• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MARIA DE LOS ANGELES PARRA LUCAN
  • Nº Recurso: 2332/2017
  • Fecha: 22/10/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La Sala estima el recurso de casación. Aplica su reiterada doctrina relativa al plazo de ejercicio de la acción, que establece que, a efectos del ejercicio de la acción de nulidad por error, la consumación de los contratos de swaps debe entenderse producida en el momento del agotamiento, de la extinción del contrato. La aplicación de dicha doctrina lleva a la estimación del recurso de casación, pues el vencimiento del contrato se produjo el 14 de enero de 2011 y la demanda se presentó el 13 de enero de 2015, antes de que transcurriera el plazo de cuatro años previsto en el art. 1301 CC. La consecuencia de la estimación del recurso de casación es la revocación de la sentencia de la Audiencia Provincial y la asunción de la instancia. La Sala aplica la doctrina y normativa relativa al error vicio del consentimiento y considera que la prueba practicada permite afirmar que la entidad financiera incumplió sus obligaciones legales de información y ello indujo a error al cliente sobre un extremo esencial: la verdadera naturaleza del producto y sus riesgos en caso de bajada de los tipos de interés. El deber de información no cabe entenderlo suplido por el propio contenido del contrato de swap. Asimismo, considera que el administrador de la sociedad demandante no puede ser considerado como experto en productos como el litigioso, lo que comporta que el error de la demandante sea excusable. Por tanto, desestima el recurso de apelación y confirma la sentencia de primera instancia.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO MARIN CASTAN
  • Nº Recurso: 1896/2016
  • Fecha: 22/10/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Recurso de casación admisible: cita correcta de las normas infringidas; se respetan los hechos declarados probados en la sentencia recurrida. Seguro de asistencia sanitaria y mora el asegurador: tratándose de seguros de asistencia sanitaria (no de reintegro de los gastos médico-quirúrgicos), los intereses de demora son aplicables a la compañía aseguradora que es civilmente responsable por la mala praxis médica de profesionales de su cuadro médico; el art. 20 LCS alcanza a todas las prestaciones convenidas vinculadas al contrato de seguro de asistencia. Estimación del recurso de casación y asunción de la instancia. Recargo por mora del asegurador: dado su carácter sancionador y su finalidad preventiva, no desaparece automáticamente por el hecho de que exista un proceso o deba acudirse al mismo, sino solo cuando se hace necesario acudir al litigio para resolver una situación de incertidumbre o duda, esto es cuando la resolución judicial es imprescindible para despejar las dudas existentes en torno a la realidad del siniestro o su cobertura; el litigio no es causa justificada del incumplimiento de la aseguradora cuando la controversia viene provocada por la oscuridad de las cláusulas imputable a la aseguradora. En el caso: atendidas las circunstancias, inexistencia de causa justificada. Término inicial del cómputo de los intereses: regla general (desde la fecha del siniestro) y excepciones (fecha de la comunicación; fecha de la reclamación o del ejercicio de la acción directa).
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MARIA DE LOS ANGELES PARRA LUCAN
  • Nº Recurso: 3755/2016
  • Fecha: 22/10/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Las obligaciones subordinadas son productos financieros complejos: suelen ofrecer una rentabilidad mayor que otros activos de deuda, pero pierden capacidad de cobro en caso de insolvencia o de liquidación del emisor y el capital no está garantizado ni protegido por el FGD. En el caso, la sentencia recurrida se opone a la doctrina de la Sala 1ª: no considera probado que el banco cumpliera el deber legal de información, pero imputa a la negligencia de la actora no haber conocido la verdadera naturaleza del contrato y considera que el documento que firmó, que habla de obligaciones subordinadas y no de imposición a plazo, era claro. La falta de información adecuada no determina por sí la existencia del error vicio, pero permite presumirlo. La obligación de información es una obligación activa que obliga al banco, no una obligación de mera disponibilidad. Es reiterada la doctrina sobre la insuficiencia informativa del propio contenido del contrato y la excusabilidad del error pese a que no se lea el contrato o se firme un documento predispuesto declarando conocer y aceptar el riesgo. Se estima el recurso de casación y se asume la instancia. Ni las circunstancias personales de la actora ni su alegada experiencia inversora la convierten en experta financiera ni permiten negar la protección propia de los clientes minoristas. No ha quedado probada la información precontractual necesaria, ni la entrega del folleto de la emisión, que aparece sin firmar. El error es esencial y excusable.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOSE LUIS SEOANE SPIEGELBERG
  • Nº Recurso: 1896/2016
