• Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Castellón de la Plana/Castelló de la Plana
  • Ponente: PEDRO JAVIER ALTARES MEDINA
  • Nº Recurso: 467/2007
  • Fecha: 28/02/2008
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Existe distribución desde que se produce la mera oferta al público, sin necesidad, para la consumación de la acción típica, que esta se vea complementada con algún concreto acto traslativo realizado mediante alguna de las modalidades traslativas mencionadas o aludidas ("o cualquier otra forma") en el art. 19 de la Ley de Propiedad Intelectual. No se exige para la consumación que efectivamente se cause un concreto perjuicio patrimonial (que, de llegar a producirse, pertenecería a la fase de agotamiento del delito). Esto es, la acción ha de ser idónea para producir un perjuicio a tercero, potencialmente peligrosa para los derechos de propiedad intelectual; pero la consumación del delito no exige que dicho perjuicio sea efectivamente causado. Desde el mismo momento de la puesta en distribución de copias de las obras obtenidas ilegalmente se está provocando ya un perjuicio económico a los titulares de los derechos sobre las obras puestas a la venta. La venta callejera de discos compactos falsificados entra dentro del concepto de "distribución" utilizado en el art. 270.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Bilbao
  • Ponente: PABLO DIEZ NOVAL
  • Nº Recurso: 269/2007
  • Fecha: 05/07/2007
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La distribución callejera (el denominado top manta) de soportes videográficos, musicales o de programas informáticos es impune. Aunque esta conducta supone una infracción del derecho de exclusividad del titular de la propiedad intelectual, sin embargo no tiene cabida en el artículo 270. De aceptarse la tesis contraria, carecería de sentido la protección que a estos derechos se les confiere en el ámbito de las leyes de Propiedad Intelectual y en la de Propiedad Industrial, por lo que parece evidente concluir que el delito lo configurarán tan sólo aquellas conductas infractoras de los derechos de las propiedades (industrial e intelectual) que, por su entidad y/o gravedad (por ejemplo en los casos en que se ejecuta la acción por el titular de un local comercial), justifiquen tal intervención del derecho penal.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Bilbao
  • Ponente: MARIA JESUS REAL DE ASUA LLONA
  • Nº Recurso: 200/2007
  • Fecha: 08/06/2007
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se considera atípica la venta callejera de dvds y cds, esto es, la mera actividad de estar situado en una zona pública poniendo a disposición de terceros adquirentes productos que integren una copia no autorizada de cds y dvds, como copias sin la autorización de sus titulares y en la pequeña cuantía que suele ser el cds, siendo los autores ordinariamente alcanzados y detenidos ocupándoseles todo el material aprehendido. La distribución en el ámbito mercantil no comprende la venta al detalle. El distribuidor es un intermediario entre el productor y el vendedor. El artículo 19 de la Ley de Propiedad Intelectual define la distribución como la puesta a disposición del público del original y copias de la obra mediante su venta, alquiler, préstamo o cualquier otra forma, ostentando el titular del derecho en exclusividad el derecho de explotación de la obra, en el que se comprende, además de la reproducción, comunicación pública y transformación, la distribución y si esta actividad no está autorizada por el titular del derecho, supone una infracción del derecho de propiedad intelectual, pero no toda infracción del derecho de propiedad intelectual es constitutiva de delito.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Valencia
  • Ponente: MARIA ISABEL SIFRES SOLANES
  • Nº Recurso: 125/2008
  • Fecha: 18/07/2008
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Es de sentido común entender que el ofrecimiento a la venta de unos elementos, conlleva para el que lo hace un beneficio económico, que viene representado por la diferencia entre el coste de producción y el precio de venta al público, y, por consiguiente, el correlativo perjuicio de los titulares de los derechos de propiedad intelectual defraudados, que viene representado por la pérdida de mercado, en la medida que el consumidor que adquiere una copia, no adquiere el disco original, habiendo el legislador optado por la tipificación de las conductas que describe, con independencia, desde luego, de la concreta estimación o monto del perjuicio. No es creíble que el acusado creyera legal una venta ambulante y solapada, cuya ilicitud está ampliamente difundida entre el público, y que se realizaba sin haber obtenido autorización de ningún tipo. Para que se consume el delito no es preciso un acto concreto de venta, ya que se trata de un delito de mera actividad; la distribución de la obra reproducida de forma no autorizada por su titular es una acción típica penalmente, y la mera oferta de venta es distribución, tanto se llegara a concretar -o a acreditar- una determinada venta o no.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Vitoria-Gasteiz
  • Ponente: JESUS MARIA MEDRANO DURAN
  • Nº Recurso: 14/2007
  • Fecha: 19/04/2007
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Los acusados distribuían, al vender en la calle, copias de discos compactos y películas en dvd, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual, sin que esa distribución se pueda considerar carente de tipicidad por el principio de intervención mínima o de insignificancia. Es factible deducir que se podía producir un perjuicio, dado que el ciudadano que compra la copia no autorizada no adquiere el original o la copia autorizada, lo que a su vez supone una merma de las ganancias correspondientes para las entidades titulares de los derechos de propiedad intelectual, sin que sea preciso establecer concretamente cuánto perjuicio se ha causado.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Bilbao
  • Ponente: ANA BELEN IRACHETA UNDAGOITIA
  • Nº Recurso: 460/2008
