• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Contencioso
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: AGUSTIN PUENTE PRIETO
  • Nº Recurso: 1515/2005
  • Fecha: 01/07/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se desestima el presente recurso teniendo en cuenta que constituía obligación de las propias empresas la aplicación de los medios tecnológicos que la situación de la técnica permitía, al objeto de reducir, y prácticamente eliminar, el benzopireno existente en el producto, sin que por las mismas se haya puesto en práctica medida alguna tendente a la reducción. La Sala tiene en cuenta además que la empresa recurrente no ha acreditado que sufriera un daño que no estuviera obligada a soportar, por lo que no se aprecia la concurrencia de la antijuricidad en la lesión que dice producida, lo que constituyó el motivo determinante del pronunciamiento desestimatorio del Tribunal de instancia que, en consecuencia, se confirma.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Contencioso
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MARGARITA ROBLES FERNANDEZ
  • Nº Recurso: 2052/2003
  • Fecha: 25/09/2007
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La inasistencia del médico oportuno exige a la Administración probar con toda precisión que el parto se presentaba con absoluta normalidad y que, al no haber riesgo de ningún genero, era suficiente la mera asistencia de una comadrona .En consideración a que de la prueba practicada no resulta acreditada esa circunstancia, la Sala concluye que la inasistencia al parto en cuestión con evidentes complicaciones, del especialista en Obstetricia, supone una mala praxis médica, al no haberse puesto todos los medios necesarios para prevenir un sufrimiento perinatal determinante de las secuelas del hijo del actor y, siendo ello así, es evidente que concurren los requisitos definidores de la responsabilidad patrimonial de la Administración por lo que estima el recurso.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Contencioso
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: OCTAVIO JUAN HERRERO PINA
  • Nº Recurso: 6580/2004
  • Fecha: 09/12/2008
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Cuando se trata de reclamaciones derivadas de la actuación médica o sanitaria, la jurisprudencia viene declarando que no resulta suficiente la existencia de una lesión, sino que es preciso acudir al criterio de la Lex Artis como modo de determinar cual es la actuación médica correcta, independientemente del resultado producido en la salud o en la vida del enfermo ya que no le es posible ni a la ciencia ni a la Administración garantizar, en todo caso, la sanidad o la salud del paciente. En el presente caso, la parte recurrente se limita a efectuar una valoración subjetiva de los informes médicos aportados a las actuaciones, para llegar a una conclusión distinta de la Sala de instancia en cuanto a los hechos causantes del contagio de la hepatitis C, sin justificar que la valoración del Tribunal a quo resulte arbitraria, ilógica o irrazonable. Por otra parte, la carga de la prueba del nexo causal corresponde al que reclama la indemnización consecuencia de la responsabilidad de la Administración, por lo que no habiéndose producido esa prueba no existe responsabilidad administrativa.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JUAN ANTONIO XIOL RIOS
  • Nº Recurso: 694/2006
  • Fecha: 12/07/2010
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Tráfico. Acción directa contra la compañía aseguradora en reclamación de indemnización por las lesiones y secuelas. Intereses de demora. Imposición a la aseguradora por no consignar hasta la cantidad que resultaba de las lesiones fijadas en informe de sanidad. El beneficio de la exención del recargo se hace depender del cumplimiento de la obligación de pago o consignación en plazo (tres meses siguientes a la producción del siniestro), y, además, cuando sean daños personales con duración superior a tres meses o cuyo exacto alcance no puede ser determinado tras la consignación la cantidad se declara suficiente por el órgano judicial a la vista del informe forense si fuera pertinente, siendo éste un pronunciamiento que debe solicitar la aseguradora. El silencio judicial no justifica que la aseguradora se desentienda de su deber de garantizar una rápida e íntegra satisfacción de los perjuicios ocasionados, por lo que, tan pronto como tenga conocimiento de que el alcance de las lesiones y secuelas es mayor que el contemplado en un primer momento, ha de proceder a pagar o consignar la diferencia y si no lo hace incurre en mora. Eficacia liberatoria de las consignaciones parciales. Causa justificada: interpretación restrictiva en atención al carácter sancionador que cabe atribuir a la norma al efecto de impedir que se utilice el proceso como excusa para dificultar o retrasar el pago a los perjudicados. Doctrina del doble tramo.
