• Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO RAMON MOYA HURTADO DE MENDOZA
  • Nº Recurso: 334/2005
  • Fecha: 10/03/2006
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Publicidad de productos alimenticios destinados a ser utilizados en dietas de bajo valor energético para reducción de peso. Normativa reguladora. Alcance de la prohibición de referencia al ritmo o a la magnitud de la pérdida de peso a que puede llevar su consumo, ni a la disminución de la sensación de hambre o al aumento de la sensación de saciedad. No impide la utilización del término "adelgazar" en la publicidad del producto. No es publicidad engañosa en la medida en que el texto publicitario atribuye al producto la posibilidad de servir de instrumento para adelgazar, al anteponer las palabras "te ayuda", aludiendo a la forma "eficaz, sana y segura", y para "..que...te sea más fácil y lo hagas con salud". Así, no se atribuyen al producto finalidades y efectos que no le sean propios. Voto particular. No es aceptable que en la publicidad se identifique la belleza física con la delgadez, lo que está en el origen de graves enfermedades, como la anorexia, y, consecuentemente, el concepto estudiado puede llegar a afectar a la salud si un consumidor sensible a esa percepción estética entiende el mensaje como una fórmula capaz de proporcionar la belleza física por medio del adelgazamiento y lleva éste hasta límites extremos.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO MARIN CASTAN
  • Nº Recurso: 2213/2000
  • Fecha: 07/03/2006
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Los límites del derecho a la libertad de expresión son más amplios que en el derecho a la libertad de información, si bien en el género humorístico, jocoso o burlón no queda legitimado cualquier contenido al amparo de aquella, ni se está al margen de la protección al honor del personaje objeto de burla. La utilización de la caricatura ha de adecuarse al uso social y constituye intromisión ilegítima cuando el "animus iocandi" se utiliza como instrumento de escarnio; la adecuación al uso social es lo contrario a un uso inadecuado por repetido que sea. El fotomontaje puede constituir una caricatura aunque no el del litigio en el que no se deforman facciones ni aspecto, sino que se utiliza la fotografía del rostro de una persona y la fotografía del cuerpo de otra, que constituye, por tanto, una manipulación de la imagen. Se presume la existencia de perjuicio una vez acreditada la intromisión ilegítima; la cuantía de la indemnización acordada en las instancias, como regla, no es revisable en casación, salvo por razones que en el recurso se justifiquen debidamente; "el desprecio y el escarnio", considerados para la fijación de la cuantía de la indemnización se ajustan a los párámetros de "circunstancias del caso y gravedad de la lesión" que han de tenerse en cuenta.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOSE RAMON FERRANDIZ GABRIEL
  • Nº Recurso: 2752/1999
  • Fecha: 22/02/2006
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sentencia, después de desestimar el motivo de casación relativo a la falta de motivación de la resolución recurrida y aquel que tenía por objeto normas no invocadas y hechos no alegados por las partes, alterando el objeto de la controversia, analiza si el hecho enjuiciado constituye un caso de publicidad comparativa denigratoria. La Sala recuerda, ante todo, que las conductas tipificadas en la Ley se formulan con criterios restrictivos, y seguidamente precisa que la publicidad comparativa está permitida, siempre que se cumplan los requisitos que la norma impone como consecuencia de la necesidad de tutelar los legítimos intereses de los competidores y de garantizar a los consumidores una información objetiva y veraz. Dado que toda comparación implica un cierto grado de descrédito, la medida de lo tolerable depende del contenido del mesaje interpretado en su conjunto. La Sala concluye que en el caso examinado la publicidad de la demandada encerraba un juicio de valor apto para desprestigiar la actividad comercial de la competidora de forma innecesaria, por lo que estima el recurso.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Barcelona
  • Ponente: FRANCISCO JAVIER PEREDA GAMEZ
  • Nº Recurso: 718/2005
  • Fecha: 15/02/2006
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La publicidad sobre un objeto, sobre todo si es un objeto aún no existente, forma parte esencial de la oferta y las condiciones de la publicidad originan responsabilidad en el oferente. La publicidad es engañosa si, de cualquier manera, incluida su presentación, induce o puede inducir a error a sus destinatarios, pudiendo afectar a su comportamiento económico, o perjudicar o ser capaz de perjudicar a un competidor y cuando silencia datos fundamentales de los bienes actividades o servicios y dicha omisión induce a error en los destinatarios. Requisitos: En su modalidad clásica de engaño por omisión, guardan relación con el deber de diligencia. Aunque no sea obligación del anunciante informar a los destinatarios de todas y cada una de las características de los productos o servicios que oferta, debe desvelar aquéllas que sean necesarias para no generar con el mensaje falsas expectativas en el público a que alcanza, teniendo muy presente el tipo de personas o círculo de destinatarios a que se dirige, a fin de conocer la interpretación que las mismas den al mensaje, conforme al criterio de un consumidor medio, normalmente informado y razonablemente atento y perspicaz, y que cause una impresión similar a los destinatarios en su conjunto. Sin embargo, el legislador no establece responsabilidad alguna por la emisión de publicidad culposa, inconcreta o insuficiente.

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.