  • Fecha: 05/02/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Como sea que la norma penal no contiene un concepto específico de distribución, se deberá acudir a la Ley de Propiedad Intelectual, que es la que regula los derechos del autor y el objeto de protección para obtener la definición legal de tal conducta. El art. 19 LPI conceptúa la distribución como "la puesta a disposición del público del original de una obra o de copias, mediante su venta, alquiler, préstamo o de cualquier otra forma". El tipo delictivo de que se trata no establece una cuantía mínima a partir de la cual la distribución de una obra intelectual en la forma que describe deba considerarse delito, por lo que cualquier acto de distribución que se realice, por exiguo que sea el beneficio susceptible de obtención, es constitutiva de delito. Y es claro que en tal sentido debe de interpretarse el tipo con todas las reservas que merezca su aplicación pues, a diferencia de la distinción que realiza el Código Penal en otras infracciones contra el patrimonio y la modalidad del delito contra la propiedad intelectual de que se trata indudablemente lo es, puesto que, en definitiva, protege los derechos económicos derivados de la explotación de la obra, no establece un equivalente entre las faltas, que sería la vía más adecuada para la sanción penal de las acciones en las que el beneficio y perjuicio.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Valencia
  • Ponente: BEATRIZ GODED HERRERO
  • Nº Recurso: 113/2010
  • Fecha: 19/07/2010
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Poseer para venta discos falsificados es la acción que realizaba el acusado y, por lo tanto, posesión destinada a la distribución de los mismos, en una de las modalidades que prevé la ley. Se trata, por tanto, de una conducta típica, sin que resulte necesario para estimar consumado el delito, que llegara a realizarse efectivamente ninguna venta, pues se trata de un delito de mera actividad, que se consuma con la mera puesta a disposición del público de los productos, es decir, de la obra obtenida sin autorización.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Almería
  • Ponente: JOSE MARIA CONTRERAS APARICIO
  • Nº Recurso: 672/2015
  • Fecha: 09/03/2016
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Los dos acusados fueron condenados como autores de un delito contra la propiedad intelectual del art. 270.1 CP, siendo absueltos de los delitos de revelación de secreto de empresa y apropiación indebida. Apelan la sentencia, desestimando la AP el recurso. No se aprecia infracción del principio constitucional de presunción de inocencia por error en la valoración de la prueba. Es irrelevante que la sociedad denunciante no tuviera inscritos los derechos sobre los programas originarios en el Registro de la Propiedad Intelectual: lo protegido es el programa de ordenador, cuya titularidad era de dicha empresa. Como delito de tendencia que es, quedó probado que la conducta de los condenados estaba dirigida a obtener un beneficio empresarial con los códigos fuentes de tales programas ilegalmente copiados.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Donostia-San Sebastián
  • Ponente: JORGE JUAN HOYOS MORENO
  • Nº Recurso: 1141/2011
  • Fecha: 15/06/2012
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No toda infracción de los derechos morales y patrimoniales, o de "explotación" de autor, es constitutiva de delito. Así, el art. 270 CP, para la tipificación de los delitos contra la propiedad intelectual, ha abandonado la anterior técnica de las normas penales en blanco mediante remisión a la Ley sobre Propiedad Intelectual, amén de que cuando existía esa remisión ya la jurisprudencia restringía la apreciación de estos delitos a las conductas más graves. De otro lado, las conductas típicas descritas en el art. 270 CP se refieren todas a facultades comprendidas en el "derecho patrimonial de autor" o derechos de explotación, excepto el plagio, que protege una de las facultades que forman parte del "derecho moral de autor (en concreto el derecho de éste a "exigir el reconocimiento de su condición de autor de la obra"), aunque también indirectamente sus repercusiones económicas, de modo que la infracción o lesión de los otros derechos morales de autor no está protegida penalmente, y sí mediante medidas cautelares y sanciones civiles. En el caso enjuiciado, si al acusado, en su condición de administrador único, gerente y propietario de una empresa de porcelanas, le fueron cedidos los derechos de explotación intelectual, de ningún modo se puede sostener que la adaptación al proceso industrial de las obras puedan configurar o constituir un supuesto de plagio con relevancia penal.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Almería
  • Ponente: JUAN ANTONIO LOZANO LOPEZ
  • Nº Recurso: 131/2013
  • Fecha: 25/03/2014
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No es objeto de protección penal la tarjeta de decodificación, dado que no está amparada por derecho exclusivo alguno, y ni tan siquiera como programa de ordenador, dado que no le es aplicable el supuesto del art. 270.3 CP. En suma, el objeto material de este delito está constituido por las obras literarias, artísticas y científicas en el sentido de los arts. 5 y 10 del Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual -LPI-), circunstancia que no concurre en un partido de fútbol de la Liga de Campeones organizada por la UEFA. Si bien es cierto que existen derechos de propiedad intelectual para la obra radiodifundida, cuya protección en forma de comunicación pública está recogida en el art. 20 de la LPI, y, de modo directo, en los arts. 126 y 127 del mismo cuerpo legal, para la protección de una emisión sonora y audiovisual por radio o televisión es necesario que la obra en sí tenga la originalidad necesaria que dispensa la protección de la legislación sobre derechos de autor. Esta originalidad se entiende en su vertiente objetiva, es decir, cuando el autor, más allá de su perspectiva personal, crea algo nuevo que no existía anteriormente. Esto no ocurre cuando sólo se produce la mera transmisión o retransmisión televisiva de un acontecimiento deportivo o la simple difusión por un medio audiovisual de un evento social.