• Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Pontevedra
  • Ponente: MARIA NELIDA CID GUEDE
  • Nº Recurso: 48/2020
  • Fecha: 12/02/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Podría entenderse que el auto de incoación de diligencias que se remite en antecedente fáctico a la relación circunstanciada de hechos denunciados y admite la denuncia podría tener efecto interruptor de la prescripción, pues es valido a efectos interactivos una resolución motivada que determina el inicio de la investigación, sin que se exija un auto de imputación formal ni analizar específicamente indicios de los delitos. En todo caso, tras el dictado de dicha resolución, antes del transcurso del plazo prescriptivo, el recurrente es citado a juicio como denunciado, conociendo los hechos que se le atribuyen y que figuran en la denuncia cuya copia se entrega, sin que exista interrupción relevante hasta la celebración de juicio, quedando excluida por tanto la posibilidad de estimar la prescripción del delito leve que se pretende. El recurrente se aproximó al perjudicado y le propinó un puñetazo en la cara sin que haya quedado acreditado que la pelea la iniciase el denunciante ni siquiera que este agrediese al denunciado recurrente, como correctamente se razona en la resolución impugnada.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MARIA TERESA ARCONADA VIGUERA
  • Nº Recurso: 2718/2019
  • Fecha: 12/02/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La magistrada a quo ha valorada los datos objetivos de las lesiones que tenían las partes y la autoría de las mismas, las de ella que ocasiona el acusado, y las de el que ocasiona la recurrente, a la vista de las manifestaciones contradictorias de las partes y en base a los hechos por los que se formuló acusación. Si bien puede considerarse que la agresión primera es la del acusado, no se puede hablar de falta de provocación porque las partes difieren en si ella cuando llega el acusado está dormida o despierta, y en cuanto al medio proporcional empleado para defenderse, no se puede dar por acreditado que el acusado utilizara un cuchillo para amenazarla, y que frente a esta amenaza ella utilizara otro cuchillo. Se rechaza así la pretendida existencia de la circunstancia de legítima defensa. El hecho del transcurso de menos de un año desde el ingreso de la causa en el Juzgado Penal hasta el primer señalamiento impide la apreciación de la circunstancia de dilaciones indebidas, teniendo cuenta, además, que la misma tuvo que señalarse nuevamente porque la persona que alega la circunstancia atenuante provocó la suspensión de la vista. La recurrente incurre en la contradicción de pretender que el acusado si es pareja de ella, pero ella no es pareja de él. Se revoca la condena por el art 148.1 cuya aplicación es facultativa.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Coruña (A)
  • Ponente: MARIA LUCIA LAMAZARES LOPEZ
  • Nº Recurso: 105/2020
  • Fecha: 10/02/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No consta una agresión ilegítima de la víctima al denunciado/recurrente, acreditada y suficiente para amparar la reacción lesiva. Es indudablemente dolosa la acción agresiva del acusado al rociar la cara de la otra persona con un spray. El principio in dubio pro reo no puede ser entendido como un derecho del acusado a que los tribunales duden en ciertas circunstancias. Para que la duda pueda y deba resolverse en beneficio del reo es imprescindible que exista, lo que no sucede en el caso presente. Todo denunciante tiene por regla interés en la condena del denunciado sin que ello sirva para privar de credibilidad a su testimonio cuando además, en el presente supuesto, las lesiones han quedado objetivadas con informe emitido por facultativo de la sanidad pública y la descripción del iter causal por la víctima es seria, creíble y persistente. La cuota diaria de la pena de multa (6 €) está en parámetros de normalidad y proporcionalidad.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Coruña (A)
  • Ponente: ALEJANDRO MORAN LLORDEN
  • Nº Recurso: 1561/2019
