía ser conocida por un guardia civil con experiencia en su especialidad y en posesión de los cursos de policía judicial y criminalística. Al haber sido descartada la calificación de la infracción como leve, decae la queja relativa a la vulneración del principio de proporcionalidad, que, por lo demás, no concurre, al haberse impuesto la sanción más leve de las posibles.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANGEL CALDERON CEREZO
  • Nº Recurso: 103/2018
  • Fecha: 30/04/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El nuevo recurso de casación contencioso-administrativo pivota sobre el concepto de interés casacional objetivo para la formación de la jurisprudencia. En él solo cabe el planteamiento de cuestiones de derecho, con exclusión de las de hecho, por lo que resulta inviable cualquier pretensión de modificar los hechos ya establecidos como probados. El comportamiento del recurrente, que resolvió por su propia autoridad un asunto relativo al régimen de prestación de servicios y jornada y horarios respecto de un inferior, de clara competencia del jefe de la Comandancia, debe conceptuarse como gravemente negligente, por varias razones: por la naturaleza del asunto que entró a decidir; porque mantuvo su decisión durante cinco meses; y porque lo hizo obviando lo dispuesto al respecto en la normativa aplicable. Este incumplimiento resulta menos disculpable al tratarse de un suboficial con 15 años de servicio y que ostentaba la comandancia de puesto. La legalidad sancionadora no quiebra cuando la formulación en blanco del tipo comprende deberes y obligaciones que, por su esencialidad, son de consustancial conocimiento por cualquiera de los miembros del cuerpo. La queja de falta de proporcionalidad de la sanción se formula como cuestión nueva, lo que ya determina su necesaria desestimación. En cualquier caso, la corrección elegida es proporcionada a la entidad del hecho y a las circunstancias del autor, y se impuso con observancia de las reglas de graduación e individualización aplicables.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CLARA MARTINEZ DE CAREAGA GARCIA
  • Nº Recurso: 40/2018
  • Fecha: 24/04/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Las alegaciones contenidas en el recurso vienen a reiterar las ya esgrimidas en la instancia, cuando la sala de casación debe limitarse a verificar el ajuste a derecho de la sentencia impugnada, único objeto del recurso extraordinario. Ni en la anterior LJCA ni en la vigente se contempla un motivo de error facti análogo al de la casación penal, a excepción de la posibilidad de integración de hechos omitidos, que puede complementar con matizaciones o concreciones los hechos declarados probados, pero sin afectar a la valoración de la prueba realizada por el tribunal de instancia, que permanece esencialmente incólume. Está plenamente acreditado que el recurrente incurrió en una doble incomparecencia a la prestación del servicio: en el primer caso, no acudiendo hasta que fue requerido e inventando una argucia para justificar su ausencia; en el segundo, no advirtiendo a sus mandos de las circunstancias que determinaban su retraso. Por ello, no procede la integración en los hechos probados del tiempo exacto que tardó en comparecer en su primera ausencia, ya que para la apreciación de la falta es irrelevante la duración del retraso, pues el comportamiento del recurrente reviste mayor gravedad que la de una mera falta de puntualidad. Tampoco cabe apreciar que el tribunal de instancia valorara de forma ilógica la prueba practicada para alcanzar la conclusión de que el recurrente no advirtió a sus mandos de su segundo retraso. Esta doble incomparecencia integra la falta grave apreciada

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.