El Supremo condena a cuatro años y medio de cárcel a un empresario de Arafo (Tenerife) por un delito contra el medio ambiente

El procesado incumplió repetidamente las órdenes de las autoridades para que suspendiera sus actividades, rompiendo el precinto de sus instalaciones
Autor
Comunicación Poder Judicial

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha condenado a cuatro años y medio de cárcel a un empresario de Arafo (Tenerife) por actuar de "forma contumaz" contra el medio ambiente durante una década (2002-2012) en parcelas de su empresa mediante movimientos de tierras, extracciones, vertidos y explanaciones ilegales. Además, el acusado, responsable de ‘Construcciones y Demoliciones Arcadio S.L.’ incumplió repetidamente las órdenes de las autoridades de Medio Ambiente para que suspendiera sus actividades, rompiendo el precinto de sus instalaciones.

La Audiencia de Tenerife le condenó a 4 años y medio de cárcel por delito contra el medio ambiente y a un año más por delito de desobediencia. El Supremo mantiene la primera de las condenas pero anula la impuesta por el delito de desobediencia, ya que, según explica, el primero de los delitos absorbe la desobediencia, ya que se trata del supuesto especialmente agravado de delito contra el medio ambiente que sanciona "que se hayan desobedecido las órdenes expresas de la autoridad administrativa de corrección o suspensión de las actividades" (artículo 326.b del Código Penal).