  • Fecha: 05/02/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La Constitución Española no otorga ningún derecho a obtener condenas penales. No resulta posible dictar sentencia condenando al acusado absuelto en primera instancia, dejando a salvo la posibilidad de anular referida sentencia en determinados supuestos previstos legalmente. La parte apelante que pretenda combatir una decisión absolutoria basada en error la valoración de la prueba debe solicitar, en primer lugar, la nulidad de la sentencia, y en segundo lugar, justificar los presupuestos legales que justificarían tal declaración de nulidad, esto es, que el discurso probatorio que sostiene la decisión es insuficiente o irracional, viene basado en un análisis incompleto de las informaciones probatorias, o se aparta manifiestamente de las máximas de experiencia. No se puede proceder a una nueva valoración de las pruebas oralmente practicadas en la primera instancia, prescindiendo del principio de inmediación. La hipótesis de legítima defensa es sencillamente contrafactual: no hay ningún indicio de que la recurrente sufriese, por su parte, una agresión ilegítima, que de cauce al juego del art 20.4 CP. Nadie la vio, y su testimonio no se ve refrendado por elementos de corroboración.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANTONIO ANTON Y ABAJO
  • Nº Recurso: 574/2019
  • Fecha: 03/02/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se debe partir de la singular autoridad de la que goza la apreciación probatoria realizada por el Juez ante el que se ha celebrado el acto solemne del juicio. El uso que haya hecho el Juez de su facultad de libre apreciación o apreciación en conciencia de las pruebas practicadas en el juicio -art 741 LECrim- es plenamente compatible con los derechos de presunción de inocencia y a la tutela judicial efectiva, siempre que tal proceso valorativo se motive o razone adecuadamente en la sentencia. La única testigo que ha comparecido, totalmente ajena al conflicto, refiere que fue otra persona la que cogió del pelo a la apelante y que no hubo agresión alguna por parte de ésta. Con independencia de ello, resulta concluyente la grabación aportada a las actuaciones, reconocida por todas las partes y que no ha sido impugnada, en la que se puede observar con claridad que la agresión proviene exclusivamente de la denunciada y que la recurrente se limitó exclusivamente a defenderse del acometimiento realizado por la primera. En este contexto resulta de aplicación la eximente de legítima defensa por tratarse de una agresión ilegítima, máxime cuando la apelante se encontraba en su puesto de trabajo y adoptó en todo momento una actitud meramente obstativa. Debe descartarse, pues, un supuesto de pelea o riña mutuamente aceptada tal como se desliza en la sentencia de instancia, por lo que se estima el recurso de apelación.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JUAN JOSE TOSCANO TINOCO
  • Nº Recurso: 1781/2019
  • Fecha: 29/01/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No es asumible que en un local concurrido con prendas de abrigo amontonadas se interprete tal circunstancia como un abandono del objeto por su propietario y la toma del mismo por un tercero como la ocupación de una "res nullius", que es lo que parece querer interpretar la defensa. El acusado era perfectamente consciente de la pertenencia ajena de los mismos, así como que quería enriquecerse ilícitamente tomándolos. Decidió esgrimir un objeto contundente, como era una botella de cristal, para evitar su retención y huir antes de la llegada de la policía y en el curso de ello dirigió el cristal contra la mano de la víctima y le provocó las lesiones. No puede reputarse esta acción del acusado como una acción defensiva con eficacia eximente o atenuante de responsabilidad. No puede reputarse agresión ilegítima el requerimiento de los legítimos propietarios de las prendas al acusado de que las devolviera. Tampoco concurriría la necesidad racional del medio empleado para impedir o repeler esa agresión, pues no siendo agredido el acusado previamente no era preciso defenderse con un objeto de cristal. El uso de la botella intensificó la acción agresiva y obedecía a la intención del acusado de sobreponer su actuación a la de los oponentes. Desde un punto de vista cualitativo, la acción es objetivamente más grave por ser idónea para afectar con mayor intensidad al bien jurídico protegido. Una paralización total de dieciocho meses solo justifica el carácter simple de las dilaciones.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Jaén
  • Ponente: MARIA ESPERANZA PEREZ ESPINO
  • Nº Recurso: 768/2019
  • Fecha: 29/01/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Dos de los acusados pelearon con el tercero, siendo condenados los dos primeros como autores de un delito de lesiones del art. 147, en tanto el otro acusado fue condenado como autor de un delito leve de su apartado 2. La AP desestima el recurso del condenado por delito agravado y estima el recurso de los otros dos acusado para condenarles por un delito leve de lesiones. Se trató de una pelea recíproca, no desproporcionada, que excluye la apreciación de la legítima defensa. No se probó el instrumento lesivo empleado en la agresión, aparte de que no cabe vía de recurso agravar una condena. Las indemnizaciones fueron correctamente fijadas en función de los informes médicos. El tribunal discrepa de la valoración probatoria de la jugadora en cuanto a la lesión sufrida en la cabeza por la víctima de los otros dos acusados, a quienes condena por un delito leve a la vista de lesiones de origen demostrado, difiriendo a la fase de ejecución la determinación de la correspondiente indemnización.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Coruña (A)