  • Tipo Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Contencioso
  • Municipio: Granada
  • Ponente: MARIA LUISA MARTIN MORALES
  • Nº Recurso: 4287/2002
  • Fecha: 30/09/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Frente a la reclamación de responsabilidad patrimonial formulada ante el Ayuntamiento de El Ejido, la Sala estima que los daños cuya indemnización se solicita no se ha acreditado se debieran a una defectuosa conservación de las instalaciones de desagüe o canalización de titularidad municipal, advirtiendo que del contenido de los informes aportados no puede concluirse la existencia de una determinante atribución al ente local de la responsabilidad por los daños y perjuicios causados, dado que las aguas pluviales parecen provenir de la conducción que atraviesa una carretera de titularidad autonómica, que no son recogidas de forma adecuada por el antiguo canal de riego, cuya limpieza y/o mantenimiento no corresponde al ente local o a la empresa mixta de servicios municipales de dicha Corporación Local, sino que parece corresponder a los titulares de las fincas privadas por las que atraviesa o por la correspondiente Comunidad de Regantes destacando incluso la posible concurrencia de fuerza mayor, dado que los daños ocasionados el 26-12-00 se debieron a las intensas lluvias caídas, que llegaron a compatibilizarse en 47,71 l/m2, y que representan la cuarta parte de las lluvias que Almería estadísticamente recibe anualmente, cifradas en 196 l/m2.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Contencioso
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: WENCESLAO FRANCISCO OLEA GODOY
  • Nº Recurso: 1623/2013
  • Fecha: 17/12/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: En el presente asunto la sentencia de instancia estimó el recurso y declara la existencia de inactividad por parte de la Administración demandada, condenándola al pago de la cantidad reclamada, "como responsable subsidiario en el abono del justiprecio". El Tribunal Supremo, tras recordar la finalidad del recurso de casación en interés de la ley, señala que es indudable que en el caso de autos toda la argumentación que se contiene en el escrito de interposición está vinculada a la pretendida declaración de responsabilidad patrimonial de la Administración expropiante, que se considera por la Abogacía del Estado que es el título habilitante para que la sentencia de instancia declare la obligación del pago del justiprecio al expropiado, ante la declaración de concurso de la beneficiaria, que se considera la única responsable de dicho pago, en el razonar del recurso. Cabe concluir que el argumento esencial de la sentencia de instancia, según el TS, que es la propia institución de la expropiación la que ofrece elementos más que suficientes para, dado el planteamiento procesal, acceder a la pretensión accionada por el recurrente. El TS termina señalando la distinción entre responsabilidad patrimonial y expropiación, de principios, naturaleza, objeto y procedimiento. De ahí la diferente estructura del efecto directo de ambas instituciones de resarcir a los ciudadanos.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Contencioso
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANGEL AGUALLO AVILÉS
  • Nº Recurso: 290/2008
  • Fecha: 31/03/2011
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El único motivo en el que se funda el recurso es la consideración por parte del Abogado del Estado, y frente a lo que mantiene la resolución impugnada, de que sí existía responsabilidad subjetiva o negligencia en la conducta de la entidad, expresamente tipificada en el art. 79 a) de la LGT, y, por tanto, que ésta era merecedora de sanción. Debe señalarse al respecto, amparados en una constante y reiterada doctrina jurisprduencial, que la conclusión alcanzada por el Tribunal de instancia en relación con la culpabilidad es, en muchas ocasiones -no siempre-, una cuestión puramente fáctica, y, por ende, no revisable en esta sede salvo en los supuestos tasados.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Contencioso
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOAQUIN HUELIN MARTINEZ DE VELASCO
  • Nº Recurso: 1887/2007
  • Fecha: 16/02/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Ante la llamada acumulación por inserción o ampliación del objeto del recurso, la jurisprudencia considera innecesaria la ampliación si el acto administrativo expreso, realizado fuera de tiempo, es de idéntico contenido al producido por silencio administrativo; por lo que, en congruencia, únicamente se considera imprescindible la ampliación cuando el acuerdo dictado enmienda el contenido del silencio. Por otra parte, si bien la anulación en vía administrativa o jurisdiccional de un acto o de una disposición de la Administración no presupone el derecho a indemnización; sin embargo, habrá lugar a ella cuando se cumplan los requisitos precisos. Y en este caso, partiendo de que la imposición de medidas cautelares en el seno de un procedimiento sancionador no es discrecional, se pone de manifiesto que las cautelas decretadas eran innecesarias para salvaguardar la decisión final, lo que constituye ya un indicio de desproporción que hace pensar en una inadecuada actuación administrativa: en concreto, las medidas cautelares controvertidas resultaron desmedidas, tanto en su contenido como en su forma de aplicación, por lo que nos encontramos ante una lesión antijurídica que debe ser indemnizada.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Contencioso
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MARGARITA ROBLES FERNANDEZ
  • Nº Recurso: 7915/2003
  • Fecha: 20/03/2007
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La propia Sala sentenciadora tiene por probado que hubo un error de diagnóstico al no valorarse acertadamente que el paciente había tenido un infarto, error que determinó que no se pusieran los medios de tratamiento adecuados al padecimiento que aquel sufría, y por el que acudió al centro médico. La indebida aplicación de medios para la obtención del resultado, a que aluden los propios informes médicos y que se produjo consecuencia de error médico de diagnóstico es, la que resulta sancionable, una vez que como ocurre en autos se ha producido un resultado dañoso, sin que sea exigible al recurrente probar que el tratamiento adecuado, que hubiese debido seguirse de haberse realizado un diagnóstico acertado, hubiese concluido con éxito sin secuelas cardiológicas de género alguno o de menor entidad que aquellas con las que efectivamente resultó.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Contencioso
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: OCTAVIO JUAN HERRERO PINA
  • Nº Recurso: 10231/2003
  • Fecha: 19/06/2007
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La Sala desestima el recurso interpuesto con fundamento en que la parte recurrente lo ha planteado limitándose a efectuar su propia valoración de la prueba y fijación de hechos, llegando a conclusiones fácticas distintas y no admitidas por la Sala de instancia que, en modo alguno, resultan de la sentencia de instancia, que niega la situación de depresión o enfermedad psíquica, sin que en ningún momento se haga referencia alguna a la existencia de ideas autolíticas, factor que se introduce de manera novedosa, sin ninguna justificación o prueba de su existencia en este recurso y sin hacer valer un motivo de casación en el que se ponga en cuestión tal valoración por alguna de las vías que la jurisprudencia admite y que permita revisar la fijación de hechos del Tribunal a quo. Existe voto particular.