• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANGEL CALDERON CEREZO
  • Nº Recurso: 68/2019
  • Fecha: 10/03/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Excluida en el caso la vulneración del derecho a la presunción de inocencia, por no darse, en principio, una situación de absoluto vacío probatorio, con la consecuencia anulatoria pretendida por el recurrente, se considera afectado, sin embargo, el derecho a la tutela judicial efectiva por falta de motivación fáctica y jurídica. El tribunal no dio respuesta motivada y fundada sobre la valoración de la prueba de descargo que existía en el procedimiento respecto de la justificación de las consultas de datos de vehículos que el recurrente realizó en el aplicativo SIGO, sobre la cesión a terceros de la información obtenida de una base oficial y sobre el deber de anotar en la correspondiente papeleta las consultas realizadas en aquel aplicativo relacionadas con asuntos del servicio. Ello conlleva la estimación parcial del recurso, con declaración de nulidad de la sentencia recurrida y devolución de las actuaciones al tribunal de instancia para que, con la misma composición y libertad de criterio, dicte la sentencia que corresponda con otorgamiento de plena tutela judicial en lo relativo a la debida motivación fáctica y jurídica.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOSE ALBERTO FERNANDEZ RODERA
  • Nº Recurso: 63/2019
  • Fecha: 06/03/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La resolución recurrida aborda el sustrato fáctico y sus consecuencias disciplinarias de forma clara, precisa y congruente, describiendo con plenitud de criterio y lógica las razones que respaldan la decisión judicial, por lo que no puede tacharse de inmotivada e incongruente. El relato de hechos probados -conforme al cual, el cabo sancionado se dirigió a un guardia civil en presencia de otros diciéndole: "pues a lo mejor te quedas sin instalar la caldera de tu casa"; y, más tarde, expresó: "os vais a tomar por el culo, que sois unos niñatos y tenéis pataletas como los niños"- se desprende de suficiente prueba de cargo -parte disciplinario debidamente ratificado ante el instructor, corroborado por las declaraciones del propio sujeto pasivo y de diversos testigos presenciales-, legítimamente obtenida, regularmente practicada y racionalmente apreciada, por lo que no se vulneró el derecho a la presunción de inocencia. La conducta sancionada se encuadra en el tipo aplicado -en su proyección "ad intra", al afectar a las relaciones entre los miembros de la Guardia Civil-, ya que excede de la mera falta de cortesía e incide en una de las vertientes del bien jurídico protegido -la cohesión o unidad de los integrantes de una institución armada de naturaleza militar-. La sanción impuesta, reprensión, no solo respeta los criterios del art. 19 LORDGC, sino que es la de menor aflicción o entidad de las posibles, por lo que no infringe el principio de proporcionalidad.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOSE ALBERTO FERNANDEZ RODERA
  • Nº Recurso: 73/2019
  • Fecha: 03/03/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: No resulta infringido el derecho a la presunción de inocencia, ya que tanto la autoridad sancionadora como el tribunal de instancia se apoyan en suficiente prueba de cargo -consistente en diversas testificales previamente practicadas ante un Juzgado de Instrucción y luego incorporadas al procedimiento administrativo, en la nuclear manifestación de uno de los testigos por la que ratifica expresamente ante la instructora lo previamente afirmado ante el Juzgado de Instrucción, en el parte disciplinario y restante documental obrante en el expediente, así como en la declaración jurisdiccional del capitán que emitió el parte- que, racionalmente valorada, permite alcanzar la convicción de que los hechos ocurrieron como se describe en el relato de hechos probados -conforme al cual, en esencia, el recurrente no dio cumplimiento al mandato recibido del capitán jefe de un determinado Subsector de Tráfico para que levantara un atestado al amparo del art. 5 de la Ley de Seguridad Vial, realizando una actuación diferente a la indicada y comentando, además, en conversación mantenida con varios policías locales allí presentes, que estaba "hasta los huevos de su jefe"-. Del intangible relato de hechos probados se deduce el cumplimiento de los requisitos esenciales del tipo: orden legítima de un superior, emitida bajo cobertura legal y de obligado cumplimiento; conocimiento de la misma por el destinatario; y conducta intencionadamente renuente u omisiva por parte del sancionado ante la orden.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANGEL CALDERON CEREZO
  • Nº Recurso: 26/2019
