• Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MIGUEL COLMENERO MENENDEZ DE LUARCA
  • Nº Recurso: 1264/2013
  • Fecha: 13/02/2014
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se confirma la condena por lesiones dolosas e imprudentes en concurso ideal. Se analiza el derecho a la presunción de inocencia. Se considera que no concurre legítima defensa porque se trataba de una riña mutuamente aceptada. Se considera que no procede imponer las medidas de alejamiento y prohibición de comunicación porque no se prueba una situación de peligro ni se motiva la misma. Respecto a la individualización de la pena no requiere especial motivación cuando se impone la mínima y se considera proporcional la indemnización impuesta.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JUAN RAMON BERDUGO GOMEZ DE LA TORRE
  • Nº Recurso: 565/2013
  • Fecha: 20/12/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Desestimando el recurso del penado, la STS recuerda los límites al control casacional del derecho a la presunción de inocencia, remarcando que la simple mención del principio de inmediación no puede servir al Tribunal que asume el enjuiciamiento como excusa frente al deber de motivar las razones por las que, en el caso de pruebas personales, concede credibilidad al declarante y estima suficiente su testimonio como sustento de una sentencia condenatoria. Se exige solamente ponderar los distintos elementos probatorios, sin que ello implique que esa ponderación se realice de modo pormenorizado, ni que la ponderación se lleve a cabo del modo pretendido por el recurrente, sino solamente que se ofrezca una explicación para su rechazo. La aportación de cada partícipe fue objetiva y causalmente eficaz para el resultado final, lo que los convierte en coautores. El deber de motivar la individualización de la pena cede en la rebaja imperativa en un grado (Acuerdo plenario de 23/03/1998), pero es inexcusable en el de dos, pudiendo subsanarse en casación ciertas deficiencias de motivación si en la sentencia constan datos que permiten asumir la opción tomada en la instancia. La utilización de armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida o la salud, es una hipótesis que obedece al incremento del riesgo lesivo que objetivamente dimana de dicho método o forma de agredir. El fundamento de esta agravación estriba en el incremento del riesgo.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MIGUEL COLMENERO MENENDEZ DE LUARCA
  • Nº Recurso: 449/2013
  • Fecha: 19/12/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se confirma la condena de la recurrente como autora de un delito de lesiones con empleo de armas o instrumentos concretamente peligrosos, con la agravante de parentesco y las atenuantes de embriaguez y reparación del daño. Se realizó una detenida y pormenorizada valoración de la prueba disponible, teniéndose en cuenta no solo las declaraciones de la recurrente y del lesionado, sino las declaraciones testifícales y los informes médico forenses relativos a las características de las lesiones. No existió por otro lado legítima defensa. Cuando la recurrente apuñala a su pareja, éste ya había cesado en su agresión, sin que del simple hecho de volver a acercarse a ella, cuando se encontraba ya en la calle y armada con el cuchillo, pueda deducirse que pretendía agredirla ni tampoco que la recurrente pudo entender que eso era lo que iba a ocurrir. Tampoco concurre la atenuante de confesión. La propia recurrente reconoce en sus argumentaciones que en la confesión que realizó procedía a describir unos hechos que luego el Tribunal no ha considerado probados. Sostuvo, pues, una versión no veraz según la valoración de las pruebas efectuada en la sentencia, lo que impide reconocer a su pretendida confesión el efecto atenuatorio que se reclama. Pues no supone ni reconocimiento de los hechos, ni tampoco facilitación de la investigación de los mismos.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: JOSE RAMON SORIANO SORIANO
  • Nº Recurso: 791/2013