  • Ponente: MARIA LUCIA LAMAZARES LOPEZ
  • Nº Recurso: 1483/2019
  • Fecha: 27/01/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se rechaza la eximente de miedo insuperable, dado que los hechos por los que ha sido condenado el apelante no reflejan la actitud de una persona temerosa sino todo lo contrario, es un actitud de provocación y agresividad. Fue el mismo quien provocó el incidente, no se acredita que nadie le pusiera en peligro. Se rechaza también la legítima defensa, por cuanto la actuación de los funcionarios del centro penitenciario fue en todo momento ajustada a la legalidad ya que la prueba indica que fue el encausado quien golpeó a uno de aquellos acudiendo los demás en su ayuda, agrediendo el recurrente a todos ellos. Se considera tratamiento médico el reposo total o parcial ordenado por el médico, la prescripción de fármacos y/o la ingestión de analgésicos o antiinflamatorios. Debe atenderse a sí, desde el punto de vista médico, tal tratamiento es necesario o no para la curación. En el caso, fue preciso para su curación además de la exploración diagnóstica analgésicos, rehabilitación y revisión por traumatólogo y el tratamiento rehabilitador cuando es prescrito como necesario para la curación, ha sido considerado como tratamiento médico. Se considera más adecuada a la gravedad de lo ocurrido la pena de prisión de un año y seis meses, en lugar de la de dos años y nueve meses impuesta en la instancia por el delito de atentado.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Coruña (A)
  • Ponente: MARIA TERESA CORTIZAS GONZALEZ-CRIADO
  • Nº Recurso: 693/2019
  • Fecha: 23/01/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Los presupuestos de la legítima defensa no se infieren del factum de la sentencia recurrida. Se trata de un forcejeo aceptado mutuamente, en el cual la dueña del bar tiene que meterse en el medio y separarlos. No es posible apreciar la existencia de una agresión ilegítima en supuestos de riña mutuamente aceptada. En este escenario de pelea recíprocamente consentida, los contendientes se sitúan al margen de la protección penal al ser actores provocadores cada uno de ellos del enfrentamiento, de suerte que cuando el resultado lesivo se produce como efecto de una pelea originada por un reto lanzado o aceptado que da lugar a las vías de hecho, no cabe apelar a la legítima defensa. No resulta posible admitir una agresión ilegítima en una riña voluntariamente aceptada. El predominante y compartido propósito agresivo de cada cual hacia su antagonista, invalida la idea de agresión injusta ante el aceptado reto o desafío entre los contrincantes, que de las palabras pasan a los hechos.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Cuenca
  • Ponente: JAVIER MARTIN MESONERO
  • Nº Recurso: 104/2019
  • Fecha: 21/01/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se confirma la condena por delito de lesiones. Hubo prueba de cargo correctamente valorada. No es aplicable en materia de eximentes, ni de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal en general, el principio "in dubio pro reo" ante la posible ausencia de una mínima prueba que sustente las afirmaciones fácticas sobre las que se pretende sustentar la aplicación de las referidas circunstancias eximentes y atenuantes. La presunción de inocencia se extiende a la existencia del hecho punible y a la participación que tuvo el acusado, pero no se a los juicios de valor ni a los animus, ni se proyecta sobre la culpabilidad entendida en el sentido propio del vocablo. Las circunstancias modificativas de la responsabilidad, cuya carga probatoria compete a la parte que las alega, deben estar tan acreditadas como el hecho delictivo mismo. De esta forma, corresponde a quien alega su existencia y aplicación el acreditar cumplidamente la concurrencia de los elementos legalmente exigibles para ello. No hay base para apreciar la eximente de legítima defensa, que exige la agresión ilegítima, así como de la racionalidad del medio defensivo y la falta de provocación suficiente. No hay prueba alguna de que el apelante se limitase a repeler una agresión previa.

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.