  • Fecha: 22/10/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Demanda en la que se ejercitaban varias acciones relacionadas con la adquisición de bonos islandeses, entre ellas la de nulidad por error en el consentimiento. La sentencia de primera instancia estimó la demanda, acogiendo la acción de nulidad por vicios en el consentimiento, sentencia que fue confirmada en apelación. Recurre en casación la entidad bancaria y se desestima el recurso. En esencia, la recurrente mantiene que desde el momento de la adquisición de los bonos, estos se depreciaron paulatinamente, por lo que la demandante pudo ser consciente del error desde los primeros tiempos de desenvolvimiento del contrato, máxime cuando es un hecho notorio que Kaupthing fue intervenido por el Gobierno Islandés en 2008 y que en diciembre se suspendió la liquidación de sus cupones. La sala no considera que la actora pudiera ser consciente de las características del producto al tiempo de suscripción del contrato, ya que no ha quedado acreditado que se cumplieran los deberes de información derivados de la normativa MiFID; así mismo, declara que no existe prueba de que la actora pudiera tener conocimiento de las vicisitudes relacionadas con el banco islandés emisor; también considera que estos hechos no pueden considerarse notorios, al no existir prueba de que fueran comunicados por la demandada y al haberse producido en un país como Islandia, ajeno al ámbito del proceso; además, el error debe abarcar las características del producto, no solo alguna de ellas.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO DE BORJA VILLENA CORTES
  • Nº Recurso: 1801/2018
  • Fecha: 18/10/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La actora, que había suscrito un contrato de transporte de un año de duración con la demandada que fue renovado dos veces en sendas adendas, reclama a la cargadora el importe de portes realizados e indemnización de daños y perjuicios por incumplimiento de la exigencia contractual de preaviso La sentencia de primera instancia estima la reclamación de portes y aplica la compensación alegada por la cargadora en reconvención y en cuanto a la reclamación por no formulación de preaviso aprecia incumplimiento del contrato , pero como la transportista ya conocía la voluntad de la cargadora de poner fin al el contrato y no constan daños y perjuicios la desestima . La sentencia de apelación, que desestima el recurso, considera que la exigencia de preaviso para la resolución del contrato no es coherente con un contrato de duración determinada, que no contempla la prorroga y que no es viable la reclamación por incumplimiento del contrato por desistimiento unilateral formulada por la transportista que no ha cuestionado en el proceso la resolución extracontractual que realizó la cargadora que resulta de las comunicaciones entre ambas y por tanto que no habido resolución unilateral por parte de la cargadora sino resolución por incumplimiento de la transportista
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: PEDRO JOSE VELA TORRES
  • Nº Recurso: 1694/2017
  • Fecha: 18/10/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Préstamo hipotecario para financiar la compra de local para que el prestatario ejerciera su profesión (fisioterapeuta). El prestatario pidió la nulidad de la cláusula suelo inserta en el contrato. Estimada la demanda en primera instancia y apelada por la prestamista, la Audiencia rechazó su recurso al entender, en lo que interesa en casación, que el prestatario era consumidor y que la cláusula era nula por falta de transparencia. Según normativa aplicable al contrato, consumidor era quien era destinatario final de los bienes o servicios. Según normativa en vigor, quienes actúen en un ámbito ajeno a una actividad empresarial o profesional. Este mismo concepto de consumidor -que atiende al ámbito objetivo de la operación y no al destino final de los bienes o servicios, ni a la personalidad del contratante- es el que utiliza el TJUE, y también la jurisprudencia del TS. En este caso consta probado que el prestatario obtuvo el préstamo en el ámbito empresarial y como medio para desempeñar una actividad profesional puesto que financió la adquisición de un local comercial y el fondo de comercio del negocio previamente allí establecido, para desempeñar su profesión de fisioterapeuta. Por tanto no era consumidor, siendo doctrina reiterada la que afirma que no son procedentes los controles de transparencia y abusividad en contratos con condiciones generales de la contratación en que el adherente no es consumidor
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOSE LUIS SEOANE SPIEGELBERG
  • Nº Recurso: 1177/2017
  • Fecha: 16/10/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La Sala estima el recurso por infracción procesal, al apreciar un error fáctico, manifiesto, evidente y notorio en la valoración de la prueba: la sentencia recurrida afirma que que no se llevó a efecto el test de idoneidad, cuando dicho test fue efectivamente realizado, si bien tan solo con respecto a uno de los swap enjuiciados. El recurso de casación se desestima. El motivo del recurso referente a la caducidad de la acción constituye una cuestión nueva que la entidad recurrente no planteó en segunda instancia; además, el día inicial del plazo de caducidad nace a partir del momento del agotamiento o extinción de la relación contractual. Es de aplicación la normativa MiFID, que no estaba en suspenso durante el plazo de seis meses concedido a las entidades para la adaptación interna. En cualquier caso, la normativa pre-MiFID ya recogía la obligación de informar de los riesgos. La entidad financiera recurrente no razona ni justifica la concreta información facilitada; no cabe entender suplido el deber de información por el contenido del propio contrato de swap. La mera lectura de sus estipulaciones contractuales no es suficiente y se requiere una actividad suplementaria del banco, realizada con antelación suficiente y tendente a la explicación de su naturaleza, el modo en que se realizarán las liquidaciones, los riesgos concretos que asume el cliente. El error sobre las características de los productos litigiosos y sus riesgos es sustancial y excusable.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO JAVIER ARROYO FIESTAS