  • Fecha: 16/12/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Existencia de prueba de cargo bastante, fundamentalmente testifical que puso de manifiesto el alto grado de agresividad del acusado y su tenaz resistencia a ser detenido. Por el contrario, no existe ningún elemento que respalde la extralimitación de los agentes, cuyo uso de la fuerza fue moderado, como lo acredita la naturaleza de las lesiones sufridas por el recurrente. No hay base fáctica para la apreciación de la eximente de legítima defensa, no hubo agresión injustificada los agentes cumplían con su deber. Inexistencia de prueba de cargo de los delitos de torturas y contra la integridad moral. Simplemente, se les observó que le obligaban a tomar asiento forzándole a ello sin agresión. Los razonamientos del Tribunal de instancia no son ni irracionales ni arbitrarios. Las lesiones causadas al recurrente en el escafoides no fueron consecuencia de una conducta dirigida a la producción de ese resultado, sino de una caída imprevista a resultas de la confrontación entre él y los agentes. Hubo delito de atentado, determinado por el empleo de fuerza física agresiva dirigida a incumplir la orden de sometimiento a los agentes de la autoridad, produciéndoles lesiones. No hubo extralimitación y menos notoria. No constan periodos específicos de inactividad. Correcta condena en costas: doctrina respecto a la cuestión. La exclusión sólo procede cuando la actuación de la acusación particular es notoriamente inútil. Los documentos citados para apoyar el error no acreditan error.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Militar
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO JAVIER DE MENDOZA FERNANDEZ
  • Nº Recurso: 62/2013
  • Fecha: 11/12/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Eximente incompleta de legítima defensa. Estimación.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: LUCIANO VARELA CASTRO
  • Nº Recurso: 10078/2013
  • Fecha: 03/12/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El requisito legal de la necesidad racional del medio empleado para impedir o repeler la agresión constituye un juicio de valor para el cual no sólo debe tenerse en cuenta la naturaleza del medio, en sí, sino también el uso que de él se hace y la existencia o no de otras alternativas de defensa menos gravosas en función de las circunstancias concretas del hecho. Se trata, por tanto, de un juicio derivado de una perspectiva "ex ante". No discutiéndose la pertinencia de la prueba propuesta, sí se debe descartar, no solamente su posibilidad fáctica de ejecución, en términos razonables, sino incluso su necesidad. La espera, sine die, de que fuera posible localizar al testigo, resulta cuando menos desproporcionada, dados los intereses en conflicto, esencialmente el de evitar dilaciones a quienes sometidos a juicio se encontraban en prisión. Es que y tampoco podemos decir que la espera fuera útil, aunque solo sea porque la omisión de expresión de las preguntas a formalizar nos impide ahora valorar el interés en dicho medio probatorio.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: FRANCISCO MONTERDE FERRER
  • Nº Recurso: 10728/2013
  • Fecha: 27/11/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: La motivación del veredicto debe ser lo suficientemente explícita para que el Magistrado-Presidente pueda cumplir con la obligación de concretar la existencia de prueba de cargo. Aspecto suficientemente comprobado por el Tribunal de Apelación, teniendo en cuenta el contenido del acta del veredicto pronunciado por el Jurado exponiendo, sucinta, pero suficientemente, los elementos de convicción, y la función legalmente atribuida al Magistrado-Presidente de facilitar la aproximación decisoria de los integrantes del Jurado, recibiendo un relato debidamente sistematizado, en función de la relevancia jurídica de cada una de las proposiciones. Es el propio Presidente-Magistrado, quien debe facilitar a los jueces legos en derecho el texto correspondiente a cada pregunta, para que estos la comprendan. La delimitación del objeto del veredicto ha de abarcar todos los elementos fácticos, con cuya presencia cabe tener por cometido el tipo. Pero no ha de ser superfluo, por lo que debe prescindir de todos aquellos elementos cuya ausencia no evita la aplicación de aquél. La sentencia objeto del recurso es la dictada en apelación por el Tribunal Superior de Justicia, y por ello no pueden ser denunciadas en casación cuestiones ajenas a lo debatido en la apelación. La convicción del jurado no se forma con las declaraciones sumariales, sino con las manifestaciones expresadas en el juicio a través de las cuales los deponentes se retractan o bien explican sus anteriores declaraciones.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CARLOS GRANADOS PEREZ