  • Fecha: 27/02/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El posible retraso sufrido desde la adopción del preceptivo informe del Consejo Superior de la Guardia Civil y su comunicación al instructor para que alzara la suspensión acordada no compromete el principio de seguridad jurídica, pues, en todo caso, el expediente se resolvió antes de producirse la caducidad. La declaración de haber sido extemporáneas las alegaciones del expedientado frente a la propuesta de resolución no incide en su derecho de defensa, pues los sábados han de incluirse en el cómputo de los plazos, al resultar aplicable, por el principio de especialidad, la LRDGC de forma preferente sobre la Ley 39/2015. De una valoración lógica de la prueba practicada se deduce que el expedientado estaba realizando la actividad privada de adiestrador o educador canino en unas instalaciones de su propiedad, mientras estaba de baja médica y tras haberle sido rechazadas dos solicitudes de autorización de compatibilidad. Los hechos se integran en el tipo disciplinario en blanco aplicado, que se integra por remisión a la normativa reguladora de las incompatibilidades de los funcionarios públicos y, en particular, de los miembros de la Guardia Civil, infringen el bien jurídico protegido por la norma, se consumaron, al tratarse de una infracción de mero riesgo o ejecución instantánea, sin estar comprendidos en la excepción de la mera administración del patrimonio personal y familiar. La sanción impuesta, situada casi en su mínima extensión posible, resulta proporcionada.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOSE ALBERTO FERNANDEZ RODERA
  • Nº Recurso: 32/2019
  • Fecha: 26/02/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sala ha de ceñirse en su examen a las cuestiones que el auto de admisión consideró de interés casacional, por lo que quedan extramuros del recurso las alegaciones referidas a la falta de tipicidad de la conducta. La prueba de cargo de que dispuso el tribunal de instancia consistió en el parte disciplinario, debidamente ratificado por el comandante de puesto y corroborado por las declaraciones de tres guardias civiles destinados en el mismo puesto, acompañados del informe/auditoría del aplicativo SIGO. La corroboración ofrecida por tales medios y la falta de contradicción por pruebas de descargo permite entender razonablemente que no ofrece ninguna duda que los hechos denunciados ocurrieron conforme a la versión que en el parte se contiene -conforme a la cual, el recurrente, sirviéndose de la tarjeta de identidad profesional ubicada dentro del lector de tarjetas del ordenador ubicado en el despacho del comandante de puesto, sin autorización suya, realizó en el aplicativo SIGO varias consultas no relacionadas con la seguridad pública o con investigación policial que las justificase-. La firme convicción sobre la forma de producirse los hechos que de aquellos medios probatorios obtuvo el órgano sentenciador impide la aplicación del principio in dubio pro reo.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FERNANDO PIGNATELLI MECA
  • Nº Recurso: 65/2019
  • Fecha: 25/02/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El recurso contencioso-disciplinario militar es un procedimiento de control jurisdiccional de la actuación de la Administración directo o de instancia única y de plena cognición -aun cuando referido únicamente al objeto del proceso-, por lo que puede entrar en el examen del expediente disciplinario. La autoridad sancionadora llevó a efecto una apreciación razonable del conjunto de la prueba, extrayendo de la misma conclusiones que se compadecen con las reglas de la lógica, la racionalidad y la sana crítica, por lo que no vulneró el derecho esencial a la presunción de inocencia. El relato de hechos probados -conforme al cual, el encartado invitó a través de la red social Facebook a dos alcaldes de sendas localidades de la misma provincia a hacerse seguidores de una determinada organización política- se incardina adecuadamente en la infracción apreciada, al concurrir todos sus elementos: el objetivo, al consumarse una acción de simple actividad o mero comportamiento, que afectó al bien jurídico protegido -el deber de neutralidad política-, realizada con publicidad; y el subjetivo, pues se llevó a efecto de forma esencialmente dolosa, como exige el tipo. La respuesta de la autoridad disciplinaria, imponiendo al recurrente 2 meses de suspensión de empleo, es proporcionada, ya que, ponderando los diversos criterios contemplados en el art. 19 LORDGC, impuso la sanción de aflictividad intermedia de entre las posibles por falta grave, en su grado y extensión medio.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: RICARDO CUESTA DEL CASTILLO
  • Nº Recurso: 59/2019
