• Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Jerez de la Frontera
  • Ponente: IGNACIO RODRIGUEZ BERMUDEZ DE CASTRO
  • Nº Recurso: 85/2012
  • Fecha: 23/05/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Además de la realización de la copia, han de concurrir los siguientes requisitos: 1º.- Que tal copia no se efectúe para uso exclusivo del copista, lo que ocurre en el caso de que el acusado estaba ofreciendo en venta en la calle a los transeúntes las copias realizadas sin autorización de los titulares de los derechos de propiedad intelectual sobre las mismas o de sus concesionarios. 2º.- Que la copia obtenida sea objeto de utilización colectiva o lucrativa, lo que concurre en este supuesto, ya que el acusado lo que pretendía era vender dichas copias. 3º.- Que la realización de las copias se haga con ánimo lucrativo, lo que hay que entender en el sentido de que el destino de efectuar la copia sea un beneficio económico ilícito y en defraudación de los legítimos derechos de propiedad intelectual de los autores o de sus cesionarios, lo que ocurre cuando el destino de las copias es la posterior venta, distribución, comunicación pública o exhibición no autorizada de la misma.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Almería
  • Ponente: JUAN RUIZ-RICO RUIZ-MORON
  • Nº Recurso: 239/2012
  • Fecha: 30/11/2012
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Los elementos constitutivos de delito son los siguientes: a) Una acción de reproducción, distribución o comunicación pública de una obra literaria, artística o científica, o de transformación, interpretación o ejecución de las mismas en cualquier tipo de soporte, o su comunicación por cualquier medio. Se entiende por reproducción la fijación de la obra en un medio que permita su comunicación y la obtención de copias de toda o parte de ella (artículo 18 de la Ley de Propiedad Intelectual) y por distribución la puesta a disposición del público del original o copias de la obra mediante su venta, alquiler, préstamo o de cualquier otra forma (artículo 19 de la Ley de Propiedad Intelectual). b) Carencia de autorización para cualquier clase de estas actividades por parte de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual. c) Realización intencionada de tales conductas con la concurrencia de dolo específico, en concreto el ánimo de lucro. d) Que tales conductas irroguen un perjuicio a un tercero, titular de los derechos de propiedad intelectual, y que se presume cuando la reproducción, el plagio, la distribución y la comunicación pública se hace mediante un precio que evidencia la ganancia dejada de obtener por aquél. contratada la programación para la cafetería de un hotel se sirvió de determinadas conexiones para extender la señal autorizada para la cafetería, a las habitaciones de los clientes.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ALEJANDRO MARIA BENITO LOPEZ
  • Nº Recurso: 374/2011
  • Fecha: 07/05/2012
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La Sala estima el recurso al entender que no ha quedado probado que el material hallado en poder del acusado (61 DVD's grabados in autorización del titular del derecho de la propiedad intelectual) estuviesen destinados a la distribución ilegal. Razona la sentencia que este elemento de la infracción no puede deducirse por la cantidad de discos ocupados, dado que casi todos ellos son de distintas películas, por lo que su posesión puede responder a fines diferentes de la venta, especialmente es el propio uso personal del apelante.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: ADORACION MARIA RIERA OCARIZ
  • Nº Recurso: 222/2012
  • Fecha: 24/09/2012
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La Sala confirma la condena por un delito contra la propiedad intelectual en un supuesto en el que el acusado se encontraba ofreciendo al público la venta de cuarenta CD's que habían sido falsificados. Frente a la alegación de que la falta a prescrito, la Sala recuerda la doctrina del TS en torno a la eficacia interruptiva de ciertos actos procesales. En el caso examinado, señala la sentencia que interrumpen la prescripción las diligencias practicadas para averiguar quienes son los titulares de los derecho de propiedad intelectual y el posible perjuicio causado a los titulares de esos derechos.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Málaga
  • Ponente: CARLOS PRIETO MACIAS
  • Nº Recurso: 199/2010
  • Fecha: 15/07/2010
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se dan todas las necesarias circunstancias para el encaje de los hechos en el tipo delictivo del artículo 270.1: la distribución, es decir la puesta a disposición del público de copias de la obra, mediante venta, alquiler, préstamo o cualquier otra forma; carencia de autorización para dicha actividad concedida por los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual; y realización intencionada de esa conducta con la concurrencia de dolo específico -ahora ánimo de lucro-. Se trata un delito de tendencia cuya consumación no exige ni el lucro efectivo ni el perjuicio, sino un acto encaminado a la producción de dicho perjuicio, siendo totalmente indiferente que el valor concreto del material puesto en venta sea mayor o menor, al no hacer referencia el precepto a dicho requisito.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Bilbao
  • Ponente: MARIA JESUS ERROBA ZUBELDIA
  • Nº Recurso: 69/2010
  • Fecha: 05/03/2010
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Las conductas típicas sancionadas en el art. 270 del Código Penal son "reproducir", "plagiar", "distribuir" o "comunicar públicamente" en todo o en parte una obra literaria, artística o científica o su transformación, interpretación o ejecución artística. Se trata de una norma penal en blanco y por ello ha de integrarse con la Ley de Propiedad Intelectual (Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril) que en su artículo 19 define la distribución como "la puesta a disposición al público del original o copias de la obra mediante su venta, alquiler, préstamo o cualquier otra forma". La posesión de copias falsas de discos compactos con intención de ponerlas a disposición del público no es constitutiva de sanción penal ya que, en virtud del principio de mínima intervención del derecho penal, tal conducta, aunque pudiera suponer una infracción del derecho de exclusividad del titular de la propiedad intelectual, no tiene cabida en el artículo 270 Código Penal o carecería de sentido la protección que a estos derechos se les confiere en el ámbito de las leyes de Propiedad Intelectual y en la de Propiedad Industrial, por lo que parece evidente concluir que el delito lo configurarán tan sólo aquellas conductas infractoras de los derechos de las propiedades (industrial e intelectual) que, por su entidad y/o gravedad (por ejemplo en los casos en que se ejecuta la acción por el titular de un local comercial), justifiquen tal intervención del derecho penal.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Valencia