  • Nº Recurso: 199/2013
  • Fecha: 12/11/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El TS confirma la sentencia del TSJ que acordó la nulidad de la sentencia dictada por el Jurado por falta de motivación en el veredicto. Para el TS son aceptables los argumentos expuestos por el TSJ que considera que el Jurado no explicó debidamente la forma en que sucedieron los hechos, los disparos efectuados y menos aún la presencia de un disparo con entrada en la nuca de la víctima. No se explica por el Jurado la ausencia de otra alternativa.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: MIGUEL COLMENERO MENENDEZ DE LUARCA
  • Nº Recurso: 153/2013
  • Fecha: 06/11/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: Se confirma la condena del agente de policía acusado como autor de un delito de lesiones por imprudencia. La infracción por imprudencia debe reunir los siguientes elementos: a) la producción de un resultado que sea la parte objetiva de un tipo doloso; b) la infracción de una norma de cuidado cuyo aspecto interno es el deber de advertir el peligro y cuyo aspecto externo es el deber de comportarse conforme a las normas de cuidado previamente advertido; y c) que se haya querido la misma conducta descuidada, con conocimiento del peligro, o sin él, pero no el hecho resultante de tal conducta. Pues bien en el supuesto analizado, la conducta hubiera sido dolosa si el agente hubiera disparado contra el conductor, o hacia el lugar que ocupaba con conciencia de la alta probabilidad de alcanzarlo; pero no si, como ocurrió, intentó dirigir los disparos hacia una parte del vehículo alejada de aquél, siendo la falta de cuidado en la ejecución lo que provocó que fuera alcanzado. Sí se aprecia, sin embargo, que las cicatrices que como secuelas padece el perjudicado deben ser consideradas como deformidad, pues aun cuando ordinariamente permanezcan ocultas a la vista de los demás, no sólo es posible su exhibición sino que, desde la perspectiva del lesionado, afectan a la observación y valoración del propio aspecto. Asimismo no concurrió en el comportamiento del primero ninguna eximente. Ni había auténtica necesidad de actuar con violencia, ni la actuación fue debidamente proporcionada.
  • Tipo Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
  • Municipio: Madrid
  • Ponente: CARLOS GRANADOS PEREZ
  • Nº Recurso: 208/2013
  • Fecha: 31/10/2013
  • Tipo Resolución: Sentencia
Resumen: El instrumento peligroso empleado en la agresión ha de figurar descrito en los hechos. Dicha modalidad no fue, no obstante, la invocada en el caso, por lo que nada refiere sobre el palo utilizado la sentencia de instancia. Este tipo penal no es homogéneo de las lesiones agravadas por su resultado. El arrebato es una reacción momentánea que los seres humanos experimentan ante estímulos poderosos que producen una honda perturbación del espíritu, que ofusca la inteligencia y determinan a la voluntad a obrar irreflexivamente. Se trata de una atenuante pasional, en la que son decisivos los factores subjetivos típicamente emocionales, y supone la pérdida momentánea del dominio sobre sí mismo. Hay coautoría cuando varias personas, de común acuerdo, toman parte en la ejecución de un hecho típico constitutivo de delito. Requiere la existencia de una decisión conjunta y un dominio funcional del hecho, con aportación al mismo de una acción en la fase ejecutoria. Se diferencia de la cooperación o de la participación, en el carácter, subordinado o no, del partícipe a la acción del autor. En el caso, al agredir ambos recurrentes conjuntamente y no apreciarse un exceso sobre lo tácitamente acordado, siendo el resultado lógica consecuencia de la clase de agresión ejecutada por ambos, los dos deben responder. No hay legítima defensa en las agresiones recíprocas o mutuo acometimiento. Dados los hechos probados, no es dable el tipo penal de amenazas. No se observa error de hecho.

Parece que no tiene configurado el plugin para ver el pdf embebido... puede descargar la resolución aquí.