  • Fecha: 24/02/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El objeto del recurso de casación contencioso-administrativo se ciñe al examen de las cuestiones que el auto de admisión considera que presentan interés casacional objetivo. En casación no cabe alegar incongruencia omisiva sin haber hecho uso previamente de la facultad que permite solicitar ante el tribunal de instancia el complemento de la sentencia. En contra de lo manifestado por el recurrente, en la propuesta de resolución elevada por el instructor no se calificaron los hechos como falta leve, sino como grave, ni se produjo en ningún momento modificación de la calificación de la conducta, por lo que ninguna indefensión se le causó con la imposición de la sanción. La sentencia recurrida tampoco incurre en las denunciadas incongruencia y falta de motivación, ya que dio respuesta razonada a todas las pretensiones del recurrente, aunque en sentido contrario a lo pretendido por él. La sentencia recurrida no conculca la presunción de inocencia, pues se apoya en suficiente prueba de cargo -reconocimiento expreso de los hechos por el recurrente, confirmada por testifical y documental-, sin que sea aplicable el invocado in dubio pro reo, ya que el tribunal no albergó duda alguna del carácter incriminatorio de la prueba ni sobre cómo ocurrieron los hechos. La incomparecencia al servicio de seguridad ciudadana que tenía encomendado el recurrente como jefe del mismo sin que fuera posible su localización en el teléfono móvil facilitado al efecto constituye la falta grave apreciada.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JACOBO BARJA DE QUIROGA LOPEZ
  • Nº Recurso: 70/2019
  • Fecha: 20/02/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sentencia recurrida no infringe los derechos fundamentales a la tutela judicial efectiva y a la presunción de inocencia, pues, aunque los diversos testimonios prestados en el procedimiento fueran reflejo de versiones contradictorias, el tribunal, apreciando las pruebas de cargo y de descargo conforme a las reglas de la lógica y las máximas de la experiencia, explica razonadamente el fundamento de su convicción y por qué da más credibilidad a unos testimonios que a otros para alcanzar la conclusión fáctica reflejada en la sentencia.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ANGEL CALDERON CEREZO
  • Nº Recurso: 61/2019
  • Fecha: 19/02/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El relato de hechos probados -consistente, en síntesis, en que el recurrente no concurrió al inicio del servicio que tenía encomendado para atender a la seguridad del tráfico en la operación salida de las vacaciones de verano un día 1 de julio, resultando infructuosos los intentos de localizarlo, hasta que 2 horas después, cuando ya había sido sustituido, se puso en contacto telefónico con la unidad para comunicar que tenía fiebre y no podía prestar el servicio, remitiendo 3 días después parte médico acreditativo de la indisposición sufrida- está adecuadamente incardinado en la infracción apreciada. Toda la argumentación defensiva se apoya en que la enfermedad padecida debe aplicarse como eximente por estado de necesidad. Sin embargo, solo una circunstancia impeditiva debidamente acreditada por quien la alega y comunicada con anterioridad al inicio de la prestación del servicio puede excusar la incomparecencia, sin que quepa como justificación una comunicación con más de 2 horas de retraso a la hora prevista para el inicio de la prestación del servicio, que ya se había visto perturbado, hasta el punto de haberse tendido que proceder a la sustitución del recurrente. Además, el servicio encomendado era de entidad y quedó afectado el bien jurídico que la norma protege -el interés del servicio y su ejecución en los términos previstos, como manifestación esencial de la disciplina-. Tratándose de una infracción de mera actividad, quedó perfeccionada con abstracción de su resultado.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CLARA MARTINEZ DE CAREAGA GARCIA
  • Nº Recurso: 11/2019
  • Fecha: 13/02/2020
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: En el escrito de interposición se recogen como motivos de casación lo que no son sino reproducción de las pretensiones articuladas y resueltas en la instancia, lo que, por sí solo, constituye causa de desestimación del recurso. El tribunal de instancia dispuso de diversos elementos probatorios de cargo, todos ellos coincidentes en la misma versión, que, razonablemente valorados, le permitieron alcanzar su convicción sobre cómo ocurrieron los hechos. El relato de hechos probados -conforme al cual, el brigada recurrente, comandante de un puesto de la Guardia Civil, de forma reiterada, rechazó a diversos ciudadanos la recogida de las denuncias que pretendían presentar, indicándoles que volvieran otro día a interponerlas-, colma adecuadamente los requisitos jurisprudenciales de la infracción apreciada, pues constituye una reiterada dejación de las obligaciones profesionales en relación con las denuncias presentadas por ciudadanos, lo que hizo de manera consciente y sin posible concurrencia de error de prohibición alguno, con manifiesto incumplimiento de lo que constituía para él un imperativo legal en función del destino ostentado como comandante del puesto. La imposición de la más grave de las sanciones posibles está adecuadamente motivada tanto en vía administrativa como por el tribunal de instancia, mediante una adecuada ponderación de la gravedad de la conducta, las circunstancias del autor y la afectación al interés del servicio, por lo que se considera proporcionada.

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.