  • Ponente: MARIA ISABEL SIFRES SOLANES
  • Nº Recurso: 148/2009
  • Fecha: 08/10/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La jurisprudencia mayoritaria entiende que dentro del término "distribuya", está incluida la "venta", tal y como fluye con naturalidad del texto legal del Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual. El principio de intervención mínima está dirigido principalmente al legislador, a la hora de la descripción de lo que debe ser tenido por delito y lo que no, pero una vez el legislador ha definido como delito una conducta como la de autos, no podemos los jueces y tribunales estimar "que no lo es", aunque creamos "que no debiera serlo", o que ya está bien protegido el bien jurídico en otras jurisdicciones mercantil, administrativa o civil, porque el principio que más directamente se dirige a jueces y tribunales es el de legalidad. Es de sentido común entender que el ofrecimiento a la venta de unos elementos, conlleva para el que lo hace un beneficio económico, que viene representado por la diferencia entre el coste de producción y el precio de venta al público, y por consiguiente, el correlativo perjuicio de los titulares de los derechos de propiedad intelectual defraudados, que viene representado por la pérdida de mercado, en la medida que el consumidor que adquiere una copia, no adquiere el disco original.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Valencia
  • Ponente: LUCIA SANZ DIAZ
  • Nº Recurso: 336/2009
  • Fecha: 13/11/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La tenencia de los discos falsificados preparada para su distribución supone ya la lesión del bien jurídico protegido en cuanto que, mediante ella, se niega la exclusiva de explotación del titular del derecho y se afecta a la expectativa de ganancia patrimonial que, derivada de ella, éste tiene. Para la comisión del tipo no es necesario el concreto acto de la venta, estando conceptuado como un delito de mera actividad que trata de proteger el derecho de autor en todas sus facetas. El ánimo que guiaba al recurrente era el destinar a la venta las copias que llevaba consigo, no siendo de recibo la alegación efectuada por éste en la vista oral de tenerlos para su uso privado, pues dicha afirmación no se compagina con la existencia de discos repetidos entre los que le ocupó la policía. En ningún caso es necesario para la consumación que se hayan llegado a producir los perjuicios para terceras personas, pues el Código Penal refiere "en perjuicio de tercero", expresión que es distinta a "con perjuicio para tercero". Esta última expresión -según un reputado sector doctrinal- implica la producción de un perjuicio real, mientras que aquélla supone una producción meramente potencial, es decir, la acción ha de ser idónea para producir un perjuicio a tercero, pero la consumación del delito no exige que efectivamente se le cause.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Valencia
  • Ponente: BEATRIZ GODED HERRERO
  • Nº Recurso: 63/2009
  • Fecha: 06/05/2009
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Ofrecer a la venta discos falsificados es la acción que realizaba el acusado, y, por lo tanto, distribución de los mismos, en una de las modalidades que prevé la ley, sin que resulte necesario para estimar consumado el delito, que llegara a realizarse efectivamente ninguna venta, pues se trata de un delito de mera actividad, que se consuma con la mera puesta a disposición del público de los productos, es decir, de la obra obtenida sin autorización. El ánimo de lucro resulta evidente cuando de una venta se trata, por mínimo que sea este lucro, aun considerando que el acusado es el último eslabón en la cadena del ilícito negocio de la reproducción y distribución no autorizadas de las obras musicales y películas, el más expuesto y que menor beneficio obtiene, pero en definitiva realiza esta actividad para vivir, cuando no tiene trabajo en el campo, por lo que no puede negarse que se haya presidida por el ánimo de lucro. Por último, exige el precepto que la conducta se realice en perjuicio de terceros. La circunstancia de que la actividad del condenado no haya supuesto un gran quebranto en las economías de los titulares de los derechos de explotación de las obras, no puede tener más consecuencia que la inexistente responsabilidad civil, pero no por ello puede quedar impune una conducta apta para producir el perjuicio, aun en el caso de que éste no hubiera llegado a materializarse.
  • Tipo Órgano: Audiencia Provincial
  • Municipio: Sevilla
  • Ponente: MARIA DOLORES SANCHEZ GARCIA
  • Nº Recurso: 5025/2008
  • Fecha: 03/11/2008
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Los agentes de la Policía local relataron que vieron desde el furgón que el acusado vendía el material que tenía en un macuto ofreciéndolo al público. Es indiferente que esos policías no llegaran a identificar a ningún concreto comprador ni que al acusado no se le interviniera dinero alguno, pues de un lado, del mismo pudo deshacerse en su huida previa y de otro, porque al tratarse de un delito de tendencia, se consuma desde el mismo momento en que los efectos se disponen para la venta, perteneciendo a la esfera del agotamiento del ilícito que aquella se produzca efectivamente. El elemento culpabilístico del injusto está constituido por un ánimo tendencial, el de lucro y el que se produzca en perjuicio de tercero, siendo así que para la consumación no se exige la efectividad de uno u otro.