  • Nº Recurso: 1909/2017
  • Fecha: 14/10/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: A efectos del ejercicio de la acción de nulidad por error, la consumación de los contratos de swaps debe entenderse producida en el momento del agotamiento, de la extinción del contrato. En el contrato de swap el cliente no recibe en un momento único y puntual una prestación esencial con la que se pueda identificar la consumación del contrato, a diferencia de lo que sucede en otros contratos de tracto sucesivo como el arrendamiento. En los contratos de swaps no hay consumación del contrato hasta que no se produce el agotamiento o la extinción de la relación contractual, por ser entonces cuando tiene lugar el cumplimiento de las prestaciones por ambas partes y la efectiva producción de las consecuencias económicas del contrato. Ello en atención a que en estos contratos no existen prestaciones fijas, sino liquidaciones variables a favor de uno u otro contratante en cada momento en función de la evolución de los tipos de interés. En el caso, la acción no ha caducado (la demanda se interpuso el 12/2/2016 y el contrato se consumó el 31/05/2013). La estimación del recurso no determina en este caso que la Sala resuelva sobre el fondo de la demanda, sino que se devuelven los autos a la Audiencia, pues ni la sentencia de primera instancia ni la de apelación valoraron la prueba sobre el fondo de la cuestión litigiosa y tampoco la han enjuiciado en derecho. La casación no permite una cognición plena sobre las cuestiones sometidas a debate y estas, en puridad, no han sido enjuiciadas.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: IGNACIO SANCHO GARGALLO
  • Nº Recurso: 1598/2017
  • Fecha: 11/10/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sala estima un recurso de casación frente a una sentencia que declaró la validez de una cláusula suelo predispuesta por superar los controles de incorporación y transparencia. La sala reitera su jurisprudencia sobre el control de incorporación que en el caso se cumple, al resultar clara, concreta, sencilla y comprensible directamente en atención al producto que se comercializa. Sin embargo, no se cumplen las exigencias del control de transparencia. Tras recordar la relevancia que tiene en este control la información precontractual sobre la existencia de la cláusula y sus consecuencias y la insuficiencia, por sí sola, de la lectura notarial de la escritura y el contraste de la oferta vinculante con las condiciones financieras del préstamo, concluye que en el caso no se superó el control de transparencia. La oferta vinculante que contiene la reseña de las condiciones financieras, en lo que respecta a la existencia de la cláusula suelo no es tan clara para entender cumplida la exigencia de información objeto del control de transparencia, ya que no permite concluir por sí sola que el consumidor hubiera sido informado, con la antelación suficiente, de la existencia de un suelo (del 3,55%), que impedía que el interés pudiera bajar más. Por otro lado, la mención posterior del notario, en el momento de la firma de la escritura de préstamo, ligada a la adquisición del inmueble cuya compra se financiaba, resultaba insuficiente ante la ausencia de información previa.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Gijón
  • Ponente: PABLO MARTINEZ-HOMBRE GUILLEN
  • Nº Recurso: 440/2019
  • Fecha: 10/10/2019
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La sentencia de apelación confirma la de instancia que declara la nulidad por usurario del contrato de tarjeta de crédito suscrito por las partes. Argumenta; para considerar como usurario un préstamo, y considera suficiente a estos efectos que concurran los dos presupuesto objetivos, a saber: se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso. En este caso estamos ante un tipo notoriamente superior al normal del dinero, y por tanto usurario, pues el contrato fija un TAE del 24,71 %, por su utilización en compras, del 26,82 % para disposiciones y transferencias en efectivo que resulta ser superior en más del doble al interés medio de las operaciones de préstamos y créditos al consumo en las operaciones para todos los plazos que era, según la información facilitada por el Banco de España, del 8,5 % el tipo comparativo, no es el que las entidades financieras aplican a las operaciones crediticias mediante tarjetas de crédito, sino el interés medio ordinario en las operaciones de crédito al consumo, una cosa es el interés normal del dinero, que es del debe partirse para realizar la comparación, y otra distinta es que diversas circunstancias puedan justificar que se supere ese interés normal.

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.